Fondo antidesastres

Publicado Por

MaizalDebido a sus condiciones geográficas, México es un país vulnerable a los efectos del cambio climático, tales como sequías, inundaciones y heladas. La muestra más reciente son los daños causados por bajas temperaturas a los cultivos de granos, principalmente de maíz, en los estados del norte.

Ante esto, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ha emprendido diversas acciones para enfrentar el problema, toda vez que dichos efectos se resienten de manera más contundente en las localidades y regiones del país.

Francisco Mayorga Castañeda, titular de esa dependencia, explica en entrevista con Alcaldes de México, que las medidas consisten en impulsar la prevención y aplicación de prácticas, tecnologías, adecuaciones a la planeación y a los insumos de la producción, que reduzcan la vulnerabilidad del campo mexicano ante la variabilidad climática.

Ejemplos de esas acciones son la difusión de información agroclimática, así como el cambio de prácticas de producción —entre ellas fertilización, riego tecnificado, control de plagas y rotación de cultivos—, el apoyo a la agricultura bajo ambiente protegido, el desarrollo de variedades resistentes al estrés hídrico o altas temperaturas, la prevención sanitaria, el aseguramiento gropecuario y la preparación para la reacción rápida, como siembras tardías o de cultivos de ciclo corto en años atípicos.

Sobre los apoyos específicos para los municipios afectados, Mayorga Castañeda informa que este año la Sagarpa dispone del componente Atención a Desastres Naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero, dentro del Programa de Manejo y Prevención de Riesgos (antes Programa de Atención a Contingencias Climatológicas), cuyo objetivo es contribuir a mitigar los daños provocados por desastres naturales en las unidades productivas de la población rural de bajos ingresos.

El componente funciona a solicitud de los gobiernos estatales, a través de la adquisición de Seguros Agropecuarios Catastróficos (SAC) y, de manera complementaria, con Apoyos Directos en donde no existe cobertura, o bien cuando los daños superan la superficie cubierta por el SAC.

COBERTURAS FINANCIERAS

Fco MayorgaAsimismo, el funcionario explica que, en coordinación con las entidades federativas y previo a las contingencias, se contratan las coberturas que permiten al gobierno Federal y a los estatales transferir el riesgo a los agentes financieros especializados, potenciar sus presupuestos y contar con los recursos económicos para brindar atención a los productores, además de resarcir las pérdidas y reactivar sus ciclos económicos.

“En el presente año se prevé invertir 80 por ciento del presupuesto, que asciende a 1,100 millones de pesos, en la compra de seguros catastróficos, protegiendo los cultivos y el ganado por la ocurrencia de sequías, heladas, granizadas, nevadas, lluvias torrenciales, inundaciones significativas, ciclones y tornados. A partir de este año se atienden, por primera vez, daños por fenómenos geológicos, como terremotos, erupciones volcánicas, deslaves y maremotos.” El otro 20 por ciento de recursos se irán a Apoyos Directos.

Los municipios que necesiten los recursos federales pueden solicitarlos a través de los gobiernos de los estados, ya sea mediante la contratación de Seguros Catastróficos o de Apoyos Directos.

Asimismo, Francisco Mayorga hace referencia a la opción de contratar empresas proveedoras de insumos agropecuarios. Expone que los programas de la Sagarpa propician un vínculo con esos agentes, teniendo como plataforma los Consejos Municipales de Desarrollo Rural Sustentable, como un espacio de coordinación y diálogo.

Pero no sólo eso. El Distrito de Desarrollo Rural y el Centro de Apoyo al Desarrollo Rural tienen interlocución continua con presidentes municipales, organizaciones de producto- Fuente: Sagarpa. res, empresas proveedoras de insumos y servicios técnicos, entre otros, por lo que la vinculación de los ayuntamientos con estos agentes económicos se puede propiciar de manera fluida.

AUTONOMÍA PARA DECIDIR

Con respecto al ámbito de competencias de los diferentes niveles de gobierno f rente al cambio cl imático, Mayorga Castañeda comenta que el municipio, como orden de gobierno, es constitucionalmente autónomo. No obstante, hay leyes que le asignan atribuciones específi cas, como la Ley de Desarrollo Social, la Ley Forestal y Ley del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación, que cada año le asigna la operación del ramo 33.

“La Ley de Desarrollo Rural Sustentable promueve la participación municipal en la planeación para dicho fi n y esto incluye todo: producción, transformación y servicios. Los municipios pueden y deben realizar prácticas agropecuarias que permitan mitigar los efectos de la variabilidad climática. Para ello, pueden acceder a recursos en concurrencia federal-estatal”.

A decir del secretario Mayorga, existe una relación muy estrecha de Sagarpa con los municipios, a través de los Centros de Apoyo al Desarrollo Rural (Cader), ya que éstos participan activamente en los Consejos Municipales de Desarrollo Rural Sustentable (Comuder), y son justamente la instancia en la que intervienen los diferentes actores de la sociedad, para la planeación, definición de prioridades y distribución de los recursos que los órdenes de gobierno destinan al apoyo de inversiones productivas.

Como ayudan los fondos

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: