En 3 años 1,820 mdp para infraestructura

Eduardo RveraPuebla, Pue.- Gobernar al cuarto municipio más poblado del país, con 1 millón 540 mil habitantes según el último censo, no es tarea fácil y menos aún cuando la mancha urbana sigue en expansión. Por eso, Eduardo Rivera Pérez ha hecho un cálculo de 1,820 millones de pesos que se tendrán que invertir en diferentes obras de infraestructura en el transcurso de sus tres años de gobierno.

El alcalde, quien tomó posesión del cargo en febrero pasado, reconoce que Puebla acumula grandes rezagos urbanos; pero confía en que se lograrán avances importantes porque, hoy como nunca, la correlación de fuerzas favorece al Partido Acción Nacional (PAN) —su partido—, lo que allana el camino para generar acuerdos. “Hoy tenemos gobernador del estado, alcaldes del área metropolitana, mayoría en el Congreso —por coalición— y la Presidencia de la República, así que resulta crucial aprovechar el tiempo.”

Pone como ejemplo el convenio al que llegó con el gobernador Rafael Moreno Valle, para ejercer los recursos federales de los Fondos Metropolitanos, los cuales serán complementados con aportaciones del estado y del municipio, de ahí la estimación de los 1,820 millones de pesos para el periodo 2011-2014.

Con estos recursos, será posible —entre otros planes— construir pasos a desnivel en los ingresos carreteros de la ciudad y la pavimentación de vialidades con concreto hidráulico, ya que existen 5 mil calles no acondicionadas o en mal estado, algunas de ellas del mismo Centro Histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad.

En entrevista con Alcaldes de México, Eduardo Rivera —de 39 años de edad— se define como un político “centro-humanista”, que tiene como uno de sus cometidos impulsar la participación social a través de la familia. “Para mí no todo es infraestructura, puentes, calles, pavimento; la obra de una autoridad también consiste en involucrar a la sociedad, pensar en la familia.”

De ahí que su administración ha creado el programa Familia Fortaleza Poblana, propuesta que, junto con las menciones que hizo de Dios en su discurso de toma de protesta, le han valido el calificativo de político “ultraconservador”. Pero el munícipe no se molesta, se dice respetuoso de las opiniones de la oposición, ya que en un país democrático como México hay espacio para todo tipo de ideologías. “Afortunadamente cabemos todos”, dice.

OPORTUNIDAD HISTÓRICA

Camino a la eficienciaEn lo que considera como una gran “oportunidad histórica” para lograr los cambios que Puebla necesita, el alcalde refiere que una de sus prioridades es la seguridad pública del municipio, ya que el robo de automóviles, autopartes y casas habitación ha aumentado considerablemente durante los últimos años. Explica que por la ubicación geográfica de la ciudad, existen bandas delictivas de otras entidades federativas que participan en estos delitos, sobre todo del hurto de autopartes.

Para responder a este desafío, Rivera Pérez menciona tres estrategias: la capacitación policiaca, la utilización de instrumentos tecnológicos como sistemas de videocámaras y de GPS, así como la participación ciudadana. Ésta última, para crear acciones preventivas. “El plan de seguridad en las colonias, en las juntas auxiliares, en la periferia donde tenemos esta incidencia delictiva muy clara, tiene que hacerse en coordinación con los ciudadanos. Les damos la oportunidad de que opinen, que participen y que le den seguimiento”, dice.

Estas acciones de prevención, que buscan recuperar la confianza de la población en las autoridades, tienen como sustento económico una porción de los recursos que obtenga el municipio por el Subsidio para la Seguridad Pública de los Municipios (Subsemun).

Eduardo Rivera Pérez —que constituye el tercer edil panista en Puebla capital— admite que una de sus prioridades es mantener el equilibrio presupuestal, sobre todo cuando su gobierno heredó una deuda de 700 millones de pesos de la administración anterior, sumado a los juicios que enfrenta el municipio con particulares.

Aclara que el pasivo con la banca no compromete de momento las finanzas del ayuntamiento, pero lo más inmediato son los litigios, como el que existe con una empresa constructora que, en caso de resultar en contra de la administración, implicaría el pago de 100 millones de pesos.

“Afortunadamente hemos tenido algunos avances con el apoyo del gobernador del estado, que nos permitiría sacar proyectos de gran envergadura, pero indudablemente tendremos que ver si es necesario renegociar la deuda o mantener con la institución crediticia las tasas que aceptó el gobierno anterior”, comenta.

VIEJOS PROBLEMAS

Músculo económicoCon una carrera política forjada en la presidencia estatal del PAN y como legislador —en las Cámaras de Diputados local y en la federal—, el edil considera que la nueva orientación política del estado, que pasó de ser un bastión tricolor a un nuevo enclave albiazul, representa un claro mensaje social. “Había habido un desgaste del gobernador anterior y del statu quo del sistema político del estado, por lo que era indispensable tener nuevos aires y nuevos liderazgos”, reflexiona.

En esta lógica de pensamiento, considera que hay condiciones para resolver añejos problemas como los conflictos limítrofes entre Puebla capital y San Andrés Cholula —en la zona de Angelópolis que ha tenido un alto crecimiento comercial e inmobiliario—, el cual se gestó a principios de 1990 en la época del entonces gobernador Mariano Piña Olaya.

“Estamos hablando de una zona poblacional muy importante y económicamente interesante, por así decirlo, ahí está instalado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), la Universidad Iberoamericana y una de las plazas comerciales más importantes de la ciudad”, describe.

Por lo pronto, refiere haber tenido conversaciones con el alcalde de San Andrés Cholula, Miguel Ángel Huepa Pérez, para dotar de servicios públicos de manera conjunta a la zona de confl icto, así como enviar al Congreso del estado la posición de ambos municipios para que tome una decisión. “La Suprema Corte de Justicia de la Nación intervino un par de ocasiones y afi rmó que tiene que ser el Congreso del estado el que debe resolver el conflicto territorial.”

INNOVACIÓN ADMINISTRATIVA

PueblaCon el propósito de mejorar el clima de negocios en el municipio, Eduardo Rivera reconoce la necesidad de hacer una tala regulatoria, debido a que Puebla otorga permisos de construcción en un lapso de 60 días, por encima de la media nacional, lo que constituye uno de los rezagos que se deben superar para atraer mayores inversiones. Como se recordará, gran parte de la economía de la zona conurbada de Puebla se concentra en la industria automotriz y los textiles.

Asimismo, admite la necesidad de introducir mecanismos de innovación en la gestión pública, de ahí que el cabildo aprobó en marzo la creación del Instituto Municipal de Planeación (Implan), el cual se encargará de evaluar el desarrollo urbano y económico de la ciudad para aplicar políticas públicas con visión metropolitana que se desarrollarán en los tres años del gobierno.

Eduardo Rivera fue criticado por la forma como organizó su gabinete, que en la oposición tuvo una lectura de “amiguismo” o pago de facturas, pero el munícipe explica que su idea fue la de ser incluyente con la sociedad, de ahí que aceptó las sugerencias de las universidades públicas y privadas del estado para hacer nombramientos como el de contralor municipal, así como de los titulares de Desarrollo Social, y de Transparencia y Acceso a la Información.

Y va más allá al indicar que hará otros nombramientos de ese tipo. “Este modelo lo voy a continuar durante los tres años y vamos a firmar con la contraloría y los notarios, en su momento, la figura de inspectores honoríficos, para que los rotarios puedan ser ojos facilitadores, que le ayuden a la contraloría a vigilar el buen ejercicio de la administración”, concluye el edil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: