Los pobres por comida, los políticos por el voto

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

Ya casi un mes de campañas federales y se empieza a hacer evidente el hambre de voto de los candidatos. Hay candidatos buenos, malos y peores, unos van y otros vienen, pero la gente sigue siendo la misma, con problemas económicos, con falta de oportunidades, sin empleo, sin acceso a la educación, mientras la clase política se los juega como si fueran fichas en unas apuestas.

Los procesos electorales sirven para mucho, pero se aprovechan para poco, porque ante la necesidad muchos ciudadanos prefieren aceptar una ofrenda económica o en especie que escuchar y decidir a conciencia por quien les puede ofrecer un futuro mejor y no sólo un aquí y ahora de 500 pesos.

Se critica a la gente que vende su voto porque “vende su futuro” pero qué decir de aquellos que dicen tener una “plena conciencia” en la que ven la solución de los problemas del país en una sola persona y no en la voluntad propia de querer hacer las cosas bien.

Hay personas a las que, por malos y deplorables gobiernos, se les ha cortado la posibilidad de acceder a una educación de calidad y prefieren un aquí y ahora que un mañana, mientras otros prefieren un Merlín que con una varita mágica borre toda corrupción y concupiscencia como si el “écheme la mano jefe” que le piden a los elementos de vialidad fuera a desaparecer con unas palabras mágicas.

Lo que nos queda como ciudadanos es cambiar aquí y ahora, en nuestra vida cotidiana, porque lo que hacemos contagia y se impregna en quienes nos rodean, porque si algo nos ha quedado claro es que cada quien tenemos una lucha diaria, sea por tener el pan de cada día, por una mejor calificación en la escuela, por una mejor venta, por un mejor futuro para nuestros hijos… Cada quien su lucha, los más necesitados por comida, y los políticos por el voto… El secreto está en que no se corrompa la lucha de cada quién, mientras el sustento se obtenga de forma recta, así como el voto… Gran reto para los candidatos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: