El derecho a la igualdad más allá de las fronteras

Por Areli Rojas Rivera

La firma de esta carta [por parte de la SRE] que modifica los estatutos consulares [en materia de matrimonio igualitario], es un paso extraordinario para la no discriminación, no solo en México, sino más allá de las fronteras.

En el marco del Día Internacional contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia, el día 17 de mayo, el Canciller Marcelo Ebrard, anunció que todas las parejas de la comunidad LGBTTTBI+ podrán casarse en cualquier consulado de México en el Mundo. La firma de esta carta que modifica los estatutos consulares, es un paso extraordinario para la no discriminación, no solo en México, sino más allá de las fronteras.

Realmente esta noticia se recibió con jubilo, pues recordemos que el principal motivo de conmemoración  de este día se debe a que el 17 de mayo de 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud eliminó a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales. En México son de gran relevancia y necesidad este tipo de acciones, pues la Organización de la Sociedad Civil “Letra S”, señala que solo después de Brasil, México es el segundo país en América Latina con más asesinatos a personas de la población LGBTTTQI+, lo cual es penoso y nos urge a emprender acciones que erradiquen cualquier tipo de discriminación y violencia hacia esta población. Toda acción pública y privada  a favor de esta causa suma y construye sociedades más igualitarias y de paz.

Durante las últimas décadas, la protección e inclusión de las personas LGBTTTQI + y de todas las personas con diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género han sido un temas de gran relevancia en las agendas públicas de muchos países, aunque pocos se han atrevido a dar los pasos justos para la igualdad que por derecho merece esta población. Sin duda falta mucho, pero las acciones como la que hoy emprende SRE, constituyen un progreso digno de celebración y compromiso.

La discriminación y la violencia basada en la orientación sexual y en la identidad de género no está oficialmente reconocida por los Estados que conforman las Naciones Unidas aún, pese a que organismos de Derechos Humanos como el Comité de Derechos Humanos han rechazado repetidamente la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Lo cierto es que existen acciones y grandes iniciativas que refuerzan la visibilidad e inclusión de esta población en las agendas públicas y el acontecer privado. Si bien el avance que hoy México tiene a través de la SRE, es uno de los pendientes que tenemos para la plena y sustantiva inclusión de la población LGBTTTQI+, pues falta que en muchos estados de México se reconozca el matrimonio igualitario. De igual forma tenemos pendiente el derecho a adoptar o a acudir a métodos de reproducción asistida por parte de esta población, entre otros pendientes. Y lo más importante: falta acabar con la discriminación que tanto daño nos hace como sociedad, teniendo en cuenta que lo único que nos hace iguales son las diferencias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: