Alcalde sin miedo

Francisco MoraJiquilpan de Juárez, Mich. El presidente municipal de Jiquilpan de Juárez, Francisco Mora Ciprés, cita a Dios cuando se habla del cargo político más peligroso en estos momentos en Michoacán y en todo el país, el de alcalde: “Nuestro Padre dice que no debemos tener temores.

“Si estás haciendo las cosas bien no debes tener temores, miedos hay en todo el país por lo que está sucediendo, finalmente si esta parte nos gana pues ya desde ahí estamos vencidos, sabemos que algo puede pasar, pero en ese camino estamos todos”, agrega el edil en entrevista con Alcaldes de México.

Desde 2008, Mora Ciprés gobierna el municipio donde nacieron el general y ex presidente de México Lázaro Cárdenas del Río; el también ex presidente Anastacio Bustamante; uno de los mejores trompetistas del mundo, Rafael Méndez; el actor internacional Damián Alcázar, y el pintor Feliciano Béjar. “Jiquilpan es tierra de hombres ilustres”, presume el edil.

Del general Cárdenas el alcalde aprendió que siempre hay que estar cerca de la gente, del pueblo, y escuchar. “Fue el mejor presidente del siglo XX, hombre estadista y de gran visión”, anota.

Francisco Mora Ciprés es un conocido hombre de negocios local. Actualmente tiene una empresa comercializadora de aves de corral en Jiquilpan y Sahuayo, pueblo vecino. Es una empresa familiar. Ha sabido combinar los negocios con la política. Fue dirigente estudiantil y líder magisterial. Actualmente es coordinador de presidentes municipales de su partido, el de la Revolución Democrática (PRD) en Michoacán. También es presidente adjunto de la Asociación Nacional de Autoridades Locales de Izquierda en el país, de los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo (PT) y Convergencia.

El ayuntamiento trabaja con un presupuesto anual de cerca de 60 millones de pesos. “Una pena de presupuesto”, expresa. No obstante, el jiquilpense es hospitalario, atento y tiene pasión por el trabajo. Mora Ciprés afirma que las mujeres en el municipio, por ejemplo, son las que más participan en todos los temas que atañen a la comunidad, y son mayoría en las escuelas de la localidad, por lo que su nivel de preparación es muy alto en comparación con el de mujeres de otras ciudades.

BUENOS TIEMPOS

Tome notaDurante muchos años el municipio fue un importante centro de producción agrícola y derivados lácteos, pero actualmente en esta entidad se producen unos 6 mil litros de leche de excedente que se pierden diariamente. Asegura que Michoacán es injustamente tachado como el estado más violento del país y eso ha mermado profundamente la imagen de todos sus ciudadanos.

“De pronto ponen a Michoacán como si estuviera en la punta (en el índice de violencia), y no deseo señalar a otros estados donde hay un nivel de violencia todavía más agudizado. No decimos que en Michoacán no haya problemas, sí los hay, igual que en la mayor parte del país”, dice.

¿PUEBLO MÁGICO?

Por otra parte, frente a los problemas que aún enfrentan la actividad industrial y el campo, Jiquilpan le apuesta también a la “industria sin chimeneas”: el turismo.

El paisaje de este municipio es dominado por el cerro de San Andrés, que alcanza más de 2 mil metros de altura. Son conocidos, también, los murales que José Clemente Orozco pintó en la biblioteca pública del lugar, y en el ayuntamiento se encuentra el único museo sobre la Revolución Mexicana, en honor al general Lázaro Cárdenas. “También es una ciudad prehispánica, y cuenta con un patrimonio cultural muy importante”, agrega el alcalde.

“Tenemos una montaña a 2,400 metros sobre el nivel del mar, además de monumentos y sitios arqueológicos. Todo eso, y en conjunto con el capital que nos legó el general Cárdenas, le apostamos para que Jiquilpan pueda convertirse en un pueblo mágico”, indica Mora Ciprés.

UN ÁRBOL PARA EL FUTURO

Jiquilpan 2Una de las curiosidades del ayuntamiento es un viejo ahuehuete que se encuentra en su plaza principal. Ese árbol es hijo directo del llamado “árbol de la noche triste”, donde Hernán Cortés lloró cuando perdió una batalla contra los aztecas, por Tacubaya. Ese árbol ya no existe en la ciudad de México, ya que fue quemado, solamente queda su pariente directo y vive en Jiquilpan.

Antaño el municipio era conocido por sus bosques de pinos. “En los años 40 el general Lázaro Cárdenas tuvo la osadía de crear en Jiquilpan un bosque artificial, cuando nadie pensaba que iba a haber problemas por la tala de árboles”, cuenta el alcalde Mora.

A futuro, como los árboles, el ayuntamiento espera crecer y reverdecer. “Nuestra visión es global, nuestra visión es el país, nosotros no estamos trabajando únicamente para Michoacán, nos interesa México”, concluye el alcalde Francisco Mora Ciprés.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: