Elecciones 2013 1er referéndum al PRI

La citaEste año se celebrarán elecciones en 14 entidades federativas, para renovar 1,348 ayuntamientos, 13 congresos locales y al jefe del Ejecutivo del estado de Baja California, procesos políticos que en los hechos serán un primer ejercicio para evaluar la gestión de Enrique Peña Nieto al frente del país, aseguran especialistas consultados.

Los votantes acudirán el próximo 7 de julio a las urnas para elegir a diputados locales y presidentes municipales en los estados de Quintana Roo, Veracruz, Oaxaca, Durango, Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua, Tlaxcala, Puebla, Tamaulipas y Sinaloa.

En Coahuila únicamente se renovarán ayuntamientos y en Hidalgo sólo habrá elecciones para diputados locales, mientras que Baja California elegirá gobernador, además de alcaldes y diputados.

En 12 de los 13 congresos estatales que se renovarán en julio próximo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene mayoría. Sólo en Puebla, el Partido Acción Nacional (PAN) y el tricolor comparten el dominio de las curules con 14 diputados cada uno.

OTRA VEZ LA APLANADORA.

Nicolás LozaSegún Nicolás Loza Otero, especialista en procesos políticos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), no será ninguna sorpresa que el PRI mantenga su liderazgo político a nivel regional. Sin embargo, una muy buena votación en favor del tricolor podría indicar un respaldo a la gestión del presidente.

“Eso es lo que se espera, una votación buena para el PRI. Lo que sería noticia es que la oposición perdiera algunas posiciones, como la de gobernador en Baja California, y que además hubiera reveses, por ejemplo en Oaxaca, con una elección de diputados favorable al PRI, o bien en Puebla, donde también hay gobernador de coalición.”

Loza Otero prevé que el PRI mantendrá sus posiciones a nivel local, aún donde ha existido alternancia, como en Tlaxcala y Zacatecas. En el caso de Baja California, el académico apunta que la presencia tricolor ha mejorado, lo que anticipa una contienda cerrada por la gubernatura.

Alberto Aziz Nassif, miembro del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), coincide en que el PRI saldrá a conservar su liderazgo, tanto en los congresos locales como en los municipios más importantes, respaldado en una estructura fuerte que les permite a sus candidatos moverse barrio por barrio y casa por casa.

Alberto AzizEn opinión del experto, el regreso del PRI a la presidencia puede fortalecerlo más en los comicios, aunque también está expuesto a divisiones internas que podrían debilitarlo. “No hay que descartar nunca las divisiones. Una clave de la fortaleza electoral de los partidos tiene que ver con las posibilidades de ir sin divisiones internas, ya que éstas siempre los van a afectar y los van a poner en una situación menos competitiva para ganar.”

Ante tales riesgos, habrá que observar las competencias intrapartidistas, refiere Nicolás Loza. “Será muy interesante ver los procesos internos de los partidos, porque tampoco hay liderazgos que tengan claramente asegurada la candidatura de sus respectivos partidos.”

ALIANZAS, POCO VIABLES.

EleccionesSobre la posibilidad de que se refuerce la tendencia aliancista observada en años pasados, Loza Otero asegura que, por la naturaleza de las contiendas de 2013, en las cuales no existe el incentivo de varias gubernaturas, será difícil entablar pactos de este tipo, ni siquiera en estados como Oaxaca, Puebla y Sinaloa, donde hay gobiernos de coalición, ni menos aún en Baja California, donde el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no tiene mayor representatividad.

Ante la evolución reciente de la vida democrática del país, Nicolás Loza considera que las elecciones tienen cada vez más un tono local, es decir, que se definen a partir de liderazgos y rivalidades en los estados y municipios, así como al interior de las estructuras partidistas.

Tampoco descarta la posibilidad de que surjan conflictos político–electorales, aunque éstos no serían atribuibles a rivalidades ideológicas entre los partidos, sino a la calidad de los procesos electorales, en un contexto en el que la hegemonía priista domina los congresos estatales que se van a renovar, la mayoría de los gobiernos estatales y el Gobierno Federal.

“Sabemos que los estados no reproducen los niveles de institucionalidad del nivel federal, lo que significa que no en todos los estados hay democracias de calidad. Lo que tenemos más bien son arreglos locales de distintas calidades, en donde hasta ahora —con gobiernos federales panistas—, los gobernadores metían demasiado las manos. La pregunta es qué va a pasar con esas prácticas, ahora que la Presidencia de la república nuevamente está en manos del PRI”, comenta el académico.

DARÁN LA PELEA.

Aziz Nassif considera que en los estados donde ya ha existido algún tipo de alternancia, los candidatos priistas podrían encontrarse con una oposición fuerte, lo que provocaría una competencia reñida.

Esta posibilidad es más difícil en estados donde el Revolucionario Institucional lidera el Congreso y los municipios.

“En Oaxaca la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo (PT) logró desplazar al PRI. Pero ahora el tricolor viene con mucha fuerza a tratar de recuperar municipios y puestos en el Congreso local. Puebla es otro estado que llegó con alianza opositora. Ahí no existen ya prácticamente indicios de coalición; el gobierno de Rafael Moreno Valle está más cercano al PAN que a los otros partidos y va a ser interesante ver si el PRI puede recuperar algunos de los principales municipios, pues sabemos que tiene mucha fuerza en zonas rurales”, concluye Aziz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: