NVS

El metro, al EDOMEX.

Publicado Por

Joél OrtegaSin exageraciones ni alarmismos, el director del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), del Distrito Federal (DF), Joel Ortega Cuevas, hace una seria advertencia: “La movilidad en la Ciudad de México y la zona conurbada está seriamente amenazada y en algún momento se va a colapsar, porque ya no nos vamos a poder mover”.

Lo anterior sugiere la necesidad de impulsar la modernización y el crecimiento del transporte público de pasajeros, una tarea para la cual el funcionario —quien acumula más de 20 años de experiencia en el servicio público— tiene claro el rumbo a seguir.

“El gobierno del DF tiene que pensar y plantear de manera inmediata alianzas con el Estado de México, porque el Metro tiene que hacerse completamente metropolitano para garantizar una mejor movilidad a los casi 24 millones de habitantes del DF y la zona conurbada. De lo contrario nos va a pasar como a los niños que, cuando crecen, los shorts ya nos les quedan o les quedan justos. Así el servicio le va a quedar chico a la Ciudad de México.”

Hoy día, el STC cuenta con una red principal de 225.5 kilómetros de vías dobles y 195 estaciones —115 subterráneas, 55 superficiales y 35 elevadas—. Asimismo, opera con un Programa Maestro, que data de 1996, y que requiere ser adoptado conforme a los nuevos sistemas como el Metrobus, el Mexibus y el Ferrocarril Suburbano del Estado de México, sin olvidar los nuevos proyectos anunciados por el Gobierno Federal, relativos a los Ferrocarriles Regionales a Toluca, Querétaro, Puebla y Cuernavaca.

 

Vital aumentarOBRAS DE AMPLIACIÓN.

Ortega Cuevas informa que la primera ampliación será de 3.2 a 3.8 kilómetros en la Línea 12, que correrá de Mixcoac hacia lo que se conoce como “la garganta” de la delegación Álvaro Obregón, donde habitan 300 mil personas y quienes padecen un severo déficit de este servicio.

El Proyecto Metro del DF (PMDF) afina los últimos detalles para lanzar la licitación de la construcción. El gobierno capitalino aportará la ingeniería, pero falta determinar el lugar de la terminal, misma que será la puerta de entrada para recibir al tren rápido que quiere construir la Federación de Toluca al DF.

Además, la Línea 12 podría crecer hacia el municipio de Chalco y así se establecería un medio de transporte eficiente, que cruzaría de oriente a poniente el Valle de México.

Joel Ortega comenta que otra propuesta es prolongar la Línea 3, desde su terminal Indios Verdes a la zona de Ixhuatepec. Este proyecto es de gran urgencia, porque cada día más de 135 mil personas utilizan esta terminal, una de las más concurridas del mundo.

También se ha pensado en prolongar la Línea 4, de Martín Carrera a Ojo de Agua o hasta Ciudad Azteca, en el Estado de México, con lo que se atendería a la población del municipio de Ecatepec, uno de los más poblados del país.

“El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, tiene que ver la relevancia y necesidad de los proyectos. Nosotros estamos listos para arrancar, pero debe definirse rápido porque podríamos trabajar en otras líneas, por ejemplo la 6 expandirla hasta Texcoco o la 9 que se puede llevar hasta Nezahualcóyotl”, expone el funcionario.

Sobre las fuentes de financiamiento para sacar adelante dichas obras, Ortega Cuevas recuerda que, a nivel mundial, la tendencia apunta hacia la participación del sector privado. Menciona que actualmente la capital del país trabaja con el modelo de las asociaciones público privadas (APP). Por ejemplo, la Línea 9 tiene un contrato de este tipo con la empresa Alstom, para el mantenimiento de las instalaciones; mientras que existe uno más con CAF, para el arrendamiento de los trenes de la Línea 12.

“Sin duda ésta es una alternativa y sobre todo hay que desarrollarla dentro de una severa transparencia, mediante licitaciones públicas internacionales impecables, con la más amplia participación de las empresas en aras de conseguir mejores precios y con esquemas financieros que siempre permitan la intervención del Estado para la recompra. Esto significa que, cuando no convenga arrendar o mantener la APP, que el Estado pueda retomar la conducción del proyecto.”

No obstante, el funcionario aclara que también es necesario encontrar nuevos modelos de trabajo. “Pensamos que las APP pueden ser una solución para el rescate de algunas líneas del Metro, pero hay que planearlo bien para que no se endeude en exceso el organismo. Por eso también hay que desarrollar una nueva herramienta financiera.”

UN NEGOCIO SEGURO.

Por lo pronto, se tiene previsto publicar este año una convocatoria para la contratación de una APP, que se abocará a la actualización del sistema de suministro eléctrico y para la cual se buscarán empresas que puedan realizar la obra y que estén en posibilidades de cobrar cuando se reporten ahorros de energía.

También se invitará a empresas proveedoras a dar mantenimiento a los trenes de la Línea 2, un contrato de APP que se ha considerado a cuatro años.

Con la exposición de estos planes, “el mensaje para los empresarios es que ofrecemos certidumbre jurídica y negocios de largo plazo con el Metro”, concluye Joel Ortega.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: