Contra el rezago, 6% más coberturas

Alonso LujambioLa educación es de los activos más valiosos de un país para enfrentar los retos de la globalización, la competitividad y el desarrollo, y en México el desafío no es menor. Por ello, el Gobierno Federal ha buscado aumentar los recursos destinados a la educación superior, además de emprender acciones para atender la demanda educativa en el interior de la república.

No obstante, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indicó en febrero pasado que, a pesar del gran esfuerzo del gobierno mexicano por invertir 5.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en educación, 19.2 millones de jóvenes no están escolarizados. La cifra más alta entre los países miembros del organismo internacional.

Cobertura contra alcanceFrente a este panorama, el secretario de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio Irazábal, recibió en sus oficinas a Alcaldes de México para platicar sobre los avances y retos que existen en materia de educación superior en el país.

¿Qué avances se tienen en la disminución del rezago en materia de educación superior?

Uno de los logros significativos es el presupuesto para este año: 91 mil millones de pesos, 50 por ciento más que en 2006, cuando se destinaron 61 mil millones de pesos.

A veces olvidamos el tamaño de México. Somos el décimo primer país más poblado del mundo. Estamos trabajando en elevar tanto la cobertura como la calidad de la educación, que ha aumentado espectacularmente en los últimos 10 años.

De 2006 a la fecha se ha dinamizado el crecimiento de la matrícula de educación superior gracias a la apertura de 90 instituciones, 47 extensiones de campus y 1,343 proyectos de ampliación que representan 2 millones 660 mil metros cuadrados de construcción. Como resultado elevamos la cobertura nacional de 24 a 30 por ciento.

¿Qué acciones impulsa la Secretaría, de la mano de gobiernos estatales y municipales, para mejorar la calidad de la educación?

Los gobiernos estatales participan de forma sostenida en el desarrollo de programas orientados al fortalecimiento institucional, profesionalización del personal académico y la integración de redes de investigación. En contraste, la participación municipal es poco significativa.

Aunque, gracias al creciente financiamiento en conjunto de los gobiernos estatales, hay logros significativos tanto en la cobertura como en la calidad. Por ejemplo, 70 por ciento del aumento de la matrícula entre 2007 y 2010 se originó por el esfuerzo de instituciones públicas.

En cuanto al nivel educativo e impulso a la investigación, en los últimos cuatro años el número de programas reconocidos por su buena calidad creció casi 75 por ciento, así que actualmente se distinguen 3,259 programas, con lo que 53.4 por ciento de los alumnos de educación superior cursan programas que se distinguen por su buen nivel.

RÉCORD DE RECURSOS

EstudiantesComo lo ha dicho el presidente Felipe Calderón, señala el Secretario, la educación es de los activos más valiosos para encarar los retos de la globalización y el desarrollo, y el instrumento para la implementación de infraestructura y cobertura educativa es la creación de fondos extraordinarios.

¿Cuál es el objeto de estos instrumentos?

Los fondos extraordinarios fueron creados para el fortalecimiento de las instituciones públicas de educación superior, porque es una realidad que 95 por ciento del presupuesto de las universidades se utiliza para pago de nóminas, lo cual les impide mantenerse con el subsidio ordinario.

Para incentivar la competencia entre las universidades se creó un sistema de otorgamiento de recursos a partir de un concurso donde se presentan proyectos que se premian con recursos.

En 2006 existían cinco fondos; hoy, gracias a la gestión de autoridades y legisladores se tienen 12 fondos con 10 mil millones de pesos, en tendencia con la recomendación de la OCDE para mejorar los sistemas de educación superior en el mundo.

¿De qué forma pueden los gobiernos locales incorporar a más jóvenes de escasos recursos a la educación superior?

En los últimos años se han dado pasos importantes al respecto. Actualmente, 20 por ciento del total de jóvenes provenientes de hogares de bajos ingresos estudia una carrera, cuando en 2004 la cifra era de 13 por ciento.

Para evitar que el origen social determine el destino educativo de los jóvenes se han fortalecido los programas de becas. De esta forma 420 mil jóvenes reciben una beca de algún programa general, lo que significa seis de cada 10 alumnos de escasos recursos.

Otro proyecto que ha dinamizado la oferta educativa es la educación a distancia a través del Programa de Educación Superior Abierta y a Distancia (ESAD), que ofrece 13 carreras y dispone de 135 centros de acceso y apoyo universitario. Actualmente tiene más de 27 mil estudiantes y espera aumentar su matrícula a 80 mil alumnos en 2012.

VINCULACIÓN REGIONAL

Oferta de educaciónEl Plan Nacional de Desarrollo (PND) señala una importante concentración de oferta en educación superior a nivel regional. Más allá del abanico de opciones educativas del Distrito Federal, en 2006 eran siete los estados del país que concentraban la mitad de la matrícula.

¿Cómo revertir la centralización de la educación y lograr una mayor y mejor cobertura regional, en estados y municipios?

Las brechas en la cobertura entre entidades federativas son un reflejo de la desigualdad económica regional, y representan un desafío para los objetivos de la equidad en el ámbito educativo.

Y aunque estas brechas son significativas, se ha consolidado la ampliación de la cobertura en las diferentes entidades. Por lo que cada vez mayor número de estados alcanza una cobertura de educación superior de al menos 25 por ciento.

En 2000 eran siete los estados que alcanzaban esta cobertura. En 2007 el número aumentó a 15, mientras que hoy son 24 las entidades que superan ese umbral. Aunque Quintana Roo, Chiapas, Oaxaca y Guerrero mantienen un rezago con un alcance inferior a 20 por ciento.

¿Qué avances hay en la vinculación de carreras técnicas y profesionales con la vocación económica de cada región?

La pieza clave para orientar la oferta educativa en respuesta a la demanda laboral son los Consejos Institucionales de Vinculación (CIV). Estos consejos son espacios de encuentro y enlace entre empresarios y representantes de las universidades, donde se definen programas educativos en respuesta a los servicios profesionales y tecnológicos que requiere cada entidad.

En febrero de 2008 había 115 Consejos, mientras que hoy existen 330, donde 6 de cada 10 están presididos por un empresario.

De igual forma estamos impulsando un subsistema para el estudio de las ingenierías en universidades tecnológicas, donde existe un proyecto de continuidad para el diseño de 32 nuevos planes y programas de estudio.

Este proyecto, donde han participado 1,200 empresarios, elevó la matrícula en ingeniería de 66 mil a 130 mil estudiantes en los últimos cuatro años.

Atención en ciudades mediasComo respuesta a la necesidad de fomentar una cultura emprendedora trabajamos en el fortalecimiento de incubadoras de negocios en los institutos tecnológicos y las universidades politécnicas, donde se instalaron 126 nuevas incubadoras sumando un total de 165 donde se trabajan 2 mil proyectos.

Si bien todavía quedan muchos rezagos por atender, el Gobierno Federal continúa con sus acciones de fortalecimiento de la educación superior, y del sector en su conjunto, para detonar mayor desarrollo y prosperidad para la ciudadanía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: