Tepezalá, una historia de plata

tepezala

En Aguascalientes, el municipio de Tepezalá es conocido por su arquitectura, gastronomía y parques naturales. Es un poblado tranquilo con casas tradicionales hechas de piedra de la región.

En el pasado, se distinguió por ser una zona minera que formó parte de la Ruta de Plata durante el Virreinato de la Nueva España; de ahí se extrajo plata, cobre y piedras preciosas.

En este ayuntamiento se encuentra la ex hacienda Las Pilas, de la cual hoy día sobreviven sus vestigios, testigo fiel del apogeo que tuvo la minería, en especial la explotación de la plata.

Por la Ruta de Plata, que comenzaba en la ciudad de México y terminaba en Zacatecas, pasaban animales de carga con el metal, que terminaba en las manos del Rey de España.

Las caravanas, en un principio mensuales, solían estar acompañadas por soldados debido a las amenazas que por mucho tiempo tuvieron las tribus nómadas del norte de México.

El camino iniciaba en el actual barrio de San Ángel, Distrito Federal. La ruta seguía hacia el norte hasta Querétaro.

De ahí, continuaba por dos ramales que evitaban pasar por territorio otomí. El ramal sur pasaba por Guanajuato,

Aguascalientes y de ahí a Zacatecas. El ramal norte, más árido y peligroso, pasaba por la región del Gran Tunal, San Luis Potosí y Zacatecas. La actuales carreteras federales 43, 44, 45 y 49 tienen su origen en esta ruta.

En la actualidad, el municipio tiene como principales actividades económicas a la agricultura, la ganadería y la minería, que sigue siendo uno de sus pilares.

Entre sus atractivos se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Refugio, una construcción neoclásica hecha en cantera rosa. En el centro de Tepezalá se encuentra la Casa Ejidal, cuya cocina retrata en sus muros un cuento infantil de la región. El Museo de Arte Religioso, el Señor de Tepezalá o Cristo Negro, elaborado con sangre de animal y caña, y la Plaza de Toros María Isabel son otros puntos turísticos de gran interés para los visitantes.

Asimismo, el ayuntamiento es sede del rancho ecológico El Camiral, donde especies exóticas como el ciervo rojo, el faisán o el avestruz conforman la principal atracción visual de la zona. También, la Presa Mesillas es ideal para montar campamentos.

Para deleite del paladar, este pueblo ofrece exquisitos platillos como las pocholas, elaboradas a base de carne molida de pollo y acompañadas con frijoles de la zona. En cuanto a postres se refiere, el membrillate es un dulce típico concentrado hecho con membrillo. Otros productos como los ates y las mermeladas de guayaba también son típicos de la región.

Tepezalá en náhuatl significa “lugar entre cerros”, y debe su nombre al paso que las montañas de San Juan y Altamira abren rumbo al Gran Tunal, tierras por las que caminaron los guachichiles, una etnia nómada mexicana de origen chichimeca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: