La igualdad de género en la seguridad interior, nacional e internacional

Por Areli Rojas Rivera

La presencia de mujeres con perspectiva de género en lugares de liderazgo político, económico y militar aumenta la probabilidad de que se consideren las necesidades de más de la mitad de la población en México en la toma de decisiones; incentiva a otras niñas y mujeres a buscar desarrollarse en esos ámbitos de liderazgo y promueve la igualdad de género como eje central en la democracia de cualquier país en aras de la justicia de género.

Según ONU MUJERES:

La resolución sobre la participación de la mujer en la política, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2011, señala la importancia de la participación política de las mujeres en todos los contextos, así como la preocupación por los muchos obstáculos que aún les impiden hacerlo en condiciones de igualdad con los hombres. Algunas mujeres que han conseguido superar estos obstáculos a menudo influyen positivamente en la sociedad en su conjunto. México ha logrado importantes avances en esta materia. (ONU MUJERES, 2015).[1]

En cuanto al campo militar es necesario puntualizar que las fuerzas armadas son de las instituciones más solidas y confiables que se tienen en nuestro país, además de ser una institución educativa por excelencia, de manera que las limitantes que tienen aún las mujeres de acceder a ellas detona desequilibrios sociales que ponen en desventaja a las mujeres.

Según Tobe Levin, profesora en la unidad europea de la universidad de Maryland y autora de varios estudios sobre la situación de la mujer en el mundo, especialmente en Estados Unidos:

“Las fuerzas armadas se beneficiarían igualmente de una política más igualitaria hacia las mujeres. Ciertos estudios han puesto de relieve numerosas razones para su inclusión. Aunque las mujeres y los hombres reciben igual salario por el mismo trabajo, las mujeres resultan en realidad menos caras. Son en general más inteligentes, obtienen mayores puntuaciones en las pruebas, tienen más años de estudios y son uno o dos años mayores que sus compañeros varones cuando ingresan en el Ejército. Aprenden con más rapidez, reduciendo consecuentemente el coste de su formación” (Levin, 1985).[2]

En México, en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, se señala que “El Ejército Mexicano está constituido por armas y servicios. Las mujeres de armas pueden ocupar el cargo de general de división, mientras que las de servicio, pueden llegar hasta el grado de general de brigada, siendo en  cualquiera de los dos casos, los de mayor rango posible tanto para hombres como para mujeres, pudiendo llegar a ocupar el cargo de Secretaria o Secretario de la Defensa Nacional. Lo cierto es que aún hay limitantes en cuanto  a la igualdad de género dentro de las fuerzas armadas que se deben ver como un área de oportunidad para caminar hacia la igualdad sustantiva y el fortalecimiento de las instituciones.

Lo cierto, es que pese a los techos de cristal, hoy por hoy, vemos avances. Por ejemplo actualmente SEDENA en conjunto con Naciones Unidas (ONU) están llevando a cabo un entrenamiento conjunto de operaciones de paz, en las instalaciones del Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz en México, que se enfoca en el empoderamiento de las mujeres ante estos operativos de carácter internacional.

Otra gran noticia en el nombramiento de la doce veces doctora Patricia Rosalinda Trujillo, como integrante de la Coordinación Operativa Interinstitucional de la Guardia Nacional, esta mujer ha dado grandes ejemplos de lo que es servir a México y a la seguridad de nuestra Nación; por ello hay ya una garantía de que esa nueva institución llevará al frente a perfiles capaces de implementar una estrategia de seguridad que cubra con la sed que tiene México de paz y reconciliación.

Es necesario que los campos de seguridad fortalezcan y emprendan nuevas acciones y cambios estructurales para lograr una igualdad sustantiva en el desarrollo de cada las estrategias que se implementan en México. Además de que se muestra especialmente indispensable el abordaje de la igualdad de género al interior y exterior de las Instituciones de Seguridad; por ello es necesario hacer un balance para diagnosticar y reforzar los siguientes rubros: Liderazgos estratégicos de mujeres al interior de las instituciones, acciones que abonen a la equidad de género al interior de las mismas y acciones institucionales dirigidas a  beneficiar a la población con perspectiva de género.

[1] Levin, T. (26 de julio de 1985). Sociedad, Las Mujeres y el Ejercito. Recuperado el 28 de julio de 2017, de El País: elpais.com

ONU MUJERES. (N/A de Junio de 2015). Participación Política y Liderazgo de las Mujeres. Recuperado el 27 de julio de 2016, de ONU MUJERES México: mexico.unwomen.org/es/nuestro-trabajo/participacion-politica-y-liderazgo

Deja un comentario

74954
A %d blogueros les gusta esto: