La agresión hacia el periodismo en la era de las redes sociales

Por: Luis Ángel Hurtado Razo

Si el periodismo deja de indagar el quehacer de nuestros gobernantes, me atrevo a decir que si eso llega a suceder, entonces ya no hablaríamos de periodismo sino más bien de órganos de difusión gubernamentales.

Uno de los compromisos formales que hizo Andrés Manuel López Obrador durante su campaña presidencial en el 2018 y después de su triunfo electoral el 1ero de julio, fue siempre estar cercano a los periodistas para informar sobre las acciones y resultados de su gobierno. Buscando con ello romper la barrera informativa entre el gobierno y los medios.

El 3 de julio desde su casa de campaña ubicada en la colonia Roma de la Ciudad de México, López Obrador comenzaría formalmente sus conferencias, aunque en ese momento no mañaneras pero sí diarias, de lo que sería su gobierno y del acontecer diario de México.

En general los medios de comunicación vieron este ejercicio con muy buenos ojos, esto porque el tema AMLO siempre se ha traducido como noticia, y por lo tanto vende, cientos de reporteros comenzaron a cubrir en todo momento las declaraciones del entonces presidente electo, bajo esa lógica todo apuntaba a que esto sería una gran luna de miel para los reporteros, los medios de comunicación y por supuesto para el presidente.

Sin embargo, una vez que tomó posesión al cargo como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador cumplió su dicho y comenzó con sus famosas conferencias matutinas de lunes a viernes a las 7 de la mañana desde el salón de la tesorería de Palacio Nacional, la prensa se volcó a cubrir las palabras diarias del presidente quien sin duda marcó a partir de ese momento la agenda mediática de los medios de comunicación del país.

Para todo periodista que cubría estas ruedas de prensa era una gran responsabilidad pero sobre todo un gran indicio de que su trabajo sería valorado siempre en el medio para el que laboraban, esto porque todo lo que reportaran siempre tendría espacio en el medio de comunicación, sin lugar a duda esto se convertiría en el sueño que todo periodista siempre ha anhelado, que sus notas siempre tengan un espacio y muchas veces sean las ocho columnas de los medios impresos, la nota inicial de los medios audiovisuales y, por supuesto, la principal de cualquier portal digital.

Sin embargo, hace unos días uno de los periodistas que cubre “las mañaneras” me comentaba que su trabajo era duramente cuestionado por los usuarios de las redes sociodigitales, quienes le reclamaban por las preguntas tan complejas que le formulaba al presidente.

En su momento decidí abstenerme de cualquier comentario y no creerle y  decidí mejor indagar en ello empezando por revisar sus redes y posteriormente las de varios de sus colegas que cubren a AMLO,  y mi sorpresa fue grande, encontré una muestra enorme de insultos sobre el desempeño profesional que efectúan al cubrir al presidente de México. Lo que más me llamó la atención fue que encontré a periodistas que, en su momento, también fueron críticos de los gobiernos priistas y panistas,  y que en teoría es fácilmente ubicar en el espectro de personas que han estado a favor de  AMLO, siendo agredidas por el trabajo que han realizado.

Es por ello que me cuestiono el papel que actualmente están jugando las redes sociodigitales en la construcción de la vida democrática de nuestro país, sobre todo cuando éstas cuestionan y demeritan el trabajo del periodista, recordando que el periodismo juega un papel fundamental en las construcción de la vida democrática de cualquier país.

Esto también me lleva a pensar en el tiempo y paciencia que tienen muchos de los usuarios de las redes sociodigitales para anotar el nombre del reportero, el medio para el que trabaja y buscarlo en sus respectivas redes sociodigitales y comenzar a hostigarlo, considero que la sociedad digital mexicana debería realizar una severa introspección y reflexionar si esto es lo que deseamos que sea el uso que debemos darle a las redes sociodigitales, ya que si continúan el nivel de agresión en la esfera pública digital, créanlo o no, comenzaremos a cansar a muchos de los periodistas que asumen la gran responsabilidad de cubrir al presidente de México y, con ello, no sólo estaríamos perdiendo una pluma sino que estaríamos dejando que esa pluma deje de hacer el trabajo que nutre al periodismo y, claro, a la democracia. Porque si el periodismo deja de indagar el quehacer de nuestros gobernantes, me atrevo a decir que si eso llega a suceder, entonces ya no hablaríamos de periodismo sino más bien de órganos de difusión gubernamentales.

Espero que por el bien de todos, el ambiente digital contribuya a apoyar al periodismo de nuestro país que mucha falta le hace, sobre todo por el ambiente de violencia que existe contra aquellos que ejercen este oficio, ya tenemos suficiente con la violencia física contra este gremio como  para ahora padecer de la violencia digital.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: