Pioneros en biocombustible

SemillasComo la llegada del hombre a la Luna hace más de 40 años, algo tan inaudito e impactante ocurrió el 29 de noviembre de 2010 en el sureño estado de Chiapas, con la puesta en operación de la primera planta productora de biodiesel de todo el país, que convierte a la jatropha curcas (un vegetal) en combustible para automotores.
Ese día, el proyecto dejó de ser una imagen retórica porque iniciaron la marcha varias unidades de transporte público urbano no contaminantes, en uno de los estados donde la pobreza es un flagelo histórico. La apertura de la planta de biodiésel en Puerto Chiapas, ubicada a pocos kilómetros de la fronteracon Guatemala, representa mucho más que el ingreso del estado y del país a la era de las tecnologías limpias.

En Chiapas, como en todo el país y el mundo, la pobreza y el cambio climático forman un coctel devastador que tiene en jaque a las localidades donde más se resienten. Sólo en 2010 los desastres por inundaciones y desgajamiento de cerros afectaron a 63 municipios, mismos que perdieron un elevado número de vidas humanas y vieron una agudización de la pobreza al perderse, también, las cosechas.

SOLUCIÓN MÚLTIPLE

En este escenario destacan varias ventajas de producir biocombustibles con jatropha —también llamada piñón— como lo hacen en Chiapas. Al ser esta planta un árbol arbustivo resistente a sequías y adaptable a diversos climas, su cultivo permite recuperar zonas deforestadas, así como aprovechar mejor las tierras de cultivo de alimentos con bajos rendimientos. Esto es algo característico en esa entidad, donde productores de maíz siembran pequeñas superficies en laderas, de las que obtienen entre 400 y 800 kilos por hectárea, cuando los promedios nacionales son de 2.8 toneladas.

Las ventajas para la población están a la vista. Los reportes del gobierno chiapaneco refieren que “de ser un sector que sólo vivía de la siembra de autoconsumo, ahora tiene una expectativa de por lo menos 35 mil pesos de ganancias por hectárea”.

Los gobiernos Federal, estatal y municipal esperan resolver con la producción de biodiésel dos problemas al mismo tiempo: el cambio climático y la pobreza. Su objetivo es promover el desarrollo limpio, verde y sustentable en un lugar donde se combate la pobreza y se genera riqueza; al mismo tiempo que se abate el calentamiento global.

EL PROYECTO Y SUS NÚMEROS

ProvinciaLa planta productora de biodiésel absorbió una inversión de 42 millones de pesos, que fueron aportados por los gobiernos Federal y estatal. Se utilizó tecnología colombiana provista por el organismo Corpoica, el cual hace una labor de georeferenciación de la tierra, con lo que logra conocer “qué alimento se puede sembrar en cada hectárea y qué producto es el óptimo para esa tierra”.

Equipada con paneles solares para generar su propia energía eléctrica, la planta produce hasta 100 mil litros diarios de biodiésel. Cuenta con tanques de almacenamiento de materia prima y productos terminados, los cuales tienen una capacidad de crecimiento conforme se añada nueva tecnología. Es decir, no son necesarias nuevas instalaciones u obras.

La producción es suficiente para abastecer los sistemas de transporte público «Conejobus», en Tuxtla Gutiérrez, y «Tapachulteco», en Tapachula, que sustituyeron 192 unidades que utilizaban gasolina o diésel y entraron, además, en operación 113 camiones que utilizan biodiésel al 100 por ciento. Este es el primer sistema de transporte público en México y Latinoamérica en utilizar carburante de origen de árbol, no alimenticio

LOS PROVEEDORES

En la actualidad, existen 65 viveros en todo Chiapas que ocupan una superficie de 635 hectáreas, en las que se producen 40 millones de plantas. El estado cuenta con 400 mil hectáreas que están en condiciones apropiadas para sembrar jatropha.

La participación de las instancias Federales para impulsar el proyecto se traduce en el respaldo que entregan la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), con subsidios de hasta 6 mil pesos por hectárea. Entre los primeros resultados obtenidos por dicho programa de reconversión productiva, según datos oficiales, se ha generado una derrama económica superior a 50 millones de pesos para los productores chiapanecos.

La meta a corto plazo es reconvertir 220 mil hectáreas con plantaciones perennes de todas las especies, lo que generará en el campo chiapaneco una derrama de entre 12 mil y 14 mil millones de pesos de producción en la entidad.

21 municipios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: