Un pueblo pintoresco, a la vuelta del periférico

Enrique PrudencioIsidro Fabela, Edomex.– La principal riqueza de Isidro Fabela es su gente, su flora y su fauna, dice el presidente municipal, Enrique Prudencio Aranda. “Aquí la gente no está muy viciada; afortunadamente no nos han llegado todos los problemas de las ciudades, de inseguridad, de vicios. Todavía somos un municipio sano”, asegura en entrevista con Alcaldes de México.

Este pueblo, de casi 92 kilómetros y 10 mil 300 habitantes, está enclavado en una de las zonas boscosas más bellas del Estado de México, donde abundan las cañadas, los ríos y los manantiales. En los alrededores del municipio se pueden ver diversas especies animales, como coyotes, halcones, búhos, zorrillos, víboras de cascabel, tejones, ardillas y, hace algunos años, todavía se podían encontrar venados y gatos monteses.

“Somos uno de los municipios que todavía conservan gran parte de la naturaleza”, presume el gobernante local, quien llegó al cargo bajo la bandera de Convergencia. Por sus paisajes naturales, el municipio sueña con ser denominado, algún día, Pueblo Mágico o pueblo con encanto. “Lo hemos estado buscando y no perdemos la esperanza de tenerlo”, refiere el alcalde.

El gobernante local reconoce que fueron los habitantes de este pequeño municipio los que frenaron la tala de árboles y los incendios. “La misma gente ha procurado que se conserven los bosques, ha estado al cuidado de la reforestación”, dice orgulloso el alcalde.

“La cultura de la conservación y tener otras fuentes de empleo han hecho que los pobladores se dediquen a esa actividad y ahora, gracias a Dios, creo que los bosques se están reproduciendo muy bien”, agrega el alcalde.

En Isidro Fabela, durante la época de estiaje que empieza en febrero y se extiende hasta junio, se forman brigadas contra incendios. “Cuando se origina el fuego, de inmediato lo sofocamos con el apoyo de los ciudadanos”, refiere Prudencio Aranda.

TURISMO, VIABLE

Para visitarA diferencia de otros municipios vecinos de la Ciudad de México, en este pueblo no hay industria ni comercio. Tradicionalmente la actividad económica más importante ha sido la agricultura; pero desde hace 15 años la siembra de maíz se ha reducido y, en general, el cultivo de la tierra ha disminuido. Por eso, la fuerza laboral de la localidad emigra a las ciudades en busca de empleo.

La cabecera municipal es Tlazala de Fabela y está ubicada en lo que fue el casco del antiguo pueblo de Santiago Tlazala. Todavía se encuentra en pie la iglesia de Santiago Apóstol que data del siglo XVIII y es considerada, además del corazón del lugar, un tesoro arquitectónico. A pesar de la gran cantidad y diversidad de sus recursos naturales, en Isidro Fabela no existe un programa ecoturístico municipal. Los lugareños están aprendiendo, apenas, a explotar sus riquezas con propósitos turísticos.

Hoy día, la localidad cuenta con un par de hoteles y, en los últimos cuatro o cinco años, se han construido solamente cuatro balnearios. “Sube mucha gente. Incluso, la presa Iturbide es una belleza, atrae a la gente. Se están detonando proyectos turísticos. Todo eso genera fuentes de empleos tradicionales, como la cabalgata de caballos, la renta de motos, la venta de antojitos”, dice el alcalde. Anualmente, el municipio recibe cerca de 15 mil visitantes en temporadas altas.

El pueblo de Isidro Fabela es famoso por sus hongos. La fiesta anual de las setas es en julio y acuden cientos de visitantes para probar la exquisitez local. Estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México realizan una investigación para determinar la cantidad de especies de hongos que crecen en este municipio.

Prudencio Aranda es el primer militante de Convergencia que se convierte en presidente municipal de Isidro Fabela —población que lleva el nombre del ex gobernador mexiquense y fundador del grupo político priista conocido como Grupo Atlacomulco. Considera que el hecho de haber ganado en esta localidad, siendo de oposición, “nos indica que la gente analiza más el voto, ya piensa, es más visionaria respecto a quiénes quieren que sean sus gobernantes. No es como en años anteriores, que se dejaban guiar por ciertos líderes no muy buenos para la población”.

Incluso, dice que ser un alcalde de oposición le ha traído ciertas ventajas. “Ser convergente es un orgullo y no por menospreciar a los alcaldes de otros partidos. Es un orgullo porque tiende uno a conseguir más apoyos siendo de la oposición; yo me llevo muy bien con el señor gobernador, y con mis vecinos, trabajo en armonía con ellos”, dice. }

El presidente municipal de Isidro Fabela no cree en la política populista sustentada en la prebenda. “Fui uno de los candidatos más humildes. Gracias a Dios, llegué sin regalar una despensa”. Asimismo, rechaza la idea de utilizar los programas sociales para ganar en las urnas, como si se dijera a la gente: “Te doy, te mantengo”. Refiere que “lo más importante son las obras de infraestructura, en beneficio no de unos cuantos, sino de todos”.

ANHELO POR UNA UNIVERSIDAD

Carnet de identidadEl municipio cuenta con los tres niveles básicos de escolaridad: primaria, secundaria y preparatoria. “Estamos persiguiendo un proyecto muy ambicioso, construir una universidad en el municipio; desafortunadamente no nos dan el estudio de factibilidad. Logramos comprar un predio de 12 hectáreas con ese fin, desgraciadamente no lo hemos logrado, pero no lo descartamos todavía”, lamenta el alcalde.

La educación es una de las prioridades del municipio. Actualmente, el gobierno local otorga apoyos de útiles escolares a 50 por ciento de los niños de educación primaria. “Eso no se había dado en toda la historia del municipio y apoyamos también al nivel universitario. Me complace anunciar que tenemos casi 20 becas en la universidad Albert Einstein, una escuela privada, que se financian de esta forma: una parte la universidad, otra parte el ayuntamiento y otra el alumno”, informa Prudencio Aranda.

Sobre su relación con el gobernador saliente del Estado de México, Enrique Peña Nieto, el munícipe de izquierda asegura que es cordial. En menos de un año, la administración estatal impulsó tres proyectos en el municipio: la construcción de una clínica con capacidad para atender a más de 100 pacientes diariamente, así como la pavimentación de carreteras y caminos —con una inversión de 2.3 millones de pesos (mdp)—, además de las obras de drenaje y agua potable.

“Muchas veces las políticas internas son más fuertes y bruscas que las exteriores. Se comentaba que, por haber llegado de Convergencia, posiblemente esos proyectos no se iban a ejecutar y sí se cumplieron”, recuerda.

El municipio de Isidro Fabela trabaja con un presupuesto anual de 45 mdp, 14 de los cuales se aplican a obra pública.

Actualmente está en construcción un nuevo edificio de cuatro plantas para la presidencia municipal, sobre una superficie de 800 metros cuadrados, con una inversión de 18 mdp, y se espera que la obra esté lista en septiembre de este año. Serán instalaciones modernas y acordes al entorno natural del pueblo, dice el presidente municipal.

UN POLÍTICO SIN VALORES NO SIRVE

Isidro FabelaEnrique Prudencio Aranda es instructor de karate, cinta negra, y tiene solamente estudios de primaria, lo cual está seguro que no ha sido un impedimento para avanzar hasta donde ha llegado. “Los conocimientos no sólo se adquieren en las escuelas, obviamente es indispensable, pero más que nada yo siempre he dicho: podrás ser el mejor médico, el mejor licenciado, pero si no tienes principios no vales, no sirves”.

El alcalde de Isidro Fabela termina su administración en diciembre de 2012, pero de momento no tiene previsto cómo va a continuar su carrera política. Por lo pronto, refiere que “ya Dios dirá”. Asegura que “el poder marea y entorpece. El poder da un giro a la vida, un giro muy feo”. Pero considera que servir es un privilegio: “No es lo mismo ser pobre, que ser un ciudadano común y corriente, a tener una responsabilidad como la que tengo hoy en día”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: