Seguir viendo

Claves para generar más ingresos propios

Mejorar la recaudación y los niveles de ahorro, así como invertir asertivamente y ejercer un endeudamiento responsable forman parte de una estrategia financiera eficiente.

Por Alejandro Durán

FOTO: GOBIERNO DEL MUNICIPIO DE QUERÉTARO

A pesar de que en 2019 los estados y municipios recibirán un incremento promedio anual de 8.4 por ciento en sus transferencias federales, lo cierto es que no deben confiarse y bajar la guardia en materia de recaudación local, pues a corto plazo no se aprecian medidas para fortalecer las finanzas federales y el escenario económico para este año no es muy prometedor.

De esta manera, especialistas consultados por Alcaldes de México coinciden en que resulta muy arriesgado que los gobiernos locales continúen generando sólo alrededor de 10 por ciento del total de los recursos que perciben, acomodándose a las transferencias que les inyecta la Federación.

“La falta de recursos los obligará a cobrar más impuestos porque hay un plan de austeridad nacional, lo que afectará a todos los estados, y si les falta dinero para algún proyecto social y lo quieren seguir realizando van a tener que cobrar impuestos; entonces estarán en una disyuntiva entre aumentar impuestos o recortar gastos”, advierte Kristobal Meléndez, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

La distribución del pastel

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2019, los gobiernos locales resultarán favorecidos: recibirán cerca de 2 billones de pesos por concepto de aportaciones y participaciones, que en conjunto representan 90 por ciento del gasto federalizado.

Al respecto, la agencia calificadora Fitch considera positivo el aumento en participaciones a estados y municipios, toda vez que abona a favorecer la estabilidad financiera de los gobiernos locales y sobre de todo de aquellas entidades federativas con alto nivel de endeudamiento, como Quintana Roo.

De acuerdo con el PEF, el Estado de México, la Ciudad de México y Veracruz son algunas de las entidades que reportarían mayores incrementos en sus transferencias federales.

Sin embargo, la expectativa de que la economía mexicana crezca apenas 1.8 por ciento en este 2019 (el desempeño más débil de los últimos siete años), de acuerdo con el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), podría derivar en una baja recaudación tributaria (tanto por el impuesto al valor agregado como por el impuesto sobre la renta), presionando las finanzas públicas de la Federación y a lo cual se suma la incertidumbre que priva en los precios internacionales del petróleo, insumo que genera 15 por ciento de los ingresos públicos totales. Es decir, será un año con muchos riesgos fiscales.

Por ello, especialistas consideran que sería un grave error que los gobiernos locales claudiquen en su obligación de elevar sus ingresos propios, en aras de preservar la estabilidad en sus finanzas internas.

México y la recaudación local

En los tres órdenes de gobierno, el cobro de impuestos en México siempre ha sido un gran pendiente. Por ejemplo, es la economía con la menor recaudación tributaria dentro del bloque de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pues al término de 2017 obtuvo por impuestos el equivalente a 16.2 por ciento del producto interno bruto (PIB), es decir, muy lejos de la tasa promedio de 34 por ciento que se reporta en la asociación.

Sin embargo, el problema se agudiza a nivel local. Por ejemplo, de acuerdo con estudios del Colegio de México, con base en datos de la OCDE, México ha recaudado en los últimos años, en promedio, apenas 0.20 por ciento del PIB por concepto del impuesto predial (gravamen bajo jurisdicción de los municipios), mientras que Reino Unido, Estados Unidos, Uruguay y Chile han obtenido 3.15, 2.76, 0.73 y 0.59 por ciento, respectivamente.

En este sentido, Humberto Morones Hernández, investigador del Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec), advierte que, en general, los gobiernos estatales y municipales reportan un escaso rendimiento recaudatorio, fenómeno que responde en muchas ocasiones a no querer asumir el costo político de cobrar impuestos, acomodándose a los ingresos que perciben de la Federación.

“Una de las funciones de los gobiernos es ayudarse de los recursos suficientes vía impuestos, derechos y otro tipo de contribuciones que les permitan cumplir los servicios, pero si las autoridades no quieren llevar a cabo la recaudación de sus impuestos, a la que están obligados por cuestiones de costo político, entonces será mayor el costo por no recaudar impuestos, porque los servicios públicos será ineficientes”, advierte el especialista del Indetec, organismo del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal.

Fortalecer las finanzas internas

► Kristobal Meléndez

Kristobal Meléndez, especialista del CIEP, recuerda que tanto los estados como los municipios cuentan con la jurisdicción para cobrar diversos gravámenes y derechos locales.

Por ejemplo, a nivel estatal figuran los impuestos sobre nómina, el aplicable a diversiones y espectáculos públicos, por prestación de servicios de hospedaje, entre otros. En el orden municipal, figuran el impuesto predial, el aplicable a la adquisición de inmuebles y transmisión (o traslado) de dominio, el de fomento deportivo y educacional, el de fomento turístico y promoción de la cultura, así como por el mantenimiento a la vía pública. Sin embargo, apunta el especialista, muchos de los impuestos y derechos no se cobran, como el caso de la tenencia.

“Ante esto, los estados pueden optar por fuentes alternativas de financiamiento, a través de impuestos locales que pueden ser indispensables para tratar de subsanar los recursos que les faltaran”, comenta.

En este sentido, dice que las autoridades locales deben hacer un análisis objetivo del poder adquisitivo promedio de sus contribuyentes para definir las tasas que aplicarían a sus impuestos locales, pero nunca dejar de cobrarlos (escudándose en que la población no dispone de recursos) pues advirtió que se podría generar un círculo vicioso en donde la autoridad carezca de recursos para otorgar servicios públicos de calidad y la población se acostumbre a no cumplir con sus obligaciones fiscales.

“La región norte del país tiene un poder adquisitivo mayor porque tienen una actividad económica más alta, lo que les permite a las autoridades de esas regiones aplicarles una mayor tasa impositiva a las empresas que pueden pagarlos por el modelo rentable de exportación y con un plantilla de trabajadores con un nivel educativo más alto y con mayor ingreso; en caso contrario, está la zona sur, con un mayor rezago educativo, los niveles de pobreza son superiores y entonces es más complicado poner los impuestos en estos estados, y la inversión extranjera no ha sido tan alta por su lejanía”, explica.

Tecnología y personal calificado, aliados estratégicos

FOTO: ROSALÍA MORALES

Humberto Morones Hernández advierte que, pese a los grandes avances en materia de informática, lo cierto es que muchos municipios siguen trabajando con sistemas obsoletos, como la falta de canales de cobro financieros, como la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito o débito, así como a meses sin intereses, con el objetivo de facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus impuestos.

Asimismo, dice que un área de oportunidad en esta materia es la adopción de instrumentos como el uso de drones para actualizar el mapa catastral de la localidad, con el objetivo de que las autoridades municipales (en este caso), cuenten con una base actualizada y puedan cobrar justamente el impuesto predial.

En ese mismo tono, también destaca la necesidad de contar con personal calificado para hacer una labor de campo para evaluar el costo de los inmuebles y definir el impuesto predial, con el objetivo de que los contribuyentes paguen lo que les corresponde.

“De inicio, los gobiernos locales deben cambiar su actitud, es decir, pasar de ser cobradores de impuestos a prestadores de servicios públicos y, para ello, deben entender que necesitan recursos para cumplir con su función”, concluye Morones Hernández, quien ha fungido como Director de Catastro de los municipios de Zapopan y Guadalajara.

Datos duros

► Los gobiernos locales continúan generando sólo alrededor de 10 por ciento del total de los recursos que perciben
► Para 2019, los gobiernos locales recibirán cerca de 2 billones de pesos por concepto de aportaciones y participaciones
► El Estado de México, la Ciudad de México y Veracruz son algunas de las entidades que reportarían mayores incrementos en sus transferencias federales
► México es la economía con la menor recaudación tributaria dentro del bloque de los países que conforman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)

Fuente: Elaboración propia con información de PEF y del Colegio de México

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: