Aquí se puede trabajar y crecer

Publicado Por

Sra escribiendoPocos municipios de México pueden presumir del desarrollo humano alcanzado por San Nicolás de los Garza, Nuevo León, pero menos aún pueden jactarse de contar con un sistema de evaluación del desempeño que garantice que las acciones de política pública cumplan con sus objetivos.

Numeralia San NicolásEl Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en su informe sobre Desarrollo Humano Municipal 2005, coloca a San Nicolás de los Garza entre los primeros 10 municipios con mayor bienestar en México, al otorgarle un índice de desarrollo humano (IDH) de 0.9151, considerado como alto.

Además, el sistema de indicadores de desempeño del International City Management Association (ICMA)-Latinoamérica ha puesto al municipio en los primeros sitios por sus programas educativos, culturales y deportivos, así como por la alta participación ciudadana.

Qué es el desarrollo humano?

La prosperidad de San Nicolás de los Garza se debe a su dinámica económica, impulsada principalmente por las empresas manufactureras y de servicios. Sin embargo, también ha sido fundamental el papel de las autoridades locales para planear el progreso de la comunidad con visión de mediano y largo plazos, y con inclusión de la opinión ciudadana, a través del Instituto de Planeación y Desarrollo Municipal (Inpladem) y del Consejo de Evaluación del Desempeño Municipal.

Rodolfo de la Torre, coordinador de la Oficina de Investigación en Desarrollo Humano del PNUD en México, explica que el IDH se creó para hacer comparaciones, nacionales o internacionales, sobre aspectos básicos que definen el bienestar de las personas, como longevidad y salud, educación e ingresos suficientes para un nivel de vida digno. Así, el ayuntamiento neoleonés se compara con el grado de desarrollo de ciudades de Alemania, España, Italia y Nueva Zelanda.

El IDH “resume los logros con referencias internacionales en estas tres dimensiones, lo que genera una calificación”, agrega De la Torre.

En opinión del director de ICMA Latinoamérica, Octavio Chávez, “no existe una meta concreta, sino una definición de acciones que, si se completan, se les llama exitosas. El objetivo debe ser la descripción de un estado de las cosas al que debemos llegar”.

Agrega que un elemento indispensable del desarrollo humano es contar con un robusto sistema de evaluación, porque “sin él es muy difícil argumentar que se tiene éxito”. De ahí la importancia de medir tanto la calidad como la suficiencia de los servicios públicos.

Lo que no se mide no se conoce

EstilistaSan Nicolás de los Garza tiene un Consejo de Evaluación del Desempeño Municipal que mide los resultados y el grado de satisfacción de las políticas de gobierno. El Consejo está integrado por líderes de organizaciones empresariales, consejos consultivos, universidades e instituciones con conocimiento técnico, quienes emiten sus opiniones a partir de un sistema de indicadores.

La información obtenida con base en esas mediciones sirve para mejorar la gestión de gobierno y también para hacer comparativos con otras ciudades. En 2011, la evaluación del ayuntamiento fue positiva, ya que en materia de transporte alcanzó un grado de aceptación de 77.2 por ciento, así como una calificación de 74 por ciento en cuanto a las facilidades para encontrar un buen empleo. Además, gran parte de los nicolaítas dicen estar dispuestos a quedarse en la ciudad.

Política de puertas abiertas

Mario Arroyo, encargado del despacho de la Secretaría de Desarrollo Humano del gobierno municipal, explica cuál es el enfoque en materia social: “Lograr que los nicolaítas se sientan satisfechos, que no emigren y que estén a gusto con el nivel y la calidad de vida”.

Considera que es fácil administrar el municipio porque hay mucha participación comunitaria, de modo que “se gobierna de la mano de los habitantes. Hay simbiosis del gobierno con el ciudadano, se vuelven uno”.

Actualmente, 3,642 ciudadanos están agrupados en comités del Programa de Acción Comunitaria (PAC), quienes solicitan audiencias y ayudan a mejorar la calidad de vida de los casi 450 mil habitantes del municipio.

GimnastaSegún Arroyo, el PAC ha sido ejemplo para otros municipios como Zapopan y Puerto Vallarta, ambos de Jalisco, y también para San Pedro y Guadalupe, de Nuevo León. La vinculación directa ha sido muy útil, ya que una vez a la semana los funcionarios atienden personalmente los asuntos de una colonia determinada. “El alcalde Carlos Alberto de la Fuente Flores toca casa por casa para escuchar de viva voz a los vecinos.”

Asimismo, existen comités de seguridad, deporte, cultura, educación y salud. Más de 20 mil voluntarios trabajan en alguno de los programas locales. La participación es una práctica tradicional y la presente administración —la séptima de una racha consecutiva de gobiernos panistas— ha dado continuidad a las políticas públicas.

Carlos de la Fuente

Sinergia de esfuerzos

Las acciones en materia social también se articulan con planes estatales. Un ejemplo es el Programa de Escuelas de Calidad, a través del cual se da apoyo económico a las escuelas. “Una parte la pone el estado, una nosotros y otra la mesa directiva escolar. Trabajamos en sinergia”, comenta el funcionario nicolaíta.

Además, brigadas médicas realizan campañas de prevención y revisiones generales para evitar que la población adquiera enfermedades crónicas.

El Club Rotario local se ha sumado a estos esfuerzos con la aportación de sillas de ruedas, muletas y atención oftalmológica, entre otros apoyos. Genoveva Rodríguez, presidenta de la agrupación, refiere que el año pasado los rotarios contribuyeron con 7 mil dólares. “Hay buena vinculación con el alcalde Carlos Alberto de la Fuente, nos invita a participar y nosotros apoyamos”, dice Rodríguez.

De ser un municipio industrial, San Nicolás de los Garza se ha transformado en una ciudad comercial y de servicios. Ha trabajado mucho en infraestructura urbana básica: drenaje, agua potable, calles pavimentadas y alumbrado público en sus 378 colonias. En 2009 sólo quedaban 12 calles sin pavimentar, y esta administración asegura que terminará con ese pendiente antes de concluir su mandato oficial el próximo mes.

Para impulsar el deporte, el ayuntamiento ha creado unidades con albercas y gimnasios techados, además de que organiza una olimpiada anual en la que participan 30 mil atletas.

En aras de remodelar el ambiente urbano, las autoridades locales se apoyan en instancias federales como la Secretaría de Desarrollo Social. Si bien falta por concluir la rehabilitación de cuatro espacios públicos, uno de los logros alcanzados hasta ahora ha sido el rescate de una barranca, ubicada en una zona conflictiva, y que hoy día se conoce como Parque Ejército Mexicano, refiere Mario Arroyo.

De manera paralela, se realizan actividades culturales precisamente en plazas, áreas verdes y canchas deportivas. “Ahí los nicolaítas conviven, se genera un mejor desarrollo familiar y comunitario”, dice el funcionario, quien menciona que, mediante el programa Culturearte, se promueven actividades como dibujo, baile y juegos de mesa.

Municipios mexicanos

El desafío de cambiar percepciones

Mario Arroyo recuerda que, hace un par de años, uno de los retos que enfrentó la administración fue combatir la percepción de inseguridad. “Se batalló para que la gente viera que sus calles eran seguras, que podían salir con sus niños. Los promotores vecinales les decían ‘esta plaza es tuya, a ti te costó, tú la diseñaste, ¿de qué sirve si no sales?, defiéndela y ahuyenta a quien no tiene que estar haciendo nada aquí’ ”.

Pero recobrar la confianza ciudadana también implicó reestructurar a la policía. De modo que se capacitó a los elementos y se les ofreció mejor sueldo para que no fueran infiltrados. Hoy día los efectivos ganan 12 mil 500 pesos mensuales, en promedio, y tienen más prestaciones laborales. Además, los comités de seguridad conviven con los oficiales que hacen recorridos en sus colonias.

El IDH es útil para evaluar la asignación del gasto público en materia social, pero “no es el único instrumento, sino que se deben tomar en cuenta otros aspectos. Por ejemplo, en el gasto agregado a nivel social, el índice puede darnos una guía para ver si este gasto es proporcional a las carencias de desarrollo de las distintas regiones de los municipios”, explica De la Torre.

San Nicolás somete sus gastos a evaluaciones periódicas. Las cámaras de comercio conocen los indicadores de desempeño y se percatan de que los impuestos estén bien ejercidos. Ramón Cantú, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), delegación Monterrey, refiere que “el presidente municipal está muy atento a los resultados y sabe qué áreas hay que mejorar”.

El dirigente empresarial reconoce que los recortes presupuestales del último año provocaron que algunas secretarías del municipio no llegaran a la meta de los indicadores de desempeño. En una escala de 1 a 10, las dependencias “se quedaban con siete, ocho o nueve puntos”. Sin embargo, Cantú opina que, a nivel general, el municipio está bien porque reporta 8.5 de calificación.

Apoyo a emprendedores

reuniónA través del Consejo de Fomento de Desarrollo Económico, del Inpladem, se revisan los programas locales sobre apoyo empresarial, se da orientación sobre cómo hacerlos aún más eficaces y también se imparten cursos de capacitación y se brinda asesoría en apertura de negocios.

Entre los oficios que se enseñan están cultura de belleza, corte y confección, repostería fina y panadería, computación e incubadoras de negocios. Este último curso está orientado hacia el fomento de las micro y pequeñas empresas. Según Ignacio Muñiz, titular del Inpladem, algunos cursos se saturan y la mitad de los asistentes ponen un negocio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: