En crisis, ¡y con recursos ociosos!

Escribiendo 2Pese a que en 2009 los municipios vivieron una crisis sin precedente al caer las participaciones y aportaciones federales de los Ramos 28 y 33 hasta en 40 mil millones de pesos, los recursos abonados en distintos fondos federales fueron subejercidos principalmente por la falta de conocimiento y capacidad técnica de los ayuntamientos para su utilización.

Incluso, cuando los recursos federales —que llegan a los 2,440 municipios— representan en promedio más de 60 por ciento de sus ingresos, los presupuestos de los ayuntamientos son difíciles de conocer y, por ende, también se complica saber con exactitud si los proyectos que plantean realizar en el ejercicio se concretarán o caerán en el subejercicio, indica Flavia Rodríguez, directora general de Finanzas Públicas de aregional.com.

“Es muy difícil saber esa parte porque realmente no tenemos los presupuestos que ellos elaboran anualmente, ni hay ninguna entidad que recopile y publique la información; la más aproximada que se tiene a nivel municipal es la que produce el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que tiene muchísimas deficiencias y, sobre todo, no refleja la realidad de muchos municipios”, señala Rodríguez.

Para hacer ejercicioEn su opinión, otro problema grave es que la falta de información sobre el manejo de las finanzas municipales deja al descubierto la escasa capacidad técnica y profesional de muchos ayuntamientos, lo que les impide acceder y aprovechar más de 160 fondos federales que están a su disposición.

Un ejemplo de lo anterior es el subejercicio que se registró en el Subsidio para la Seguridad Municipal (Subsemun), al que sólo han accedido 206 ayuntamientos. Ese fondo llegó a 2 mil 866 millones 809 mil 134 pesos el año pasado, de los que se retuvo la entrega de 790 millones 904 mil 572 pesos. Municipios como Ciudad Juárez, Cuernavaca, Apatzingán, Morelia, Zamora, Tonalá, Frontera, Monclova y Piedras Negras, así como todas las delegaciones del Distrito Federal, no ejercieron ni un solo peso de los entregados por la Federación para el Subsemun.

NORMATIVIDAD COMPLEJA

AdmonOctavio Acosta, secretario general de la Conferencia Nacional de Municipios de México (Conamm), coincide en que los subejercicios en los más de 160 fondos federales constituidos se dan por una serie de irregularidades que tienen que ver con un diseño inadecuado de las reglas: “Algunas son inviables, confusas e inadecuadas, y no dan cuenta de la débil capacidad institucional de los gobiernos municipales. Es una gran deficiencia del ámbito federal tener un diseño complejo y poco transparente, que impide a los ayuntamientos poder acceder a esos recursos.

“El acceso a los fondos federales por parte de los presidentes municipales es difícil, ya que no hay un procedimiento que dé a conocer dónde están los recursos, no hay claridad en la información ni una cultura que facilite este conocimiento. Por eso hay miles de millones de pesos subejercidos en esos fondos, aun cuando hay municipios con grandes necesidades.”

Menciona que hay fondos para medio ambiente o cultura que no son utilizados, y cada año nacen nuevos a los que se asignan recursos, pero que se quedan sin ejercer. Entre los recientes destaca el Fondo de Pavimentación para Municipios, al que se le otorgaron 2 mil millones de pesos; y el Fondo de Apoyo a Migrantes, dirigido a los ayuntamientos menos desarrollados, creado con 100 millones de pesos y que opera en 24 estados.

Ante este panorama, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Alberto Becerra, reconoce que la mayor parte de los subejercicios se dan por la combinación de escasa capacidad técnica de los ayuntamientos y la inexistencia de lineamientos emitidos por la Secretaría de Hacienda para acceder a estos fondos.

“Parece un juego perverso: si no se ejerce no es porque no se tenga derecho a ello, sino a que el proyecto ejecutivo no ha sido aprobado porque el ayuntamiento no tiene los recursos para hacerlo. Por eso, una de las fórmulas que podría buscarse es facilitar en determinados órdenes de gobierno, como son los municipios, que los proyectos ejecutivos tuvieran hasta cierto punto menores requisitos que otros, para que puedan ejercer este gasto”, señala.

El legislador panista expresa que debe cuidarse la simplificación de requisitos para no ser laxos en el otorgamiento de los recursos, por lo que una salida podría ser incluir a la Federación como asesora del municipio en la realización de los proyectos ejecutivos que requiere la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Esto serviría para que los presidentes municipales pudieran ejercer los fondos y que el gasto del municipio fuera más efectivo.

“En materia de caminos rurales se estableció un mecanismo más expedito, pero no por eso más fácil. Quizá la solución sea la aplicación de incentivos. En mi opinión todo radica en el Artículo 115 constitucional porque, no importando si los municipios recaudan predial o derechos, modificándolo se podría lograr una dualidad en la que, si cumplen objetivos, se les daría un incentivo adicional.”

Ejemplifica señalando que en México no se está cobrando el impuesto predial. En esta materia, en 2009 los gobiernos lograron recaudar 0.2 por ciento del PIB, equivalente a 1,732 millones de dólares, cuando cifras del Fondo Monetario Internacional indican que, en promedio, un país debería estar cobrando entre 2 y 4 por ciento, lo que equivaldría a 34 mil 653 millones de dólares.

El diputado priista y secretario de la Comisión de Hacienda, David Penchyna, considera que el origen del mal es el retraso, por parte del gobierno Federal, en la entrega de recursos a los estados. Debido a esto los apoyos no llegan a tiempo a los municipios, lo que muchas veces también es consecuencia de la caída de los ingresos públicos, factor que genera una cadena negativa.

FINANCIAMIENTO TEMPORAL

Para el especialista en temas municipales y director de Promoción de la Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) Financiera Local, Raúl Noriega Sendel, la escasez de recursos que enfrentan los municipios, debido a la complejidad para acceder a los fondos, ha provocado que instituciones como la que representa hayan ofrecido una opción de financiamiento temporal a municipios con presupuestos que en promedio van desde 50 hasta 300 millones de pesos y que no son atendidos por la banca.

“A los municipios les cuesta mucho acceder a los fondos porque cumplir con todas las reglas es muy difícil, y financiarse a través de los bancos es muy costoso por todos los requisitos que piden. Por eso hicimos un diseño más operativo y ágil para que tengan recursos rápidos.”

Noriega Sendel indica que para los alcaldes y secretarios de finanzas, tres años para aprender sobre la administración municipal son pocos, lo que queda demostrado cuando los municipios enfrentan serias dificultades para coordinarse con el gobierno Federal y los estatales para “bajar los recursos de los fondos”.

“A los municipios se les dificulta gestionar para obtener los recursos, lo que es una crueldad, ya que tienen una capacidad mínima de gestión, y las reglas y fórmulas emitidas por el gobierno Federal para acceder a los recursos son ininteligibles. Por eso los ayuntamientos deben buscar otras formas para obtener recursos.”

En el caso de Financiera Local, explica que financian a los ayuntamientos cuando ya tienen asignado el recurso Federal luego de cumplir todas las reglas de operación, pero no cuentan con el porcentaje respectivo que les piden como contraparte para acceder a los fondos, por lo que les otorgan financiamiento temporal para cumplir con todo el esquema.

Por ejemplo, hay fondos o programas como el de Rescate de Espacios Públicos, que si bien puede ser considerado uno de los más sencillos en términos de reglas y requisitos, requiere que, una vez aprobado el proyecto, los municipios aporten un porcentaje de recursos. Pero en este programa no pueden participar todos los ayuntamientos sino sólo algunos, de acuerdo con sus reglas de operación. La aportación federal máxima en este programa es de 64 por ciento, y la aportación de los gobiernos locales debe ser de al menos 36 por ciento del costo del proyecto.

No obstante lo anterior, en ese programa se les da prioridad a las entidades federativas o municipios cuya contribución sea de cuando menos 50 por ciento del total de recursos aportados. Éstos pueden ser proporcionados en dinero o en especie por el ayuntamiento o por alguna organización. El municipio debe presupuestar, de acuerdo con los salarios mínimos vigentes, cuánto gastará, y además de llenar una serie de formularios, debe crear comités de vigilancia y seguimiento de la obra, conforme al proyecto arquitectónico.

En la larga lista de programas y fondos a los que pueden acceder los ayuntamientos mexicanos, hay algunos que son para el cuidado del medio ambiente y la salud, de los que, según estimaciones de la Asociación de Municipios de México A. C. (AMMAC), los presidentes municipales sólo conocen entre 15 y 20 por ciento.

Por ejemplos como el anterior, Acosta Arévalo destaca que cuando se abre un programa o fondo con recursos federales, la carencia de información ágil y oportuna destinada a los municipios es un obstáculo para el aprovechamiento de esos apoyos aprobados por el Congreso, por lo que permanecen sin ningún uso en las arcas federales, en detrimento de los municipios y de los ciudadanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: