La propuesta de Ley de Adopciones del presidente de la República y su gran incógnita

Causa novedad y hasta esperanza que el presidente haya comprometido una ley en materia de adopciones, pero la gran incógnita descansa sobre cuál será el contenido de la misma.

El pasado 21 de diciembre de 2017, en el marco de la tercera sesión del Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, el Presidente de la República anunció que en 2018 propondría una ley en materia de adopciones para facilitar este proceso a los niños, niñas y adolescentes que así lo “necesiten”.

Primero que nada, es importante señalar que todo niño, niña y adolescente necesita vivir en familia para su amplio y libre desarrollo de la personalidad, y es obligación del Estado y de la sociedad garantizar este derecho a todos los niños, niñas y adolescentes; pues de lo contrario el desarrollo pleno de estas niñas(os) se ve mermado al no contar con un ambiente que les proporcione apego, pertenencia, atención y otras necesidades propias de la etapa en la que se encuentran.

Desde el año pasado se estuvieron proponiendo, tanto en la Cámara de Diputados(as) como en la Cámara de Senadores, iniciativas respecto al tema de adopciones. Ambas iniciativas contaban con elementos constitutivos que podemos resaltar y rescatar en aras del beneficio de los niños y niñas, sin embargo también presentaban diversas carencias de homologación a los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos y no se veía clara la perspectiva de la realidad que México vive hoy en día en cuanto a los niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales.

Y es que en verdad es un tema de urgencia y deuda histórica hacia la infancia de este país, pues actualmente los procesos de adopción suelen ser demasiado burocráticos cuando menos y cuando más ilegales y sin transparencia, dañando la vida, libertad y dignidad de cientos de niños y niñas.

Causa novedad y hasta esperanza que el presidente haya comprometido una ley en materia de adopciones, pero la gran incógnita descansa sobre cuál será el contenido de la misma; también queremos saber con quiénes la está consolidando y cuándo la piensa proponer. Además de responder lo básico, esta iniciativa deberá tener proyectado un impacto presupuestal para su cumplimiento, de lo contrario será solo un “lindo anuncio” presidencial; pues basta recapitular que ya a más de 3 años de que se consolido el marco normativo de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes no se le ha dotado de los recursos materiales, humanos y voluntades necesarias para el efectivo funcionamiento del Sistema de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y adolescentes.

Una ley de esta naturaleza requiere tejer muy fino, pues no queremos más casos como el de Sonora que incurrió en el grave delito de facilitar adopciones ilegales y otros tantos que se presentan a lo largo y ancho de nuestro país. Para mejorar el marco normativo en materia de adopciones se debe convocar de forma amplia y vinculante a las organizaciones de la sociedad civil, a las y los procuradores de protección de niños, niñas y adolescentes de todos los estados de la república, a sectores académicos y expertos internacionales que permitan armar un mosaico de necesidades y estándares que exige una ley de este complejo carácter.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: