Seguir viendo

Los útiles observatorios ciudadanos

Los observatorios ciudadanos debieran de conformarse, no por representantes de la sociedad civil, sino por aquellos que están fuera de los liderazgos o grupos de poder.

Se ha convertido en una moda a nivel de gobiernos locales la implementación de observatorios ciudadanos, que distan mucho de observar lo urgente y de señalar lo que la autoridad realiza mal.

Está muy de moda el tema de la transparencia, de tal forma que los gobiernos municipales están en una pugna por quién publica y transparenta más su información, sin embargo, se convierte en un reto cuando ciertas cifras y gastos podrían indignar a la ciudadanía.

La transparencia se ha reducido a la mera publicación de los contratos que el gobierno celebra con particulares para la ejecución de obra pública, pero allí solo se verán las cifras, no lo que suceda después, tras negociaciones en lo oscurito, “con los moches”.

Los observatorios ciudadanos que han sido implementados en varios municipios del país distan mucho de cumplir con lo que han llamado a ser: verdaderos espacios de participación de los ciudadanos, que no sólo observan, sino que pueden proponer acciones contundentes y estas puedan ser escuchadas.

Se dice que los ciudadanos pueden hacer sugerencias al gobierno, pero la realidad es que es casi imposible que el o la alcalde lea una sugerencia de algún ciudadano, en primera porque esta carece de un proyecto ejecutivo, en segunda, porque debe ser entregada en cierto formato, y en tercera, porque el presidente ya tiene un programa que no quiere cambiar, porque es la identidad de su gobierno.

Lo más sano, por tanto, sería, no que el gobierno municipal conforme un observatorio, porque este sería a modo, más bien los ciudadanos deben tener la inquietud de formarlo, aunque la mayoría de las veces se integran mediante intereses políticos de cara al siguiente proceso electoral, sin embargo, es en una actitud de oposición responsable como se pueden señalar las diversas actitudes gubernamentales que distan mucho de ofrecer un buen gobierno.

Por tanto, los observatorios ciudadanos debieran de conformarse, no por representantes de la sociedad civil, sino por aquellos que están fuera de los liderazgos o grupos de poder, conformarse por catedráticos, por emprendedores, por jóvenes inquietos, y no por gente que ya sabe que desde esos espacios pueden obtener cuotas de partidos o en gobiernos.

Por último, considero que estos mecanismos de participación ciudadana, aunque nuevos, son poco útiles, no cuentan con personalidad jurídica para sancionar lo que haga mal el gobierno, y por tanto, se convierten en un lastre, con el que cargarán, todavía más, los gobernados.

Heli López Juárez

————————

Facebook: @HeliLpzJrz

Twitter: @HeliLopezJuarez

LinkedIn: Heli López Juárez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: