El municipalismo en México “letra muerta”

Publicado Por

David MonreaLos retos financieros y políticos a futuro hacen inaplazable la concreción de una reforma integral en materia municipal, que fortalezca las administraciones locales y les permita una mayor capacidad de acción y autonomía.

David Monreal Ávila, presidente municipal de Fresnillo, Zacatecas, quién llegó al cargo apoyado por el Partido del Trabajo (PT) asegura que la misma Constitución Política reconoce en el municipio la célula básica de la organización del Estado; sin embargo, los ayuntamientos aún requieren de herramientas más sólidas para cumplir su compromiso con la ciudadanía. Por esto, las cosas no pueden seguir así, destaca. Es necesaria una transformación de la actual condición dependiente del municipio en México.

Aclara que, sin una reforma integral, el mandato constitucional de libre administración de la hacienda pública municipal queda sólo en buenas intenciones, sin rastro de verdad. Nadie mejor que los ayuntamientos para conocer sus realidades y canalizar las demandas más sentidas de la población.

HORA DEL MUNICIPIO

El mandatario local considera que la reforma municipal debe comprender por lo menos seis vías fundamentales. La primera es el fortalecimiento de la hacienda pública municipal, que significa el reconocimiento del derecho al cobro de impuestos locales, así como la transferencia directa al municipio de una proporción mayor de los impuestos que recaudan las entidades y la Federación en las circunscripciones municipales —como el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), entre otros.

Collage 4

El objetivo, a decir de Monreal, es pasar de 4 a 10 por ciento la proporción del actual reparto de las contribuciones federales y estatales.

“¿Cómo es que el orden público financiero concentra 80 por ciento de los ingresos en el gobierno central, le otorga 16 a los estados y sólo destina 4 por ciento a los municipios?”, cuestiona. Y añade: “¿Cómo es posible esto en un país en el que la gente acude ante la autoridad más cercana, más conocida y accesible, que es la presidencia municipal, buscando solución a sus problemas? ¿Cómo es posible que con sólo cuatro pesos de cada 100 del presupuesto público se pretenda que los alcaldes resuelvan las demandas de la gente?”.

La segunda vía, expone, es la asignación directa de los recursos de la Federación a los municipios, sin necesidad de radicarlos en las tesorerías de los estados, a las que sólo se debe marcar copia informativa de las partidas a las que por ley tienen derecho los ayuntamientos.

Un tercer aspecto se da en el ámbito de desarrollo social, en el que se debe hacer efectiva la competencia municipal en el servicio público de la educación, en lo que se refiere a la construcción de centros educativos, el manejo de los mismos y en la evaluación de la enseñanza.

Como cuarta línea de cambio, también debe considerarse la participación directa de los ayuntamientos en el manejo, administración y asignación de los programas de combate a la pobreza, actualmente manejados exclusivamente por las entidades y la Federación.

En la quinta vía se buscaría la administración directa de centros de salud pública y comunitaria.

Y en el tema de seguridad pública, el mandatario destaca la importancia de fortalecer los cuerpos policiales. En su opinión, en vez de desaparecer las policías preventivas municipales, vecinales y comunitarias, se debe buscar su fortalecimiento, ya que son la primera instancia de contacto y atención del municipio con los ciudadanos en la materia, enfatiza.

Estamos en la hora del municipio, afirma; y es que, advierte, “el carácter municipalista del país está perdido: se ha convertido en letra muerta, ya que hoy vivimos un agobiante centralismo, y a los municipios de México nos hacen depender económica y políticamente de los gobiernos estatales y del federal”.

Pese a que el municipio es la célula de organización política por mandato constitucional, y por lo tanto la primera ventanilla de que dispone el ciudadano para la resolución de los problemas comunes, es tal su escasez de recursos que se le condena a la simulación o a la reverencia, mientras los gobiernos federal y estatal se sirven con la cuchara grande, denuncia.

HACIA EL FUTURO

Edificio de nocheEl gobierno de Monreal estableció desde su inicio un Plan de Desarrollo Municipal para Fresnillo, que contempla mejorar la efectividad del ayuntamiento en su proceso de administración, además de dar soporte al gobierno y sus dependencias para facilitar la toma de decisiones y mejorar su efectividad. Asimismo, permitirá una mejora continua mediante el análisis, la toma de decisiones correctivas y preventivas, y la retroalimentación a las etapas de planeación.

Los objetivos principales del proyecto son: hacer más eficientes y fortalecer las acciones en materia de seguridad pública, así como fomentar la participación ciudadana; impulsar las medidas de desarrollo social; promover los proyectos de desarrollo económico y agropecuario, además de apoyar planes de salud, seguridad social, educación, cultura y deporte.

Otros aspectos que considera el ayuntamiento son la planeación y el desarrollo urbano; el trabajo en obra pública y vivienda; el fomento de la sostenibilidad ambiental, además de fortalecer las finanzas públicas y establecer una administración moderna y eficaz.

De acuerdo con la información del Plan, Fresnillo tiene un alto potencial económico y de desarrollo, principalmente en aquellas actividades productivas no agropecuarias. Por otro lado, la fuerza del municipio es incluso mayor a la que se esperaría dada su población, ya que con sólo 13 por ciento de la población del estado, aporta casi la quinta parte del valor agregado, con lo que refuerza su expectativa como polo de desarrollo regional.

Respecto a la productividad medida en valor agregado por persona ocupada, en las empresas fresnillenses es 41 por ciento mayor que el promedio estatal, lo cual puede atribuirse tanto a factores intraempresariales —como son tecnología, escala de producción, eficiencia administrativa, etcétera—, como a las ventajas de ubicación ofrecidas por la ciudad.

La vocación minera del municipio, sector que representa la tercera parte del valor agregado censal, es aún mayor que a nivel estatal. Además, se encuentra el sector industrial, que representa 27.5 por ciento del valor agregado de la localidad y aporta casi la quinta parte del valor agregado manufacturero de la entidad.

En cuanto al resto de los sectores, su importancia económica es relativamente similar a nivel estatal y municipal, aunque los servicios profesionales no bancarios, especialmente en el municipio, muestran un peso relativamente escaso, lo que resalta dado el proceso de terciarización que se vive en el país y el mundo.

En general, la estructura productiva de los sectores no agrícolas en el municipio de Fresnillo, a excepción de la minería, es relativamente similar a la que se presenta en el estado, añade el Plan.

Asimismo, 98.6 por ciento de la población económicamente activa (PEA) de Fresnillo se encuentra ocupada, concentrándose principalmente en las actividades del sector terciario.

El municipio tiene 4 por ciento de producto interno bruto (PIB) per cápita por encima del promedio estatal, además que el nivel de escolaridad se ubica por encima de la media estatal.

En el tema migratorio, el municipio no registra un alto nivel de movimiento, aun cuando Zacatecas, en términos generales, ha tenido de las mayores tasas de emigración del país.

Por ello, para lograr sus objetivos, Monreal Ávila destaca la necesidad de fortalecer la figura del municipio desde todos los ámbitos, y de comenzar un proceso de descentralización, sin demagogias.

Estamos en la hora del municipio, que no es otra que la de la nación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: