Los políticos no somos los enemigos

Eduardo JavierCadereyta Jiménez, NL.- Hechos de violencia como balaceras, barricadas en avenidas y carreteras, además de motines en las cárceles y la fuga de reos han dejado una sensación de incertidumbre sobre la situación de la seguridad pública en el estado, particularmente en la zona metropolitana de Monterrey y sus alrededores.

El presidente municipal, Eduardo Javier de la Garza Leal, acepta que la incidencia delictiva ha ido en ascenso. Toma como punto de partida el contexto nacional y de ahí desprende que “Nuevo León no ha sido la excepción”. En el caso de Cadereyta, refiere que se trata de un territorio “muy extenso” —cuenta con 1,140 kilómetros cuadrados de superficie—, lo que constituye un desafío para las tareas de vigilancia, prevención y persecución del delito.

Tan sólo en febrero pasado hubo un enfrentamiento entre militares y un grupo armado en el municipio, hecho del cual resultaron muertos tres presuntos delincuentes. Sin embargo, el munícipe niega que el estado de cosas se encuentre fuera de control.

Advierte que los delitos federales se atienden con el apoyo del Ejército Mexicano y la Policía Federal, mientras que la Policía local se encarga de los robos de autos, robos a casas habitación y otros del fuero común.

Javier de la Garza estima que el programa encabezado por el gobierno del estado para instaurar una nueva corporación, denominada Fuerza Civil, abonará en la reducción de la incidencia delictiva y la tranquilidad social de los municipios neoloneses, ya que se ha emprendido una selección cuidadosa de los nuevos efectivos entre jóvenes con educación media superior y superior.

Sobre las críticas que se han vertido en contra del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz por su estrategia de seguridad pública, el alcalde trata de desestimarlas al manifestar que el tema “se ha politizado mucho”.

Considera injusto pedir la renuncia del mandatario o bien de los funcionarios del Gobierno Federal y ataja: “Yo creo que los enemigos no somos los políticos”. Insiste en que más allá de polémicas, se necesita el trabajo conjunto de la sociedad para enfrentar la criminalidad. Dicho en sus palabras: “Todos unidos debemos dar la batalla”.

GASTO EN SEGURIDAD

En entrevista con Alcaldes de México, De la Garza Leal —quien se encuentra en el último tramo de su gobierno— comenta que el municipio se ha dedicado a instalar un Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4), que incluye cámaras distribuidas en casi toda la demarcación, además de computadoras y otros equipos modernos en los puestos de vigilancia, con una inversión de más de 15 millones de pesos (mdp).

Refiere que este plan lo ha emprendido el municipio con apoyo del gobierno estatal, ya que Cadereyta todavía no es beneficiario del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal (Subsemun).

También se ha hecho una depuración de policías municipales y evaluaciones, las cuales no han sido aprobadas por todos los efectivos, de ahí que unos han tenido que ser dados de baja, en tanto que otros han renunciado voluntariamente.

En otros temas, De la Garza Leal —quien llegó a la Presidencia Municipal arropado por una alianza entre PRI, PVEM, Partido Demócrata y Cruzada Ciudadana— agrega que su administración se ha esforzado por atender a los segmentos más vulnerables de la población.

“Tenemos más de 100 comunidades rurales, más de 70 colonias, en donde hay mucha necesidad de servicios prioritarios como iluminación, pavimentación, drenaje pluvial y alcantarillado”, refiere el edil. En este sentido, ha comenzado un programa de modernización de alumbrado público que pretende sustituir 10 mil luminarias de sodio por otras de inducción magnética. La obra implicará un costo de 80.5 millones de pesos (mdp) y reducirá 56 por ciento el consumo de electricidad.

Asimismo, otro de los proyectos de infraestructura que ha impulsado el municipio ha sido la construcción del Circuito Vial Bicentenario, en un tramo de 3.8 kilómetros lineales, que agilizará el tránsito del creciente parque vehicular.

DESDE ABAJO

Cadereyta alberga en su territorio a la refinería Ing. Héctor R. Lara Sosa, de Pemex, que si bien ha detonado la economía de la zona también ha generado algunos sustos, como el incendio que se generó hace dos años y que causó alarma entre la población.

Aparte de la dinámica derivada de las instalaciones petroleras, el municipio ha “dado la batalla” —como reitera el alcalde— para impulsar el desarrollo económico y el empleo. La demarcación cuenta con una zona rural, en la que se producen granos y hortalizas, por lo que el ayuntamiento ha gestionado un monto de 36.7 mdp, para la adquisición de maquinaria y otros insumos necesarios en las actividades agropecuarias.

También se ha promovido al municipio como un lugar atractivo para la inversión. Por lo pronto, las empresas de servicios han comenzado a incursionar en la zona, mediante la apertura de la Plaza Comercial Cadereyta, con una inversión de 200 mdp.

Javier de la Garza asegura que su administración ha tratado de mejorar el servicio público, a través del cumplimiento de las normas de transparencia para evitar los actos de corrupción. El informe de gobierno del alcalde refiere que, por su desempeño en esta materia, la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Nuevo León otorgó a Cadereyta una calificación de 100.

En un año eminentemente político, De la Garza Leal —quien dice haber incursionado en la política desde abajo— defiende su militancia priista, la cual adquirió desde muy joven por tradición familiar. “Como todo ser humano, nuestro partido se ha equivocado. Pero yo creo que, hoy más que nunca, retomamos el rumbo para estar cerca de la gente.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: