Adolescentes en conflicto con la ley

Publicado Por

Es presidenta de la Organización No Gubernamental Y Quién Habla por Mí AC. Estudió ciencia política en el Tecnológico de Monterrey y se ha dedicado al fortalecimiento de políticas públicas, proyectos y legislación en materia de Derechos Humanos, especialmente en temas de seguridad, género y de protección de derechos de niñas, niños y adolescentes. twitter Twitter twitter Twitter

Las situaciones de descuidos familiares, sociales e institucionales contribuyen a que las personas adolescentes sean presa fácil del ala delincuencial que está a la orden del día en nuestra sociedad.

Las esperanzas del mundo están puestas en la gente joven. La paz, el dinamismo económico, la justicia social, la tolerancia: todo esto y más depende, hoy y mañana, de que aprovechemos la energía de la juventud.”  Secretario General de la ONU, António Guterres.

Según la ONU, actualmente existen en el mundo 1800 millones de jóvenes entre los 10 y 24 años de edad. Se dice que es la población juvenil más grande de la historia, sin embargo, 1 de cada 10 vive en zonas de conflicto y 24 millones de ellos no asisten a la escuela. La inestabilidad política, los retos y brechas del mercado laboral y el casi nulo espacio para la participación política y cívica han llevado al aislamiento de las personas jóvenes de las sociedades que son sus núcleos de desarrollo.

En 1999, la Asamblea General de la ONU designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud, una celebración anual que busca promover el papel de las personas jóvenes como actores indispensables en los procesos de cambio y crear oportunidades para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que millones de jóvenes se enfrentan día a día.

Hablemos de México y en especial de un grupo de jóvenes que se enfrentan a situaciones de vulnerabilidad tan adversas, que sus conductas terminan convirtiéndose en un problema para las instituciones y las sociedades: las personas adolescentes en conflicto con la ley. Se les llama “adolescentes en conflicto con la ley” a quienes se les atribuya o compruebe la realización de una o varias conductas delictivas tipificadas en las leyes mexicanas, y que tengan entre 12 años de edad cumplidos y menores de 18.

Quizá se haga fácil llamarles delincuentes y señalarles a estos(as) adolescentes que son un aproximado de 17,000 mil en México[1], y habrá quienes crean que estas personas adolescentes son enemigos de las sociedades, pero la realidad es muy compleja y entender su condición aún más. Algunas de estas personas adolescentes han cometido crímenes lacerantes y eso complica la apreciación de las sociedades y las mismas instituciones hacia ellos y ellas. La terrible realidad que nos debería preocupar y ocupar a todos, es que la mayoría de estas personas adolescentes tienen comunes denominadores relacionados con sus condiciones de vulnerabilidad que crean círculos viciosos que se relacionan con la violencia creando los factores necesarios para la comisión de diversos delitos.  Muchos de ellos y ellas han vivido toda su vida en pobreza, se ven obligados a trabajar y dejar la escuela, además de no contar con ningún tipo de seguridad social y ser parte de familias disfuncionales donde predomina la violencia entre sus miembros.

UNICEF México señala que cerca del 54 por ciento de los niños, niñas y adolescentes en el país vivía en pobreza, mientras que se encontraban en pobreza extrema cerca de 4.8 millones. Las situaciones de descuidos familiares, sociales e institucionales contribuyen a que las personas adolescentes sean presa fácil del ala delincuencial que está a la orden del día en nuestra sociedad. Hacen falta un sin fin de medidas preventivas enfocadas en esta población que de no atenderse seguirá un camino futurible dentro de la delincuencia tanto común como organizada, lo cual crea círculos viciosos basados en la criminalidad que amenazan a México y que ponen en riesgo tanto a la sociedad actual como a las futuras generaciones. Brindar las herramientas preventivas necesarias a esta población tan joven está en manos de todos y todas, no se puede ser indiferente.

[1] 93% hombres y 7% mujeres según SEGOB-UNICEF.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: