La movilidad y accesibilidad en el transporte público de los adultos mayores en la ciudad de Toluca

Por: Mtra. Beatriz Rodríguez Guzmán *

El adulto mayor en las ciudades mexicanas se ha convertido en uno de los actores principales de exclusión en las urbes, se enfrenta a circunstancias adversas de carácter urbano, social, cultural, político y económico, a pesar de ser parte medular de la sociedad.

Sus experiencias, vivencias, historias y memorias han conformado estructuras con valores éticos y morales. Sin embargo, el medio social, económico y morfológico de las metrópolis ha creado ambientes de segregación en las esferas de convivencia, trascendiendo a servicios como el del trasporte público.

La movilidad y accesibilidad de los adultos mayores en el Estado de Mexico, se ha caracterizado por tener una estructura débil en sus acciones de desplazamientos. Las distancias, tiempos, costos de transportación y morfología inaccesible de las ciudades afectan principalmente a estos sectores.

Foto: www.cetys.mx

En casos como el de la Ciudad de Toluca se presentan complicaciones en materia de movilidad y de accesibilidad en el transporte público; en este sentido se observó localidades del municipio de Toluca, con más número de personas de edad avanzada, mayor grado de marginación y personas que cuentan con un apoyo gubernamental (pensión del bienestar de las Personas Adultas Mayores) que estima la cantidad de 3850 pesos bimestrales de acuerdo con INAPAM (2022).

Por lo tanto, este grupo poblacional busca alternativas para mejorar su condición socioeconómica, en consecuencia, se ve movilización diaria de varias personas de edad avanzada que viajan desde sus comunidades o colonias al centro de la ciudad de Toluca para realizar alguna actividad económica informal, o tienen algún empleo semi fijo como: empacadores en algún centro comercial o alguna actividad en tiendas departamentales, reflejando dificultades en sus desplazamientos.

Para iniciar el transporte público es deficiente, no es ergonómico y con tarifas que oscilan en autobús de 12 a 15 pesos, dando un promedio mensual de 324 pesos viaje redondo aproximado; o en taxis colectivos con tarifas entre 15 y 20 pesos, con un promedio mensual de viaje redondo de 420 pesos aproximados. Sin embargo, esto depende de las rutas, de la distancia de su localidad, haciendo tiempos promedios de recorridos de ida o vuelta entre 40 y 120 minutos en horas valle y pico.

 

 

 

Foto: Milenio.

En este sentido, las personas de edad avanzada que realizan una actividad de comercio deben de mover sus mercancías, lo que dificulta sus movimientos, por el propio peso de la mercancía y por sus dificultades físicas naturales de un adulto mayor. Por otro lado, los operadores de autobuses en su mayoría carecen de empatía, apresuran que suban o bajen a las unidades, ocasionando accidentes constantes.

Por tanto, algunos adultos mayores por seguridad ocupan los taxis colectivos, aunque este tipo de transporte tiende a ser más costoso y poco seguro pues en las unidades de 5 plazas son ocupadas por 6 personas, sin embargo, ergonómicamente son más accesibles. Aunado que las paradas no están establecidas y las existentes se encuentran a largas distancias.

En consecuencia, los adultos mayores deben trasladarse a diferentes lugares de la ciudad o caminar largas jornadas para vender sus mercancías en diferentes puntos, muchos en condiciones de ambulantaje o para llegar a sus lugares de trabajo.

Para concluir, se deja ver que la movilidad, accesibilidad en el transporte público, como otros factores son parte de la exclusión y segregación que presentan los adultos mayores de esta ciudad. Lo que se pretende con este análisis es que las autoridades de los tres niveles de gobierno fomenten una actualización en la legislación del transporte público en el estado de México, así como la implementación de una política pública que sea sostenible con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la población, principalmente para grupos vulnerables, esta política pública apoyará en la aprobación de tarifas preferenciales y cambio en el parque vehicular, paradas reguladas, atención y capacitación a operadores y fomento a una participación ciudadana activa.

 

*Beatriz Rodríguez Guzmán es Maestra en Estudios Sustentables Regionales y Metropolitanos (PNCP) y licenciada en Administración y Promoción de la Obra Urbana por la Universidad Autónoma del Estado de México, actualmente es investigadora del programa estancias y cátedras de jóvenes investigadores del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología de Gobierno del Estado de México.

Es miembro fundador del Centro de Investigación de Estudios Sociales y Sustentables. A.C. (CIEES A.C.), miembro de la Red Nacional Metropolitana (RENAMET) de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

 

Conoce Nuestra Revista Digital.

Deja un comentario

104313