Infraestructura verde: una estrategia efectiva de atención al cambio climático

Las ciudades mexicanas concentran cerca del 78 por ciento de la población total del país. Las actividades económicas que se desarrollan en ellas determinan buena parte de los patrones de consumo de energía, vinculado a las principales fuentes de emisión de GEI (Gases de Efecto Invernadero) en las zonas urbanas.

Jardín de infiltración pluvial, Delegación Miguel Hidalgo, 2016. Foto: Gustavo Madrid, presentación en Foro de Infraestructura Verde y Cambio Climático

Cuando hablamos de cambio climático, la relevancia de las ciudades es evidente. Por un lado, su contribución es significativa puesto que en ellas se genera aproximadamente el 70 por ciento de las emisiones de GEI. Por otro lado, son vulnerables a sus efectos adversos, como los fenómenos hidrometeorológicos extremos y olas de calor.

Pero no todo es negativo, las ciudades también son las mejores aliadas para hacer frente al cambio climático. Al ser un centro de innovaciones, en ellas se busca el desarrollo estrategias integrales que enfrenten los desafíos de forma efectiva. Por esto es fundamental considerarlas en la política ambiental, económica y social del país.

Claro que, para afrontar los retos del cambio climático y cumplir con las metas de reducción de emisiones GEI que México se ha propuesto, se requiere de un fuerte compromiso de los distintos actores involucrados.  En este sentido, el logro de estas metas es impensable sin la participación de los gobiernos locales.

Los gobiernos tienen un rol clave para la implementación de medidas a escala local que disminuyan la vulnerabilidad de la población y aumente la resiliencia, al tiempo que desencadenen sinergias con un enfoque de cooperación multidisciplinaria e intersectorial en el desarrollo de proyectos concretos.

La infraestructura verde es, precisamente, una oportunidad para reducir o mitigar las emisiones y mejorar la capacidad de adaptación al cambio climático. Tiene la ventaja de ser un elemento articulador de distintas funciones urbanas, por lo que puede favorecer una planeación integral que eficiente los limitados recursos de las administraciones locales, buscando un equilibrio entre lo ambiental y lo urbano.

Sus beneficios ambientales y sociales para las ciudades hacen de la infraestructura verde un excelente ejemplo de esquemas de intervenciones urbanas que sirven a múltiples fines. Además de proporcionar un espacio público para la recreación y cohesión social, integran la provisión de servicios ecosistémicos y generan condiciones que fomentan la movilidad activa.

De entre sus múltiples beneficios, se encuentra: conservación y fomento de la biodiversidad, absorción de CO2, mejora la imagen urbana y estética del paisaje, manejo integral del agua, regulación de la temperatura, disminución del efecto islas de calor, mejora la calidad del aire, reducción de la contaminación auditiva, por citar algunos.

Si bien las intervenciones de infraestructura verde no son una práctica reciente, hasta ahora no existe un marco conceptual homologado del cual partir. Sin embargo, el cúmulo de experiencias de proyectos nacionales e internacionales han empezado a sumar conocimientos y a dejar claros los retos y oportunidades para implementar esta estrategia.

Con este objetivo, en marzo de 2018 la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable en México, GIZ) organizó el Foro Internacional de Infraestructura y Cambio Climático en conjunto con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

El evento tuvo lugar en el Bioparque Urbano San Antonio, un espacio ubicado en una antigua zona industrial al poniente de la Ciudad de México que poco a poco se ha ido densificando con desarrollos de vivienda y se contó con la participación de más de 70 asistentes presenciales, entre ellos expertos y representantes de distintos sectores.

Como resultado del Foro, se está trabajando en elaborar una hoja de ruta que busca encaminar esta estrategia y los pasos a seguir para facilitar la implementación de acciones de infraestructura verde en ciudades mexicanas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: