Seguir viendo

Cementerios llenos

Cada año mueren en el país más de 600 mil personas. Ciudades como Monterrey, Nuevo Laredo y el DF exploran alternativas para disponer de los restos humanos, pues los cementerios están saturados

Panteon

Dejar de existir no significa dejar de ocupar un espacio. Esto lo saben bien los pobladores de Iztapalapa, en el Distrito Federal, principalmente los que habitan en las inmediaciones del panteón civil de San Nicolás Tolentino, quienes han visto cómo en los últimos años las tumbas, al igual que los desarrollos inmobiliarios, saturan las faldas del Cerro de la Estrella.

La estampa es muy elocuente. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), México registra un promedio de 600 mil defunciones anuales por diversas causas. Esta cifra pone presión a las autoridades locales sobre los sitios en los cuales se dispone de los restos de las personas que fallecen, por lo que una prioridad de las administraciones consiste en regularizar la situación de las fosas o, en su defecto, encontrar alternativas para disponer de los cadáveres.

Una de estas opciones es el empleo de osarios. Una vez que la carne ha completado el proceso de descomposición natural, los restos óseos son exhumados y depositados en una urna, la que ocupa menos espacio y se puede almacenar en gavetas. La cremación es otra alternativa que facilita el manejo de los restos, ya que se pueden esparcir o conservar en urnas apropiadas y no se requiere de una fosa que los contenga durante periodos prolongados, además de que para los deudos es una alternativa más económica.

De acuerdo con información de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en las empresas funerarias privadas, un paquete que incluye velación y sepultura puede costar entre 4 mil y 450 mil pesos. En tanto, el servicio promedio de cremación para un adulto oscila desde los 4 mil hasta 12 mil pesos, sumando velatorio, caja y trámites.

APROVECHAR EL ESPACIO

En la capital de país existen 103 panteones civiles de los cuales 10 son generales, 14 delegacionales, 77 administrados por los pueblos y barrios originarios y dos históricos. Del total de camposantos en la ciudad, 32 de ellos ya fueron declarados con saturación.

Según datos de la Consejería Jurídica del Distrito Federal, para agosto de 2012, el DF contaba con 54 mil 747 fosas disponibles a temporalidad de siete años, de las cuales 52 mil 840 corresponden a los panteones civiles y 1,907 a panteones concesionados; sin embargo, estos espacios son insuficientes si consideramos que en la ciudad se registra un promedio de 62 mil fallecimientos anuales.

Sepultura o cfemacionEn otras ciudades donde también existen problemas de saturación, las autoridades ya han puesto en marcha medidas para aliviar el problema. En Nuevo Laredo, Tamaulipas, por ejemplo, la Administración de Panteones municipal cuenta con el programa de reutilización de tumbas con más de 12 años de abandono en el Panteón Municipal Antiguo; el número estimado es de 1,800 fosas de este tipo, de un total de 18 mil espacios existentes.

“Tenemos 18 mil tumbas en el panteón antiguo, de las cuales 10 por ciento se encuentran en abandono total, la administración tiene la facultad de reutilizar esas tumbas, lo cual está contemplado en la ley y cuenta con el debido reglamento, pero también se debe respetar el proceso, lo ideal es que quienes cuentan con documentación se acerquen a las oficinas para regularizar los terrenos”, comenta el administrador de panteones municipales, Alberto Viera.

El título de propiedad es el documento que establece el derecho a utilizar la fosa cuando es necesario y requiere de un pago anual para mantener actualizado el padrón de propietarios, con dichos ingresos se paga el mantenimiento del panteón.

“Hacemos esta campaña para que la gente tome conciencia y que, con tiempo, se acerque a arreglar los títulos de propiedad, de tal manera que el día que sea necesario utilizar ese espacio no ande a las carreras. No se les van a quitar los terrenos, se trata de que paguen los derechos de uso”, aclara el funcionario.

Otro municipio que también debe hacerle frente a la sobrepoblación en sus cementerios es Monterrey, Nuevo León, ya que apenas cuenta con 3 por ciento de disponibilidad de espacios para sepultura, lo que obliga a los administradores a realizar exhumaciones constantes.

De acuerdo con datos difundidos por la Secretaría de Servicios Públicos de dicha localidad, en los cuatro cementerios del municipio existen 58 mil 500 espacios ocupados y únicamente 1,800 disponibles, de los cuales 800 se encuentran en el panteón de Valle verde; 500 en el de San Jorge; 300 en Topo Chico y 200 en Estanzuela.

“En el tiempo que lleva esta administración se han exhumado cerca de 2,600 cadá- veres, cuyos familiares prefieren la incineración de los restos. En caso de que no se pueda localizar a los familiares o de que ya no haya familiares que sobrevivan, pasan al osario común”, apunta José René Reichardt Gross, secretario de Servicios Públicos del municipio.

LOS PUEBLOS PONEN EL EJEMPLO

La otra cara de la moneda son los cementerios administrados por los habitantes de los pueblos y los barrios originarios. Jesús Sebastián Guzmán, vocero de la Unión Autónoma de Pueblos y Barrios Originarios del Distrito Federal, explica que, por lo general, en los panteones de este tipo no existen problemas de espacio. “Esto ocurre porque hay organización, la mayoría de las propiedades corresponden a familias que se encargan del mantenimiento y no hay abandono de tumbas”, apunta.

“Hemos demostrado que no se necesitan recursos de las delegaciones, los panteones generan sus propios recursos, lo único que pedimos son los servicios de agua y recolección de basura, por lo demás el panteón comunal es capaz de costear sus propios gastos”, detalla.

Sebastián Guzmán hace ver que los espacios destinados a la sepultura pertenecen a familias que, al contar con la certeza de la propiedad del terreno, construyen criptas en donde se pueden depositar cuatro y hasta seis cuerpos por espacio, “por esta razón en los panteones de los pueblos originarios no tenemos problemas de espacio para sepultar a los vecinos de la zona que necesitan de este servicio”, finaliza.

4 Comments

  1. Fabiola 9 marzo, 2015
    • Alcaldes de México 9 marzo, 2015
  2. Miguel Angel Aguilar 7 octubre, 2015
    • Alcaldes de México 7 octubre, 2015

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: