El tuit y la cena de fin de año de Meade

¿Por qué no tuvo resultado el tuit de Joaquín López-Dóriga, donde reporta que Juana Cuevas (esposa de Jose Antonio Meade), va a realizar las compras para la cena de fin de año?

El 29 de diciembre, los estrategas en materia de comunicación de José Antonio Meade, siguieron con la táctica que ha venido desarrollando hasta este momento el precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Y consiste en mostrar a un político más cercano a las necesidades de los mexicanos, un político que no sienta escozor por subirse al transporte público, viajar en avión en clase turista y por supuesto ir al supermercado. En teoría este tipo de cosas son las que deberían hacer todos nuestros políticos, más cuando estás en un país donde más del 50 por ciento de la población se encuentra viviendo en la pobreza. Sin embargo vemos en todo momento la gran vida y el derroche de dinero que hace nuestra clase política.

Pero, ¿entonces por qué no tuvo resultado el tuit de Joaquín López-Dóriga, donde reporta que Juana Cuevas (esposa de Jose Antonio Meade), va a realizar las compras para la cena de fin de año?

Para poder dar una explicación sobre ello, tendré que abundar en varios aspectos. El primero de ellos es la fuente que da a conocer la información; el sociólogo austriaco y especialista en medios de comunicación, Paul Lazarsfeld, enunció en su teoría sobre los tipos de liderazgos, que para poder lograr una mayor persuasión en el público la fuente o emisor deberían ser una persona o líder que sea de gran aceptación para el público. Así es que a partir de esto, recomendó el uso de personalidades de gran carisma o de reconocimiento para difundir información de carácter político (propaganda). Por ello el caso de López Dóriga fue una muy mala elección por parte del equipo de campaña de Meade. Más cuando unos días antes el diario The New York Times, difundió en su primera plana el derroche económico que el gobierno del actual presidente de México,  Enrique Peña Nieto, habría realizado en materia de publicidad oficial.

Y si recordamos, está administración fue criticada desde antes de tomar posesión como presidente por su cercanía con Televisa, al grado de que durante el proceso electoral 2012, surgió un movimiento social denominado #YoSoy132 que buscaba precisamente que el manejo informativo en los principales espacios de noticias fuera de mayor equidad, dado que hasta ese momento destinaban poco tiempo a las campañas y el que destinaban era, en el caso de Televisa, para hablar bien del candidato de la Coalición Compromiso por México (PRI-PVEM).

Con ello está situación derivó en una crisis de credibilidad de Televisa, y que comenzó a crecer en estos últimos cinco años, y originaron cambios considerables, como la salida de Joaquín López-Dóriga de la conducción del programa estelar de noticias, y que Emilio Azcárraga Jean dejara la dirección general de Televisa.

Si a esto sumamos que dieran a conocer la noticia de Juana Cuevas en la red social Twitter, esto provoca que las cosas empeoren porque la generación que actualmente usa esa red social fue la que hace casi seis años criticara el comportamiento de Televisa, empresa que se ha beneficiado de su cercanía con el poder federal.

Con este primer punto podemos entender porqué se comieron en redes sociales a José Antonio Meade.

El segundo punto tiene que ver ahora con la poca credibilidad de las acciones del actual precandidato del PRI, ya que antes de que se diera a conocer que éste sería el abanderado del PRI, no se había reportado que éste o su familia vivieran sin gozar de todas las comodidades que un secretario de Estado tiene, ya que hasta la fecha no he podido encontrar fotos o vídeos de gente con el ex Secretario de Hacienda viajando en el Metrobus o en clase turista, cuando éste aún era secretario durante su paso por las dos administraciones de gobierno. Más bien esto de viajar así comenzó a generarse cuando se destapó su nombre para la presidencia, lo cual lo hace ver mucho más falso que nada.

A manera de conclusión, la estrategia que actualmente está desarrollando José Antonio Meade, no es la correcta dado el origen del partido que lo arropa y las personas que sus estrategas están usando como puente o vehículo del mensaje de Meade y la sociedad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: