Arrendamiento para cuidar finanzas

La compra de activos quedó atrás. Existe un modelo de negocio para que los municipios cuenten con infraestructura, equipos de seguridad y vehículos a precios accesibles, con la garantía de eficiencia y mantenimiento

FOTOS: Rosalía Morales

Lumo Financiera del Centro, formada en 2009, es una empresa especializada en atender las necesidades del sector gobierno, prestando una serie de soluciones enfocadas en el financiamiento y arrendamiento de los servicios públicos. Las estrategias de la empresa se caracterizan por ser integrales y en beneficio de la sociedad.

La experiencia y dinamismo de grupo Lumo están respaldados por sus conocimientos en la materia y por su equipo de asesores financieros y legales.

Con casi 10 años de proyectos exitosos realizados, se han gestionado más de 17 millones de pesos (mdp) en financiamiento para estados y municipios, que se suman a los más de 8 mil mdp en trabajos de arrendamiento con los tres órdenes de gobierno.

¿CÓMO FUNCIONA?

Una vez que se ha establecido el primer acercamiento entre el municipio y el grupo financiero para presentar las necesidades que la localidad requiere atender, es cuestión de días para que de parte de Lumo se despliegue un portafolio de opciones de proyectos integrales, todos con la finalidad de satisfacer en un corto o mediano plazo las demandas de los ciudadanos.

El financiamiento es un mecanismo que permite a los gobiernos locales adquirir capital monetario o liquidez de efectivo para el gasto corriente o para eventualidades que se presenten. Los créditos en préstamos de recursos pueden ser cubiertos a corto plazo, desde uno hasta seis meses.

El arrendamiento se divide en dos categorías. La primera, el arrendamiento puro, se refiere al mecanismo mediante el cual los presidentes municipales pueden acceder, por medio de una renta mensual, a la satisfacción de los servicios públicos, por ejemplo, la adquisición de patrullas, sin la necesidad de una inversión mayor o de un endeudamiento. Las soluciones que ofrece Lumo son aptas y acordes a cualquier municipio en las diferentes zonas del país, así como para los recursos con los que cuenten. La diferencia radica en el tratamiento contable y fiscal. El puro no es constitutivo de deuda, los gobiernos que elijan esta opción deben contar únicamente con la suficiencia presupuestaria para cubrir las mensualidades, las cuales van al capítulo de gasto corriente, con lo que los alcaldes no están obligados a solicitar autorización del cabildo: no amerita la contratación de una deuda.

En lo que corresponde al arrendamiento financiero, el solicitante, es decir el alcalde a nombre del municipio, se compromete a la adquisición de los activos solicitados, lo que en estas situaciones sí corresponde a la solicitud de una deuda que tiene que ser puesta a consideración de los cabildos.

Los activos que pueden ser solicitados a través de un arrendamiento en cualquiera de los dos tipos, son todos aquellos que el municipio requiere:

Arrendamiento:
• Infraestructura: seguridad pública, comunicaciones y transportes, conservación y mantenimiento de vialidades, espacios públicos entre otros.
• Servicios generales: mobiliario, equipo de cómputo, impresión y telecomunicación.
• Proyectos “llave en mano”: edificios administrativos, penales y vialidades.

Arrendamiento puro:
• Plazo de contratación de equipo nuevo de 12 hasta 6 meses dentro del periodo de gobierno.
• No computa como deuda pública y no requiere autorización del congreso local.
• Al finalizar el contrato se ofrece la opción de compra a valor residual o al renovar el contrato se sustituyen los bienes por activos de nueva generación.

TRAJE A LA MEDIDA

Con la finalidad de dar un mejor servicio a los municipios con proyectos financieros de calidad y adecuados, Lumo realiza un análisis de las necesidades de la localidad y las posibilidades económicas que puedan solventar de tal manera que el gobierno local adquiera lo que necesita para funcionar en óptimas condiciones sin la necesidad de endeudarse. La empresa brinda soluciones integrales, detecta qué es lo que sus clientes requieren más allá del activo y que con una inversión razonable se satisfagan sus necesidades.

También se les conoce como servicios Full Service, mediante los cuales, si así lo solicita el gobierno municipal, se puede administrar toda una flota de vehículos de cualquier tipo o para cualquier servicio. Bajo el mismo modelo, se llevan a cabo proyectos de alumbrado, gimnasios al aire libre, juegos en parques urbanos, y servicios de limpia en avenidas y vialidades, así como el mantenimiento de las mismas. Es decir, Lumo adquiere, administra, opera y da mantenimiento tanto a maquinaria y vehículos, como a servicios que van desde luminarias hasta suministro de papelería. Estas soluciones le permiten a los municipios concentrarse en otros temas prioritarios, en tanto que la empresa ejecuta estas acciones operativas.

Lumo Financiera del Centro se encarga de diversificar las fuentes de financiamiento, con las cuales satisface las necesidades de los gobiernos en cuanto a los servicios que dan a la ciudadanía. Es facilitador y asesor de sus clientes, dotando siempre de lo justo y necesario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: