Información y poder en tiempos de la 4T

Por: Luis Ángel Hurtado Razo

Esta alianza tenía como propósito que los dueños de estos medios de comunicación no usaran el poder mediático con el que cuentan para golpear desde sus espacios informativos a las acciones del gobierno.

Tomas Hobbes, en su obra cumbre El Leviatán, enunció la siguiente frase: “Quien tiene la información, tiene el poder», la cual retomarían Maquiavelo y Lenin para presentarla bajo el famoso dicho “la información es poder». Y de hecho así es, quien controla y tiene la información tiene el poder.

Tan es así que los políticos de la democracia liberal han hecho uso de distintas herramientas que tienen a su alcance para imponer sus proyectos y por tanto su verdad, con ello la comunicación se ha vuelto un factor clave.

Tras la victoria de Andrés Manuel López Obrador en el 2018,  el sistema de comunicación política e institucional sufrió un cambio al inaugurarse conferencias matutinas presidenciales con el objetivo de imponer el discurso de la 4T a la agenda mediática. Como era de esperarse, los resultados de esta nueva forma de comunicar dieron resultados inmediatos, los medios tradicionales y digitales recolectaron los dichos del presidente y los reprodujeron en muchos casos tal cual en sus titulares o noticias de primera plana.

Sin embargo, esta hegemonía del discurso político no es fortuita, todo obedece a una lógica política. Antes de tomar posesión como presidente de México, AMLO invitó a los dueños de los principales medios de comunicación del país, entre los que figuraron Televisa, Tv Azteca, Telmex y Grupo Imagen; la invitación tuvo como propósito que estos empresarios formaran parte de un consejo consultivo para la toma de decisiones y asesoría del presidente, iniciativa que fue altamente cuestionada, pero esta alianza tenía como propósito que los dueños de estos medios de comunicación no usaran el poder mediático con el que cuentan para golpear desde sus espacios informativos a las acciones del gobierno.

Otro aspecto que ha contribuido a la actual hegemonia comunicativa de AMLO, fue que a los medios pequeños los está asfixiando mediante el recorte de recursos en materia de publicidad oficial, con ello los medios que deseen formar parte de la entrega de apoyos financieros en materia de propaganda gubernamental tendrán que ajustarse a la línea discursiva del presidente.

Y si a eso sumamos que en el terreno digital la red AMLOVER marca todos los días tendencias a favor del presidente y en contra de los adversarios del jefe del ejecutivo, entonces las posibilidades de lograr un discursos distinto a las narrativas del presidente son mínimas. Más si encontramos a una oposición política diluida y fragmentada, que no encuentra espacios para accionar alguna respuesta comunicativa.

Por ello el manejo y control de la información del gobierno en la era de la 4T, se ajusta a una estrategia mediática muy bien estructurada, inclusive hasta en el terreno del manejo de crisis, colocando temas irrelevantes en el debate social como lo ocurrido recientemente con la posible opción de vender el avión presidencial mediante una rifa o sorteo organizado por la Lotería Nacional, tema que acaparó los reflectores mediáticos nacionales e internacionales, desplazando el debate de temas de mayor relevancia como la crisis de seguridad, migratoria o de salud.

Deja un comentario

80987
A %d blogueros les gusta esto: