El desafío de los gobiernos locales contra la corrupción

Por Omar Escobar Castellanos

Para combatir la corrupción de forma efectiva, debemos estar atentos a las nuevas tendencias, como el uso mayor de la tecnología, el crecimiento de una nueva generación de nativos digitales, así como el crecimiento de las poblaciones urbanas

La construcción de las instituciones de nuestro país se dio de arriba hacia abajo, de lo Federal a lo Municipal, a pesar de que los gobiernos municipales son el nivel de gobierno más cercano a los ciudadanos, a sus demandas y a sus necesidades; la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se da en este mismo sentido, es por eso que hay que preguntarse ¿que deben hacer los gobiernos locales para demostrar que se encuentran preparados para el desafío de combatir la corrupción, aperturar sus instituciones y recuperar la confianza de sus ciudadanos?

A continuación, describiré los ejes básicos sobre los que deberá canalizarse la construcción de políticas públicas en materia del combate a la corrupción desde un enfoque local.

  1. Gobierno abierto

Durante mucho tiempo, el hermetismo gubernamental era una práctica constante, los ciudadanos no podían conocer que pasaba atrás de las puertas del palacio de gobierno, con el paso del tiempo y con la lucha de la sociedad, logró que en el año 2002 se promulgara la primera Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública en México.

El gobierno abierto articula tres principios: (1) brindar información útil a los ciudadanos, de tal forma que con esa información el ciudadano tenga incentivos para (2) participación, y sobre todo que le permita la (3) colaboración y volverse corresponsable de los problemas de su comunidad.

Para acompañar los cambios normativos en estados y municipios, los espacios para implementar gobierno abierto son amplios, en el año 2015 México firmo el convenio con la Alianza de Gobierno Abierto, su aplicación puede traer para alcaldes y gobernadores las mismas ventajas políticas.

  1. Fortalecimiento y coordinación institucional

El crecimiento de la población, llevó como consecuencia al crecimiento de los aparatos del estado, generando regulaciones complejas y trámites engorrosos, la administración pública se llenó de grasa organizacional, lo que incentivó extorsiones, abusos y sobornos, para agilizar trámites.

Tanto ciudadanos y empresarios se han batido en una ola de papales, generando pérdida de tiempo dinero y recursos sólo realizando trámites, de acuerdo al INEGI en su Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, las instituciones con mayores índices de corrupción son: (1) los trámites y servicios estatales y municipales, (2) los policías y agentes viales (3) los órganos encargados de la procuración de justicia.

Existe entre la población una alta percepción de que la corrupción ha ido en aumento, es por eso que es necesario implementar urgentemente acciones que contrarresten estas acciones en la administración pública, estas acciones pueden ir desde la automatización de procesos, la digitalización de trámites y servicios, la optimización de sistemas de asignación de presupuestos, contrataciones públicas inteligentes, entre otras.

  1. Inteligencia y tecnología

En una escala de 0 a 100 (siendo 0 muy corrupto y 100 nada corrupto), el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional sitúa a México en el grueso de países latinoamericanos con resultados menores a 50 puntos. El costo de la corrupción del ciudadano oscila en los $2,200 pesos, mientras que el costo para las empresas es de $12,000 pesos. Estas acciones evidentemente limitan las aspiraciones de desarrollo y genera descontento ciudadano.

Para combatir la corrupción de forma efectiva, debemos estar atentos a las nuevas tendencias, como el uso mayor de la tecnología, el crecimiento de una nueva generación de nativos digitales, así como el crecimiento de las poblaciones urbanas, hace u obliga a los gobiernos a adaptarse a los cambios que vivimos, impulsando reformas cada vez más agresivas para digitalizar gobiernos, abrir datos y transparentar información.

Las ventajas de tecnología predictiva como los datos masivos, la inteligencia artificial o los algoritmos, serán en el futuro una gran esperanza para mejorar el combate a la corrupción, ayudándonos a reducir las brechas que históricamente habían separado a gobernantes y gobernados.

Porque de lo que se trata de tener gestiones públicas más eficientes, más abiertas, más dinámicas y más flexibles, porque ya no podemos tener ciudadanos del siglo XXI, con gobiernos del siglo XX, y gobernantes del siglo XIX. La búsqueda de evidencia de políticas públicas, la participación ciudadana y la digitalización son iniciativas imprescindibles para contribuir a restaurar la confianza de los ciudadanos hacia sus gobernantes, combatir la corrupción y fomentar el desarrollo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: