Seguir viendo

La séptima economía local del país

Agustín TorresCuauhtémoc, DF. Esta delegación, situada en el centro de la Ciudad de México, recibe al día la visita de 5 millones de personas, y por sus calles circulan diariamente alrededor de 800 mil vehículos, además de que concentra la mayor cantidad de manifestaciones políticas, sociales y culturales de la capital mexicana. Es, según su jefe delegacional, el perredista Agustín Torres Pérez, una demarcación suigéneris.

Cuenta con lugares tan emblemáticos como el Zócalo capitalino, además de oficinas de los tres niveles de gobierno y los Poderes de la Unión, entre las que destacan el Senado de la República, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), la sede del Gobierno del Distrito Federal (GDF), el Palacio Nacional, la Suprema Corte de Justicia y varias secretarías de Estado.

Además de ser diariamente el escenario de manifestaciones políticas que se expresan por sus calles y de afectaciones viales y contaminación que daña a los que allí viven, otro problema fundamental es la inseguridad que perturba a la zona, explica el funcionario en entrevista con Alcaldes de México.

Para solventar esa situación y como parte de la recuperación de espacios públicos, la Delegación Cuauhtémoc se adhirió en julio al Programa Microzonas, que puso en marcha la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF). Ésta tiene detectados en la demarcación alrededor de 200 puntos rojos donde se vende droga, por lo que diariamente son remitidos entre cuatro y seis narcomenudistas al Ministerio Público Federal. Otros delitos que se cometen con frecuencia en la zona son los robos a comercios y transeúntes.

Se han establecido 18 zonas como las más conflictivas, en las que se prevé la instalación de cámaras de vigilancia, la reubicación del ambulantaje, el retiro de franeleros y la liberación de vialidades.

GRANDES CONSTRUCCIONES

Números reelevantesHabitada por casi 519 mil personas, Cuauhtémoc resulta vital para la economía del Distrito Federal en materia de turismo y comercio, con sus 45 mil vendedores informales y cerca de 1,500 empresas de alto impacto, lo que demuestra su relevancia.

“Cuando llegué al gobierno lo encontré con desconfianzas, incertidumbre y quejas. Lo primero que hice fue despedir a todo el personal del área jurídica”, señala Torres Pérez. Esto fue con el fin de mejorar las relaciones con los empresarios, y con el de facilitar la obtención de licencias de construcción, de establecimientos mercantiles e industriales. Además, fueron creadas unidades de atención previa para los establecimientos mercantiles para informar a los empresarios si por su funcionamiento se generaba alguna queja vecinal. “A decir de algunos comerciantes establecidos, eso les ha gustado”, además de que han mejorado las condiciones de los negocios, destaca el funcionario.

“En lo que se refiere a las obras, sólo hay que mirar hacia Reforma, que ha recibido construcciones multimillonarias que coordina el GDF, pero que nosotros apoyamos facilitando trámites, ya que son obras que generan empleos temporales y permanentes.”

Asimismo, agrega, “la delegación mantiene una estrecha cooperación con la Secretaría de Turismo del Distrito Federal para promover la llegada de visitantes nacionales y extranjeros”. Según datos de la delegación, entre los lugares más visitados se encuentran los monumentos a la Independencia y a la Revolución.

Al mismo tiempo, “se están recuperando zonas de importancia general, como la Zona Rosa, para cuya remoción habrá una inversión de casi 14 millones de pesos; y la Plaza de Garibaldi, que había sido tomada por la delincuencia y personas en condición de calle”.

Además de los atractivos turísticos, el funcionario menciona que en materia cultural lo que interesa es “mirar hacia nuestros vecinos, ya que resulta paradójico que teniendo 40 por ciento de la infraestructura cultural del DF, no hagan uso de ella”. Por ello se trabaja intensamente para que los vecinos tengan acceso a espacios culturales, deportivos y espectáculos gratuitos en las diferentes zonas de la delegación. Además, se establecen acuerdos con empresas y se realiza el Programa de Cultura Comunitaria, con lo que se realizan cerca de mil eventos al año que son disfrutados por más de 3 millones de espectadores.

ELEVADO GASTO CORRIENTE

Transporte vitalEl jefe delegacional asegura que para su gobierno la prioridad son los vecinos. Con un presupuesto de alrededor de 1,957 millones de pesos, la demarcación busca cumplir con los compromisos regulares de servicios públicos e implementación de nuevos programas de apoyo comunitario.

“Hemos marcado prioridades desde hace varios años. Entre otras cosas, buscamos condiciones de mayor equidad e igualdad social, para lo que se han invertido cada año alrededor de 120 millones de pesos. Es una cantidad importante que ya está predestinada y que se aplica en programas de carácter asistencial.” Es el caso de los apoyos a adultos mayores, jefas de familia y personas con capacidades diferentes; ayuda para unidades habitacionales en sus áreas comunes y servicios generales, material educativo y programas de salud, “sobre todo en materia de prevención, entre otras cosas. Es un trabajo que ha ayudado a marcar ese sello de política de izquierda”, asegura.

Aunque la delegación aporta alrededor de 4.6 por ciento del PIB del país, lo que la clasifica como la séptima economía entre los municipios del país, aún existen contrastes: “Por un lado, 60 por ciento de la población está en condiciones de mediana y alta marginación; por otro, tenemos algunas zonas ricas”. Por ello, un gran reto es traducir el potencial económico en beneficios sociales: “Hemos obtenido respuesta de empresarios que generan plazas para emplear a gente de la propia delegación. Además, creamos una escuela de artes y oficios, y se han realizado algunos acuerdos con el GDF para promover cooperativas”, agrega.

Respecto al presupuesto asignado a la delegación para 2010, afirma que existe un déficit entre los recursos disponibles y las necesidades de la demarcación, ya que cerca de 76 por ciento de su presupuesto se va en gasto corriente: “Tenemos una carga presupuestal alta en lo que se refiere a los compromisos para el funcionamiento de la delegación, mientras que el gasto destinado a la inversión es muy reducido”. Lo anterior, sumado a los recursos etiquetados por la ALDF, deja poco margen de acción.

CuauhtémocUn ejemplo, dice, son los 350 mil árboles a los que hay que dar tratamiento: “Cada año alcanza para atender 50 mil; entonces, cada año voy a traer un déficit de atención de 300 mil. Lo mismo sucede con banquetas. Siempre serán insuficientes los recursos”.

Torres Pérez también destaca que su administración ha implementado un programa de austeridad , que incluye la reducción de gastos operativos, además de que los directivos pagan sus servicios de teléfono móvil, lo que implica una reducción en costos que pueden ser usados en otros rubros.

Ante estas limitantes, el jefe delegacional reitera su postura a favor de que las demarcaciones capitalinas sean reconocidas como municipios, porque de esa manera se podría contar con un mayor número de programas sociales y habría más libertad en el presupuesto y la recaudación tributaria, lo que beneficiaría a la población más desprotegida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: