Banda ancha, para zonas apartadas

Bastan una computadora, un teléfono inteligente o una tablet con conexión a Internet para que los habitantes del municipio de Boca del Río, Veracruz, disfruten de manera gratuita del servicio de banda ancha en las principales plazas públicas. El proyecto de conectividad, que comenzó a inicios de este año, tiene como propósito que la gente se familiarice con esta tecnología, para que en el futuro pueda realizar varias funciones en línea, como reportar el alumbrado público y pagar el impuesto predial.

Mauricio García Hernández, subdirector de Innovación y Modernización Gubernamental del municipio, comenta que el proceso para llevar esta tecnología a la demarcación fue sencillo, pues junto con el operador —la empresa Telmex— se delimitaron los espacios, se analizaron las capacidades técnicas y de instalación y a partir de ahí se procedió al montaje.

Francisco CastelíonNuestro país todavía no ha cumplido con varios puntos del Plan Nacional de Desarrollo —entre ellos tener 70 millones de mexicanos enlazados a Internet, la mitad por banda ancha— pues se dejó a las empresas satisfacer la cobertura de la demanda, reconoce Francisco Castellón Fonseca, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República.

Programas como e-México, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), están ideados para conectar a regiones o municipios aislados que aún no cuentan con estos servicios, sin embargo el ritmo de crecimiento aún es lento, refiere el senador del PRD.

El estudio Hábitos de los usuarios de Internet en México 2011, elaborado por la Asociación Mexicana de Internet, estima que la penetración de ese servicio es mayor en ciudades con más de 100 mil habitantes. Asimismo, 29 de cada 100 viviendas poseen una computadora y, de esa porción, 21 tienen conexión a la red.

Ernesto PiedrasAunque los números son aparentemente elevados, muchas de las conexiones recaen en pocas personas, es decir, hay quien tiene banda ancha en casa, cuenta con conexión en su oficina o escuela y tiene teléfonos con conexión móvil; mientras que los municipios pequeños y apartados carecen de conectividad, reconoce Ernesto Piedras, director general de la consultora The Competitive Intelligence Unit (The-CIU).

¿MÓVIL O FIJO?

El trabajo de los alcaldes es muy importante para la expansión de este servicio. Un primer avance puede ser la oferta de conexión inalámbrica gratuita en plazas públicas, pero eso no es todo. “Proporcionar un parque con conectividad es una acción paliativa, mas no un objetivo final; tendrá un gran impacto social, pero ahí no acaba la tarea, sino hasta que todos los hogares, individuos, oficinas y escuelas tengan ese servicio”, reconoce Ernesto Piedras.

Cada municipio debe diseñar una estrategia de conexión de banda ancha según sus necesidades, por lo que no puede hablarse de un plan único para todo el país. Un primer paso es promover el ingreso de las compañías de telecomunicaciones en territorio local y facilitar la entrada de la competencia, mediante la edificación de parques industriales o clusters tecnológicos.

Los ayuntamientos no tienen tantos instrumentos fiscales para promover la conectividad, reconoce Ernesto Piedras, pero si adecuan su espacio geográfico para el ingreso de torres y antenas que proporcionen el servicio de banda ancha móvil, están promoviendo la competencia entre compañías.

En los últimos años, empresas como Axtel o Telmex han desarrollado estrategias de expansión mediante el uso de banda ancha móvil para superar las limitantes geográficas y de infraestructura que tienen los municipios mexicanos y para lo cual requieren de colinas o azoteas con el propósito de instalar antenas y así proporcionar el servicio. Por ello, cada región debe garantizar, además de electricidad, condiciones de seguridad para los equipos, entre otros aspectos, lo que servirá de incentivo a las compañías de telecomunicaciones que tengan interés de invertir y prestar el servicio.

Los municipios deben delinear su propia agenda digital, así como el tipo de conexión de banda ancha que adoptarán y las acciones gubernamentales a emprender para garantizar que la sociedad tenga espacios públicos de conectividad. Adicionalmente, la agenda debe considerar a futuro la prestación de servicios digitales de salud, seguridad, educación o vigilancia, ejemplifica Ernesto Piedras.

GRAN VARIEDAD DE USOS

Carlos LópezCarlos López Cervantes, socio de la industria de telecomunicaciones y entretenimiento en PricewaterhouseCoopers (PwC), reconoce que para hacer llegar el servicio de banda ancha a las comunidades rurales es necesario construir redes de Internet financiadas, mediante la colaboración público-privada, pues los operadores de telecomunicaciones no llegan a varios de esos sitios dado que no ven un retorno de la costosa inversión que implicaría montar una red, sea móvil o fija.

Asimismo, se deben proporcionar las herramientas con las cuales los usuarios en medios rurales puedan conectarse a Internet, como computadoras y, sobre todo, se debe tener en mente el uso que se le dará. En la actualidad se hacen pruebas en temas como educación o salud a distancia, así como para conectar las redes municipales con las estatales.

Programas de conectividadCon respecto al ciudadano, cuando éste adopta Internet en su vida, lo hace para satisfacer la demanda de entretenimiento, pero el siguiente paso es usar la conexión para ingresar a la banca en línea, para pagar el impuesto predial, el recibo de luz, ayudar a los niños con la tarea o comunicarse con un familiar que vive lejos, refiere Ernesto Piedras.

“Ese empoderamiento es el gran objetivo: infraestructura, políticas públicas y competencia para que el ciudadano, el usuario de las redes sociales o el bloguero decida qué usar, cuándo y dónde, eso ya es una responsabilidad individual”, comenta el experto.

En este proceso las escuelas, como los hospitales y centros de salud en general, serán los más beneficiados pues su personal podrá consultar información que antes le resultaba inalcanzable y, en el mejor de los casos, interactuar con gente de otros municipios e incluso de otros países para compartir experiencias o aprender cómo solucionar algún problema en específico.

Boca del Río, Veracruz, es un ejemplo de esta adopción tecnológica pues tiene el propósito de desarrollar un proyecto de Internet público y, para ello, con las empresas de telecomunicaciones, se busca la manera de extender la red. Mientras tanto, hay plazas públicas donde funciona el servicio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: