Michoacán enfermo

 

Tal parece que la salud de los michoacanos no es relevante para quienes se hacen responsables de este sector en el estado y las condiciones por las que atraviesa un derechohabiente cuando solicita atención médica, terminan por ser un mal que se suma a los padecimientos de la enfermedad que lo aqueja.

Las condiciones de insalubridad, la ineficiencia médica a causa de la falta de instrumentos y en algunos casos el desdén de quienes realizan la práctica de salud, han sumido en una profunda crisis a hospitales, doctores, enfermeras y personal administrativo, que no cumplen su principal labor; la de brindar servicios de calidad.

El desabasto de medicinas es una problemática que se suma al deteriorado sistema de salud, afectado también, por la infraestructura insuficiente que envuelve con sus paredes a los enfermos que no alcanzan camilla, o bien,  a los que son atendidos en el pasillo y cerca de aquellos que no pudieron seguir con vida.

Hace unas semanas, visité el Hospital Civil de Morelia, donde fui testigo de estas y otras terribles condiciones, que también se viven en muchos otros nosocomios de la entidad.

Pese a que la mayoría de estos casos no son denunciados, el número de quejas recibidas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos llaman a la acción inmediata, pues en 2014, el organismo recibió alrededor de cien quejas por servicio deficiente y negligencias médicas.

La Secretaría de Salud del estado debe ponerse en marcha para atender la crisis que afecta a sus trabajadores, que también son víctimas de la desatención que la administración ha mostrado con la falta de transparencia en la entrega de recursos y programas para atender a toda la población.

La noble labor de quienes se dedican a salvar vidas, tropieza constantemente con este tipo de faltas cometidas por distintas instancias, a las que pedimos responsabilizarse y recuperar la sensibilidad, dejando de subestimar el dolor de los michoacanos. Es mi opinión…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: