Acumuladores de biogás con procesos seguros

El almacenamiento en cubiertas de doble membrana es eficaz y no perjudica el medioambiente

BiogasEl biogás es un recurso energético renovable que ha sido poco aprovechado en México, principalmente por la falta de recursos en infraestructura para su producción.

Hoy día existe una innovación tecnológica que permite la producción y almacenamiento de grandes volúmenes del biocombustible de forma segura y con costos más accesibles: se trata del gasómetro para biogás o acumulador de cubierta de doble membrana.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE

Un acumulador de doble membrana consta de una cubierta externa de PVC tratada con aditivos especiales para resistir en intemperie y está firmemente montado en la parte superior de los biodigestores, es decir, los tanques donde las bacterias descomponen la materia orgánica para obtener metano.

Es instalado en bases de concreto y está compuesto por una membrana exterior y una interior. Entre ambas membranas se bombea aire para mantener una presión constante y evitar fricciones, lo que le da forma esférica a la cubierta.

La membrana interna es la que funciona como almacén de gas flexible que se expande o contrae según la producción del combustible que fluctúa con las condiciones de temperatura. El almacenamiento de biogás se realiza entre la membrana interior y una válvula de conservación de aire.

La membrana exterior dispone de una ventana para supervisar visualmente el nivel de gas del gasómetro. Sin embargo, la medición precisa de los niveles de gas se realiza a través de un sistema ultrasónico. Los gasómetros de doble membrana están equipados con válvulas de seguridad hidráulica para proteger al sistema de picos de presión producidos durante el funcionamiento de la línea de gas.

SOLUCIÓN REDITUABLE

Eugenia Olguín Palacios, investigadora titular del Instituto de Ecología A. C. (Inecol), señala que “la producción de biocombustibles es una respuesta de mitigación al cambio climático y a la inminente disminución en la disponibilidad de los combustibles fósiles; por ello trabajamos en una biorrefinería y estamos convencidos de que ésta es la alternativa para atender la demanda energética del país”.

Con residuos sólidos (orgánicos) y líquidos (aguas residuales) se encontró una fuente inagotable de biogás. El proceso de producción inicia en un biodigestor, explica la investigadora, que es un sistema de degradación anaerobia que imita al que tienen los pantanos, donde un consorcio microbiano alimenta a las bacterias que producen como elemento final el metano.

“En cinco años más, probablemente veamos mayor aprovechamiento de biogás y biodiésel; además en el proceso de producción no se invaden terrenos agrícolas ni se generan desechos peligrosos para el ambiente, tiene muchas ventajas para ser tomado en serio”, recalca Olguín Palacios.

Horacio García Leal, director comercial de Grupo UCY México, empresa dedicada a la producción de biocombustibles, comenta que para la instalación de una planta productora de biogás a partir de aguas residuales, la compañía ofrece el servicio de laboratorio para analizar el sustrato que se utilizaría en la producción del energético, y valorar qué tan redituable puede ser.

Respecto a los costos, el empresario indica que cada inversión depende de las características que tenga el sustrato a utilizar, su biodegradabilidad; pero el gasto es equivalente al de una planta de energía eléctrica. Resalta que lo invertido se puede recuperar en menos de cinco años, la planta tiene una vida útil de 20 años, y genera utilidades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: