Votar en tiempos de corrupción

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

¿Es el voto la solución ante tantas problemáticas que vivimos?, ¿es la solución o sólo una repetición de vicios? Pese a todo lo que se crea, elegir a nuestros representantes sigue siendo un arma poderosa que tenemos en nuestras manos, pero si no votamos, esa arma pasa a los partidos y a la escoria política.

Queremos justicia pero no denunciamos; queremos salud pero no nos cuidamos; queremos tranquilidad pero nos peleamos; queremos democracia pero no votamos, entonces, ¿a qué le tiramos? La realidad es que muchos problemas sociales se solucionarían con la participación social, pero la gran mayoría prefiere centrarse en criticar la corrupción sino mover un sólo dedo para erradicarla.

Me atrevo a asegurar que sí hay propuestas políticas diferentes, pero no tienen el respaldo ciudadano suficiente porque resulta que el candidato de aquel partido es conocido, y si gana me va a dar algo… y se repite el vicio de la corrupción y el nepotismo.

Estamos acostumbrados a ver nuestros derechos como algo que no es necesario reflexionar; por ejemplo, el derecho a la salud no es reflexionado, ni siquiera contemplado por las personas como una garantía que requiere de responsabilidad personal para cuidar tu propia salud; al igual el derecho al voto, no se le reflexiona y se mal interpreta creyendo que votar es sólo ir a poner una cruz al candidato menos peor, pero el voto va más allá.

Si bien nos va, en algunas regiones del país, de las que más votan es sólo el 50 por ciento del listado nominal, pero el otro 50 por ciento no vota por pesimista, pero ¿qué sucedería si votara el 90 por ciento? Evidentemente se tendrían gobiernos si no mejores, sí más presionandos a ser eficientes, pues imaginemos un municipio de 100 mil habitantes donde sólo votaron 40 mil, y de los que sólo 18 mil correspondieron a los votos que dieron el gane al gobierno, tenemos que, entre comillas, sólo a ellos les tendrá que corresponder el presidente municipal, pero sería diferente si le tuviera que corresponder con resultados a 50 mil.

¡Vamos a votar!, no seamos pesimistas, pero votemos por las propuestas y no por los partidos. Se vienen las elecciones presidenciales, ya suenan muchos (as), si no votamos, los corruptos votarán por nosotros; es con participación ciudadana como le restamos fuerza a la corrupción, es con participación como se puede desterrar, no con quejas desde las redes sociales, no desd un sillón.

¿Votar en tiempos de corrupción?, claro, es el arma para acabarla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: