“El león no es como lo pintan”

Ángel RoblesBadiraguato, Sin.- Por su vegetación, su clima húmedo y sus paisajes naturales, este municipio enclavado en la Sierra Madre Occidental puede considerarse como un lugar privilegiado en el país. Sin embargo, carga con varios estigmas: la pobreza, el abandono institucional y ser la cuna de algunos criminales conocidos.

Este es Badiraguato, el segundo municipio más grande de Sinaloa por su extensión territorial y al mismo tiempo el más pobre. Su índice de desarrollo humano es de 0.7009, muy por debajo del promedio estatal de 0.8075, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Por eso, el alcalde Ángel Robles Bolaños reconoce que “todo el municipio es marginado”.

Existen razones de carácter físico que lo explican, como la ortografía que dificulta el tránsito de personas y de vehículos a través de las Sierras de Agua Blanca, Capirato, Santiago, Potrero, Surutato y la de Baragua. “Hacemos una, dos, tres y cinco horas de camino entre una comunidad y otra, y a veces, hasta días, ese es el problema de nuestro municipio”, asegura el edil.

También existe una marcada dispersión poblacional que tiene muy alejadas entre sí a las cerca de 500 comunidades del ayuntamiento. Pero, además ha faltado atención institucional por generaciones, lamenta Robles Bolaños. “Nos hace falta un relleno sanitario, drenaje, alcantarillado y más escuelas, nos hacen falta muchas cosas, pero estamos en la mejor disposición como gobierno.”

El panorama de la desigualdad social no es para menos. Aunque frías, las estadísticas dejan ver parte de los problemas: 43 por ciento de los cerca de 30 mil habitantes carece de energía eléctrica, 60 por ciento no tiene servicio de agua potable, mientras que 50 por ciento de las viviendas todavía tiene piso de tierra, según la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

NO HAY VIOLENCIA

Acciones en 5 mesesMás allá de sus cualidades naturales, Badiraguato se ha hecho conocido a nivel nacional por ser el lugar de nacimiento de cabecillas del crimen organizado como Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero Robles Bolaños prefiere dejar el anecdotario y cambiar la imagen negativa. “La gente es muy hospitalaria y yo se lo digo porque he vivido aquí 30 años.”

En el país se piensa que el municipio es inseguro y que en él operan bandas del narcotráfico, pero contra la opinión generalizada, el mandatario sostiene que eso no es problema. “Los actos de violencia han sido muy esporádicos en comparación con municipios de otros estados. Yo conozco el triángulo dorado, donde está Durango, Chihuahua y Sinaloa, y en la parte alta yo tengo mis escuelas, colindando con Chihuahua, y entre más sube uno la gente es muy buena, la gente atiende mejor.”

Se le insiste al presidente municipal sobre la percepción y las noticias que han circulado a nivel nacional acerca del municipio, como de otras zonas de Sinaloa, pero Ángel Robles contesta que al menos en su demarcación él mismo puede caminar tranquilo por las calles, incluso de noche. Entonces lanza una oferta, que más parece un reto: “Yo invito a toda la gente del país y del estado a que visiten Badiraguato porque el león no es como lo pintan”.

En materia de seguridad pública expone que su responsabilidad es prevenir los actos delictivos, aunque admite que su equipamiento es limitado porque cuenta con 40 policías y 4 patrullas, para una extensión territorial de 4,835 kilómetros cuadrados.

EN POS DEL PROGRESO

El rostro socialEl alcalde, que tomó posesión del cargo en enero de este año bajo la coalición de los partidos Revolucionario Institucional, Verde Ecologista de México y Nueva Alianza (PRI-PVEM-PANAL), es profesor normalista con 40 años de servicio, 30 de ellos en suelo badiraguatense. Anteriormente fue diputado por la 59 legislatura del Congreso local.

Una de las prioridades de su administración es concluir el eje carretero Badiraguato-Parral. En abril pasado, el gobierno del estado inauguró un tramo de ocho kilómetros e inició los trabajos para continuar un tramo adicional de 10 kilómetros, desde Tameapa hasta Soyatita, con una inversión estimada en 90 millones de pesos. Muchas esperanzas están puestas en esta obra, como lo deja ver el munícipe, al decir que “con esa carretera estaremos en condiciones de progreso”.

Otro proyecto es la construcción de una carretera con destino a Surutato, una población turística en medio del bosque, la cual Robles Bañuelos considera como uno de los puntales para desarrollar la economía del municipio.

Asimismo, menciona que en su gobierno se tratará de atender los rezagos sociales mediante la construcción de un centro de salud, un relleno sanitario, un espacio polideportivo para los jóvenes y un centro de barrio, que incluye áreas deportivas y de esparcimiento.

Pero reconoce que lograrlo no será fácil, debido a que el presupuesto municipal es insuficiente —100 millones de pesos anuales que en su mayoría se destinan a la nómina y gastos administrativos—, de ahí la urgencia de buscar financiamiento adicional. “Yo como profesor estoy soñando mucho, pero esos sueños yo siento que se harán realidad. Es cuestión de tocar puertas en el DF con secretarios de estado y lógicamente con el gobernador del estado”.

FALTA EMPLEO

BadiraguatoEl alcalde badiraguatense se ha desempeñado como maestro de primaria y director de escuela, y también ha sido representante de la Sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Aunque trata de mantener una actitud positiva, no puede ocultar su decepción por el rezago de Badiraguato y el escaso interés que genera hacia el resto del país. “No hay empresas, no hay gente que quiera invertir, la sierra no da perspectivas de progreso.”

Expone que en la cabecera municipal la principal fuente de empleo es el mismo gobierno y el comercio. En la sierra, las opciones se reducen a ganadería y agricultura en pequeño, lo cual explica que 66 por ciento de la población vive con ingresos menores a dos salarios mínimos, según Sedesol. De ahí la urgencia del gobierno local para edifi car tres o cuatro nuevas preparatorias, que se sumarían a las doce existentes, con el propósito de atender la demanda de educación media superior y perfi lar un mejor futuro para la juventud.

No hacer nada será fatal. Cerca de 5 mil habitantes podrían abandonar el municipio hacia el año 2020 por falta de oportunidades de empleo, como lo advirtió Heriberto Félix Guerra, titular de Sedesol, en una gira de trabajo por este municipio hace unos meses.

En aras de cambiar el presente y el futuro de su comunidad, Ángel Robles insiste que el deporte es clave para mantener ocupada a la juventud y alejarla de los vicios. Concede que sí existe este problema en la demarcación, pero ataja que es “en bajo índice”.

Se le pregunta al alcalde si en alguna parte del municipio existen plantíos de enervantes que pudieran explicar el consumo de drogas. El edil no descarta totalmente la posibilidad, pero responde que en lo personal no tiene constancia de la situación. “Los plantíos están en la sierra y yo ando en puros caminos de terracería que van directo a los pueblos y ahí no veo ningún sembradío de nada.”

Robles Bañuelos pinta un paisaje totalmente desconocido del municipio para el resto del país. Explica que además de Surutato existen otros pueblos con vocación turística como San Miguel y Puerto de la Esperanza, que están en los linderos de Chihuahua y Durango. “Ahí hay nieve y hielo, no hay que ir al extranjero. Yo los llevo personalmente para que disfruten las nevadas de la sierra”, concluye.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: