Desarrollo municipal, pendiente del nuevo gobierno

A un año de la actual administración federal, expertos advierten que una distribución más eficiente de recursos desde el Gobierno Federal y de los estados hacia los municipios, así como un acercamiento efectivo del Ejecutivo a los gobiernos municipales es necesario

El pasado 1o de diciembre se cumplió un año de la llegada a la Presidencia de México de Andrés Manuel López Obrador. Hasta este momento diversos han sido los cambios en la política nacional, incluso a nivel local.

La bandera que enarboló en la campaña presidencial López Obrador fue la de “primero los pobres” que, si bien se refería a las personas en las condiciones más precarias del país, también se involucró a los municipios con mayores carencias, como Santa María Zaniza y Santos Reyes Yacuna, dos de los municipios más pobres del estado de Oaxaca, a los cuales se les entregó el pasado 17 de junio un cheque por 12.8 millones de pesos (mdp) a cada uno, producto de una subasta de autos decomisados al crimen organizado.

Lo mismo sucedió con Cochoapa El Grande y Metlatónoc, dos de los municipios más pobres de la región de La Montaña del estado de Guerrero, localidades caracterizadas por sus históricos altos niveles de marginación. El Gobierno Federal destinó 42 millones 151 mil 219 pesoso obtenidos gracias a la subasta de bienes inmuebles confiscados por la Federación.

Sin embargo, lo anterior no representa una acción sistemática en favor del desarrollo de los municipios en los planes del Gobierno Federal, asegura Francisco Javier Castellón Fonseca, Presidente Municipal de Tepic, Nayarit, y Presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC). El edil asegura que no ha habido una aportación del Gobierno Federal o de los estatales que fortalezca al federalismo. “Lo que nosotros percibimos es que hay una concentración de las decisiones en el país. Desde nuestra visión, no hay acciones que favorezcan al federalismo desde el poder ejecutivo, desde los estados y desde las cámaras, tampoco vemos trabajos en ese sentido.”

Ricardo Joel Jiménez González.POCA CERCANÍA

Hasta el cierre de esta edición, una de las acciones del Gobierno Federal que mayor revuelo ha causado es el anuncio de que para 2020 la recaudación federal participable, es decir, la bolsa total a partir de la cual los gobiernos estatales y municipales reciben sus transferencias disminuya 0.52 por ciento, es decir, 17 mil 896 mdp en comparación con el año pasado. Esto se suma a que el presupuesto asignado a gobiernos locales en el siguiente año podría ser menor a lo aprobado con la consecuente afectación de los programas destinados a los municipios. Este tema levantó voces opositoras entre munícipes de diferentes partidos.

Por su parte, Adán Larracilla Márquez, Secretario Ejecutivo de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), asegura que lo que realiza el Gobierno Federal no es de sorprender pues “desde la campaña no existía una propuesta para fortalecer a los municipios” y que, por el contrario, han sido los alcaldes quienes han realizado la labor de acercamiento con el Gobierno Federal para buscar esquemas de trabajo. “Nosotros hemos estado desde el inicio del sexenio solicitando reuniones para exponer las necesidades y situaciones de los municipios, es decir, el acercamiento ha venido desde los municipios, no desde la Presidencia.”

Larracilla Márquez coincide con Francisco Javier Castellón en que el apoyo que debiera existir por parte del Gobierno Federal para fortalecer a los municipios no ha estado presente y que, por el contrario, los mecanismos que fomentaban un desarrollo de las localidades se han visto reducidos. “No hay estrategias que fortalezcan al municipalismo, por el contrario, existió un estancamiento en el apoyo a los municipios y una reducción de recursos para los programas enfocados en los municipios, en el mejor de los casos, porque en muchos otros se desarticularon los programas.”

Para Ricardo Joel Jiménez González, Coordinador Nacional de Ciudadanos por Municipios Transparentes (Cimtra), a un año del nuevo gobierno, no es visible un carácter federalista en el que se tome en cuenta a los municipios. “Por el contrario, existe un notable centralismo renovado y fortalecido, con una figura fuerte del Presidente, una muestra de ello es la manifestación de los alcaldes recientemente.” El pasado 22 de octubre, alrededor de 250 alcaldes de diferentes partes del país y de diversos partidos se manifestaron en las afueras del Palacio Nacional para solicitar audiencia con el Presidente y plantear las problemáticas de los municipios.

Como seguimiento a los reclamos anteriores, el pasado 7 de noviembre, alcaldes inconformes nuevamente se manifestaron ante las medidas de reducción de los apoyos económicos y programas sociales federales, esta vez en la Cámara de Diputados. “Somos los alcaldes quienes nos acercamos a todas las instancias necesarias porque el Gobierno Federal no nos ha querido recibir, no ha querido tomar en cuenta a los alcaldes”, asegura Francisco Javier Castellón.

Francisco Javier Castellón Fonseca.QUE TODOS PARTICIPEN

“Se deben tomar en cuenta las necesidades de los gobiernos municipales, no se puede simplemente quitar el apoyo que se ha dado, esas decisiones no pueden ser tomadas sin antes trabajar con los municipios”, resalta Adán Larracilla, y añade también que “el diálogo debe existir y darse continuidad, pero lamentablemente no lo hemos tenido, no puede haber un federalismo en el que no se tome en cuenta a los municipios, más allá de la cerrazón del Gobierno Federal buscamos un diálogo abierto y apertura de ideas en las que, en busca de un desarrollo, se establezcan las reglas para lograrlo”.

El silencio y las acciones que se están tomando por parte del ejecutivo y la poca atención de las cámaras responden más a un plan de acción o un desinterés del Gobierno Federal, comenta Ricardo Joel Jiménez. “Al parecer, los municipios forman parte de ese espectro que no le agrada al Presidente, que no coinciden para lograr sus propósitos, podría decir que parecieran como suele catalogarlos, enemigos de su causa.”

Asimismo, el Coordinador de Cimtra asegura que la exigencia de los gobiernos municipales es una constante en su búsqueda de mayores recursos que beneficien a sus localidades. “Lo que sucede en esta ocasión responde más a un tema de recursos, con la desarticulación de programas y reducción de lo que el Gobierno Federal les daba porque representa un golpe duro para los municipios.”

También apunta que es preciso entender cuál es el proyecto que la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene para los municipios y cómo logrará que el desarrollo se dé sin la necesidad de programas que impulsen la gestión local.

Adán Larracilla Márquez.“Realmente es un tema delicado porque la disminución de recursos no afecta únicamente a los municipios gobernados por partidos ajenos al suyo, también a los de Morena.”

Asegura también que el replanteamiento de las formas es necesario, pero debe darse de una manera planeada. “Se requiere una reformulación en el ejercicio público en general, desde los trabajos que se realizan en el Gobierno Federal hasta las formas de trabajo en los municipios, principalmente en la recaudación y el ejercicio del gasto público de los municipios, así como la repartición en el ejercicio fiscal que beneficia tanto al Gobierno Federal como a los estados, dejando con migajas a los municipios.”

Adán Larracilla asevera que aún es tiempo de crear un proyecto en el que participen todos. “Estamos en el momento de crear una agenda pública que beneficie a todos, que fortalezca a los municipios y se dé la transparencia y rendición de cuentas que se requiere”. Para finalizar, Javier Castellón recuerda la importancia de los municipios en la vida política del país, “somos el gobierno más cercano a las personas”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: