Alcalde Ciudadano: ¿Vale la pena invertir en la simplificación administrativa?

Publicado Por

Socio Fundador de Lantia Consultores. Experto en políticas públicas. Cuenta con una amplia experiencia como funcionario, académico y consultor. Es licenciado en Administración Pública por el Colegio del México, maestro en Políticas Públicas por Duke University, y realizó estudios doctorales en Asuntos Públicos e Internacionales en Pittsburgh University. Twitter: @lalvarezc Facebook: @LeoLantia Gravatar: leolantia

Es importante la percepción que se cree en torno al ambiente de inversión. Para ello es central que el gobierno sea visto como un aliado y facilitador –en vez de un obstáculo—para la iniciación y realización de negocios.

Cuando hablamos de simplificación administrativa estamos hablando de los trámites que realizan el ciudadano y las empresas ante el gobierno. ¿Y a quién le gusta realizar trámites con el gobierno? ¿No son éstos acaso un mal necesario del que siempre se quejarán los ciudadanos? ¿Vale la pena desgastarnos e invertir recursos y energía en esto, habiendo otras prioridades visibles e inmediatas cómo la seguridad, la recolección y disposición de desechos, el alumbrado o el drenaje?

Los trámites son importantes por dos razones: 1) son la base para que las empresas puedan instalarse y realizar negocios en una localidad; 2) son a menudo la fuente de contacto más frecuente del ciudadano con el gobierno, y presentan el rostro visible del mismo.

El objetivo final de los gobiernos es generar mejores condiciones de vida para la población. En una economía como la nuestra en la que las inversiones fluyen libremente, y las empresas se instalan donde les resulta más rentable, ¿cómo se logra esto? La dinámica económica de una región depende en gran medida de una variable: la inversión. Para atraer inversión, una región debe contar con condiciones que la hagan atractiva frente a otras regiones, como seguridad, infraestructura, educación de calidad, tecnologías de la información y comunicaciones, instituciones públicas eficientes y estabilidad económica.

A final de cuentas, lo más importante para generar inversión es crear un ambiente de inversión. En ello importan las condiciones objetivas (tamaño de mercado, ubicación niveles educativos, etc.), y la percepción. Para generar la inversión deben existir condiciones que la hagan rentable y un ambiente favorable. Asimismo, es importante la percepción que se cree en torno al ambiente de inversión. Para ello es central que el gobierno sea visto como un aliado y facilitador –en vez de un obstáculo—para la iniciación y realización de negocios.

Los efectos del ambiente de negocios son vistos con mucha atención en todo el mundo, y se comparan entre ciudades y países. Al respecto, el Banco Mundial elabora un reporte anual en el que se observan y analizan las principales variables del ambiente de negocios de 190 países. La posición de nuestro país, sin bien no es de las peores del mundo (en contraste con Angola o Haití), no es tampoco alentadora si queremos constituirnos en un centro de atracción de inversión a nivel mundial. Nuestro país ha ido perdiendo competitividad en esta materia al pasar del lugar 41, hace 5 años, al lugar 49 en la actualidad; principalmente porque no hemos mantenido el ritmo de mejoras de otros países. Veamos brevemente cómo nos encontramos:

Posición internacional de México en ambiente de negocios
Concepto Doing Business 2018 Doing Business 2017
Ranking global 49 47
Apertura de un negocio    90 93
Manejo de permisos de construcción    87 83
Registro de propiedades    99 101
Pago de impuestos    115 114
Obtención de crédito 6 5
Protección de los inversores 62 53
Comercio transfronterizo 63 61
Cumplimiento de contratos 41 40

Como podemos observar, los trámites de carácter municipal (las primeras filas del cuadro, salvo el pago de impuestos, que incide en todos los niveles), son en los que peor posicionado está nuestro país. Esto significa que existe una oportunidad para los gobiernos municipales de distinguirse individualmente y aprovechar el posicionamiento de nuestro país para convertirse en centros de atracción de inversión a nivel nacional e internacional.

El entorno institucional y regulatorio de un municipio o localidad, que al final se refleja en reglas trámites, es una de las variables centrales para detonar el desarrollo:

  1. Establece las reglas del juego.
  2. Permite una planeación de largo plazo.
  3. Facilita el establecimiento y desarrollo de los negocios.
  4. Da certidumbre a los inversionistas.
  5. En todos estos aspectos incide sobre la probabilidad de que una inversión pueda rendir frutos en un plazo y ser rentable.
  6. Asimismo, es una variable clave para la percepción del ambiente de negocios.

En un mundo constantemente en movimiento el que se queda estancado se retrasa y queda al margen de las oportunidades del desarrollo y el cambio tecnológico. Esta situación que en promedio no es buena para el país, es más seria si entramos con cuidado a revisar las distintas ciudades de nuestro país (como lo hace el Doing Business in Mexico, otro estudio del Banco Mundial que no revisaremos en esta ocasión).

¿Cómo se puede llevar a cabo cambios los gobierno que mejoren la calidad de sus trámites y les permitan lograr una posición destacada? ¿Qué es lo que hay que hacer? Básicamente, se requiere:

  1. Realizar un diagnóstico de los trámites de mayor incidencia al público.
  2. Revisar los criterios para el otorgamiento de autorizaciones a efecto de reducir discrecionalidad, evitar vacíos regulatorios y otorgar certeza al público.
  3. Revisar los trámites y procedimientos de las áreas de atención al público a efecto de identificar trámites y procedimientos que no agregan valor.
  4. Rediseñar de los procesos con el apoyo de las tecnologías de información a efecto de hacerlos más ágiles, eficientes y seguros.
  5. Establecer un registro único de trámites y publicar en Internet los requisitos para la realización de todos los trámites.
  6. Emplear sistemas que permitan la ciudanía iniciar y dar seguimiento a sus trámites empleando para ello la Internet.
  7. Establecer un sistema de expedientes electrónicos con los documentos de cada persona.
  8. Establecer sistemas de capacitación y evaluación para fortalecer las áreas de atención al público.
  9. Establecer una ventanilla única para trámites complejos y de gran incidencia.

¿Pero puede un gobierno municipal llevar a cabo estas tareas técnicas y altamente especializadas? Prácticamente ningún gobierno (de ningún nivel) que haya alcanzado resultados notables ha emprendido está tarea sin el apoyo de especialistas y tecnologías externas. Afortunadamente, para ello la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) cuenta con apoyos, para contratación de consultores y tecnologías que contribuyan a  resolver estos problemas. Dichos apoyo cubren la mayor parte de los gastos, por lo que prácticamente cualquier municipio de más de 500 mil habitantes debería estar en condiciones de aprovechar un apoyo de este tipo.

¿Pero qué ocurre en el caso de los municipios pequeños, con recursos sumamente limitados, como un gran número en nuestro país? ¿Se deben resignar a quedar relegados de estas tendencias y tecnologías? Una forma de resolver esto es la realización de convenios intermunicipales en la que varios municipios realicen la contratación de un mismo equipo con un monto de recursos y cuotas diferenciadas. Si bien el trabajo de diagnóstico e implementación de cada caso debe ser distinto, existen soluciones tecnológicas y de procesos que son rápidamente adaptables con base en principios de simplicidad y mejores prácticas. En estos casos el apoyo de CONAMER y una visión orientada al desarrollo de las propias agencias estatales conducirá rápidamente a una mejora en la calidad de los servicios prestados.

Este tema de la realización de convenios intermunicipales tiene un gran potencial, aún para proyectos que implican inversiones y erogaciones mucho más cuantiosas, para todo tipo de municipios, cómo habremos de revisar en este espacio en el futuro. Lo importante será buscar mecanismos que nos permitan poner siempre, como centro de la acción del gobierno, la atención al ciudadano, tomando en cuenta sus necesidades y perspectivas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: