La pandemia en la era de las fake news

Por Areli Rojas Rivera

Combatir las fake news es igual de difícil que combatir la pandemia misma

Hemos escuchado mucho acerca de las noticias falsas o mejor conocidas como fake news las cuales consisten en contenidos difundidos a través de medios tradicionales y principalmente a través de medios digitales que permiten un alcance masivo de esta información errónea.  La peculiaridad de estas noticias consiste en que se diseñan y emiten con la intención deliberada de engañar, desprestigiar y manipular al público expuesto a las mismas; al inducir al error y presentar noticias como si fueran reales, son una amenaza latente para los medios profesionales, los gobiernos y la sociedad.

Lamentablemente la actual pandemia que vivimos, no se escapa de ser rehén de este tipo de información, pues en México hemos visto como a través de medios digitales, principalmente redes sociales, circulan teorías de conspiración sin el más mínimo fundamento, como son el inducir la muerte de pacientes de COVID-19, que el virus no existe y es un invento de un organismo internacional, que se propagarán químicos a modo de sanitizantes para afectar a la población e incluso médicos “roban” líquido de las rodillas, entre otras; lo anterior afecta no solo el combate a la pandemia, sino también la paz y seguridad de muchas comunidades que optan por no acatar las medidas mínimas ante el COVID-19 o que incurren en actos violentos hacia personal médico o algunas autoridades.

Estos “mitos” que se convierten en noticias falsas, se propagan con una velocidad impactante entre la población, siendo adoptados principalmente por la población con mayor situación de vulnerabilidad. Combatir las fake news es igual de difícil que combatir la pandemia misma, y ya ni hablar de lo que ya está ocurriendo y seguramente nos dará muchas sorpresas negativas, las deepfakes, pues ya se puede crear una noticia audiovisual que pareciera totalmente auténtica, pero en realidad no lo es.

Las deepfakes se llaman así porque usan tecnología de aprendizaje profundo, una rama del aprendizaje automático que aplica la simulación de redes neuronales a conjuntos de big data, para crear una falsificación. La inteligencia artificial  (IA) efectivamente aprende cómo se ve una cara fuente en diferentes ángulos para sobreponer la cara a un objetivo, generalmente un actor, como si fuera una máscara, ósea que en cualquier momento podría aparecer “usted” o “yo” o peor aún, cualquier jefe o jefa de Estado dando una fake new. Impensables avances llegaron a través de la aplicación de redes de confrontación generativa (GANS) para enfrentar dos algoritmos de IA, uno creando las falsificaciones y el otro calificando sus esfuerzos, enseñando al motor de síntesis a hacer mejores falsificaciones y así las noticias falsas con voz y rostro se propagan más rápido que el COVID-19 y este tipo de pandemia pseudo-informativa si puede entrar a la casa de cualquiera de nosotros, así que la veracidad de la información será uno de los principales retos en las agenda global en los próximos meses.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: