La guerra de los clones en Twitter

El punto no es saber quién fue primero, si la gente de derecha o izquierda, sino poner nuevamente a discusión la vulnerabilidad que existen en las redes sociodigitales para que este tipo de impostores continúen existiendo.

Por: Luis Ángel Hurtado Razo

En los últimos días me he percatado del surgimiento de una estrategia política comunicativa que sin duda está generando un gran impacto en el terreno digital. Me refiero al surgimiento de perfiles falsos en Twitter de varios políticos, principalmente de oposición, entre los que se destacan: Felipe Calderón, Margarita Zavala, Javier Lozano y Vicente Fox, o por lo menos esos son los que he podido detectar.

Estos perfiles falsos han cobrado, en poco tiempo, una gran presencia en la esfera pública digital, al grado que, tanto Calderón como Zavala, han salido a tratar de aclarar sobre los comentarios vertidos en las cuentas falsas y buscando explicar que ellos no son los autores de dichos comentarios y que su cuenta oficial es la que tiene la palomita de Twitter.

Estos ejemplos me son vastos para explicar la estrategia que existe detrás de la suplantación de una persona en Twitter, ahora no es un tema nuevo, es algo que siempre ha existido, sobre todo en perfiles de políticos y periodistas. Sin embargo en los más de 10 años que tengo como usuario de esta red sociodigital es la primera vez que observo que proliferaron este tipo de clones de personas de la oposición de ideología abiertamente de derecha. Recuerdo que en el 2013 se detonó una estrategia similar con el caso del actual presidente de México, Andrés Manuel  López Obrador, pero no recuerdo que este tipo de acciones ocurrieran con personas de la derecha.

El punto no es saber quién fue primero, si la gente de derecha o izquierda, sino más bien el objetivo de este artículo es precisamente poner nuevamente a discusión la vulnerabilidad que existen en las redes sociodigitales para que este tipo de impostores continúen existiendo.

Tal vez en este momento no sea un tema atractivo porque las víctimas son los miembros de la clase política, que la gran mayoría de los mexicanos decidimos castigar en las pasadas elecciones presidenciales de 2018. Y por ello inclusive lo vemos como un acto de justicia divina. Sin embargo sí me gustaría meter este tema a discusión porque puede, en llegado momento, pasarle a cualquier usuario de esta red u otra redes sociodigitales y causarle grandes problemas.

Lo que esta en juego no son las actuales víctimas, porque ellos tienen la gran ventaja de ser personas con gran visibilidad y de una u otra forma desarticular la cuenta apócrifa. El problema se presenta en aquellos que no tenemos tanta influencia y en llegado momento suplantan nuestra identidad.

Es por ello que es necesario reflexionar sobre este tema porque muchas veces este tipo de situaciones son las que propician que se juzguen a las redes sociodigitales por este tipo de hechos. Lo que si me queda claro es que detrás de estos clones contra los opositores de derecha hay una estrategia política comunicativa en su contra, la cual desde mi óptica no la necesitan, el tiempo se ha encargado de juzgarlos en la historia moderna de nuestro país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: