Seguir viendo

Paradoja norteña: riqueza con poco desarrollo humano

José HernándezNogales, Son.- “Tomé protesta, bajé el brazo y comenzaron los balazos. Tal parece que la delincuencia estaba esperándome”, comenta José Ángel Hernández Barajas, quien funge como la máxima autoridad de este municipio.

Faltaban unos cuantos días para que concluyera el verano de 2009 y la segunda entidad más grande del país —después de Chihuahua— se pintaba de azul con la llegada de 38 ediles del Partido Acción Nacional (PAN), esto es más de la mitad de los 72 ayuntamientos que componen la geografía del estado fronterizo.

En Nogales había que comenzar de prisa porque las clases ya habían iniciado y varios cientos de jóvenes se quedaban sin escuela, situación que los hacía presa fácil para la delincuencia organizada. “Ahorita tráelos y vamos a meterlos a la prepa”, fue la respuesta que Hernández Barajas dio a su director de Educación municipal cuando éste habló sobre los egresados de secundaria que no entraron al sistema de educación media superior.

Además era impostergable atender el problema de las familias que llegan a este municipio huyendo de la violencia y en busca de empleo, vivienda, protección y un sueño de bienestar. Se trata de mujeres que arriban con sus dos, tres y hasta cinco hijos luchando porque tengan una vida diferente.

De esta problemática y de cómo se está atendiendo a los infantes en el Club de Niños y Niñas, es de lo que platica el edil. Pero también se refiere al soporte económico del municipio, que es la inversión extranjera directa en el sector industrial —lo cual ha desarrollado la clase media en la frontera— ; así como del lugar geográficamente estratégico en que se ha convertido Nogales para Estados Unidos (EU) y México, de las dificultades de hacer negocios en la frontera donde la moneda usual es el dólar —pero la ley exige utilizar pesos—, de la falta de vivienda, de la urgencia de cuidar al medio ambiente y de la inseguridad que afecta toda la vida de Nogales.

JÓVENES EN RIESGO

InfraestructuraA poco más de la mitad de su gestión, Hernández Barajas recibe a Alcaldes de México en una ciudad que rebasa los 40 grados centígrados. De entrada, le inquieta la situación de los jóvenes. De esos que han crecido casi en forma “silvestre”, porque sus madres, solas, han tenido que trabajar jornadas dobles para sacarlos adelante. También le preocupan esos que están en su niñez y a quienes quiere resguardar de la delincuencia.

Sobre este particular, colegas alcaldes de la frontera norte le advierten a Hernández Barajas que está a “tiempo” para prevenir la delincuencia entre los niños y los jóvenes. El de Tijuana, Baja California, Carlos Bustamante Anchondo, recomienda sensibilizar y motivar al empresariado para que invierta en la prevención. “Me dicen: nosotros nos vamos a tardar más, pero tú estás a tiempo. Concéntrate en eso, mientras nosotros vamos a seguir echando bala”, recuerda el sonorense sobre las sugerencias que ha recibido.

El tema de la prevención del delito en la frontera, donde existen madres trabajadoras con dos, tres y hasta cinco hijos —en edades de seis y hasta 13 años— es particularmente delicado. Si se quedan solos y se crían en la calle y sin guía “es muy fácil que los pierdas”, advierte el edil.

Para esta problemática, las autoridades municipales replicaron el programa Club de Niños y Niñas, que actualmente se aplica en Tijuana y que es importado de EU. En el caso particular de Nogales, se decidió instalar el Club en un fraccionamiento donde 70 por ciento son madres jefas de familia.

Los industriales de la maquila tienen claro que es menos oneroso invertir 5 mil pesos en un año, que 70 mil para un preso en la cárcel. “Este es un tema de la agenda regional”, menciona el también presidente de la Asociación de Municipios de la Frontera Norte.

PREPA SUI GÉNERIS

Radigrafía de una comunidad manufactureraEl edil comenta que su municipio trabaja en el primer fraccionamiento con sustentabilidad ambiental, lo que implica la instalación de lámparas ahorradoras de electricidad, con celdas solares, y el reciclaje de 50 por ciento de la basura que se produce, entre otros aspectos. “En Nogales llevamos la delantera porque se está cubriendo todo”, presume el alcalde sonorense. Es un plan piloto que iniciará con 2 mil viviendas, pero que al final de la administración tendrá 4 mil.

Hernández Barajas también platica de cómo su gobierno tuvo que resolver, en pocos días, la situación de 380 jóvenes, quienes actualmente estudian en un modelo de bachillerato diferente, totalmente organizado por el municipio. Era urgente darles una respuesta rápida para desarrollar programas educativos, incluso junto con los propios jóvenes, y apoyarlos de manera permanente, en tanto se construyen nuevas instalaciones. Se llegó a considerar la posibilidad de pedir ayuda para edificar un Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) o algo parecido. No obstante, “pensamos: si mandamos a estos niños a la preparatoria oficial, me los van a correr a la semana”, recuerda el alcalde.

Hubo ediles de otros municipios que, al conocer de la preparatoria suigéneris, le recomendaron: “Ni se lo muestres a la Secretaría de Educación Pública (SEP) porque te la van a cerrar”.

El alcalde explica que la política de la SEP establece que si un joven adicto entra a una escuela es como la “manzana podrida” que contamina a las demás, de ahí que no se puede empatar con el modelo oficial, pero sí se puede hacer valer el municipalismo: que “nosotros desarrollemos nuestras capacidades locales”.

La decisión fue “vamos por ellos” y se atendió a 100 por ciento de los que salieron de secundaria y no ingresaron a la preparatoria. Es posible que haya otros que tienen más de dos años de haber egresado, pero están llegando solos. La primera generación saldrá al mismo tiempo que Hernández Barajas. Esta es una forma de prevención que el edil ya tenía en mente, porque había sido secretario de Desarrollo Social del ayuntamiento. De ahí que sus antecedentes como funcionario público y el intercambio de experiencias que mantiene con otros alcaldes fronterizos le han dado elementos. “Eso me ayudó para meterle fuerte a la prevención”, comenta el alcalde.

NO SATANIZAR A LA MAQUILA

NogalesEn Nogales existen 110 plantas industriales extranjeras y se cree que el origen del problema de la delincuencia son las maquiladoras y a veces se les sataniza; pero generan empleo, desarrollo económico y capacitan a la gente. Actualmente, 80 por ciento de los trabajadores de este sector son mexicanos, desde el operador —con salario mínimo— hasta el gerente de la planta con un buen salario.

Asimismo las maquiladoras pagan cuotas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Impuesto Sobre el Producto del Trabajo (ISPT). “La maquiladora de origen extranjero fue la que desarrolló a la clase media en las fronteras, con capacitación, cuando el operador pasó a ser supervisor y el supervisor a ingeniero”, refiere Hernández Barajas.

El alcalde abunda que por Nogales cruza 90 por ciento de lo que exporta México en productos frescos a EU y que, sobre todo, vienen de Michoacán, Oaxaca y Sinaloa. “Somos un punto logístico clave o podemos ser la siguiente conexión que soporte lo que San Diego, EU, ya no puede recibir de Asia.”

Del lado americano se invierten alrededor de 280 millones de dólares para ampliar la garita fronteriza, pero del lado mexicano todavía no hay nada al respecto. Es algo que le corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). “Vamos lentos”, así que el reto es que se considere a Nogales como zona de desarrollo, porque hasta ahora se ha visto a la zona limítrofe como territorio de paso, acusa el edil.

ESCASEZ DE VIVIENDA

También señala que hay 13 mil familias con derecho a crédito hipotecario del Infonvit, pero el problema es que no hay oferta, pues la institución federal sólo “suelta” 2 mil viviendas.

Hernández Barajas explica que la situación se desequilibró por la inseguridad, ya que Ciudad Juárez tiene mucha vivienda desocupada por la misma causa.

El alcalde hace una petición al Legislativo federal: que “le quite un poquito” de presupuesto a otras áreas, para que lo destine al desarrollo humano en las fronteras, no obstante que el desarrollo económico, curiosamente, “ya lo tenemos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: