En rendición de cuentas, ¿cómo van los municipios?

Publicado Por

En los últimos años, los gobiernos locales han avanzado en materia de transparencia, pero aún hay una tarea pendiente para implementar mecanismos para justificar y evaluar las políticas públicas

Deficiente, incompleta y rezagada, así califican los expertos a la rendición de cuentas en México, no sólo en el orden municipal, sino a nivel federal, tenemos más transparencia, pero una rendición de cuentas insuficiente.

La paradoja que se ha presentado en México en los últimos años es que la transparencia no ha ayudado a combatir la corrupción o, dicho de otra manera, tenemos más transparencia, pero tenemos más corrupción.

Luis Carlos Ugalde, académico y Director General de Integralia Consultores explica que no es lo mismo rendición de cuentas que transparencia.

“Son cosas totalmente diferentes, la transparencia es una cualidad de las organizaciones, sean gobiernos, empresas u organismo internacionales, que permite ver lo que ocurre adentro, conocer la información y ver sus resultados, es un instrumento para la rendición de cuentas”, apunta.

Por su parte, la rendición de cuentas es un acto de justificar y dar cuenta de lo que se hace, de los insumos, los resultados, las inversiones, la eficiencia y la legalidad con la que se actúa en cualquier ámbito.

En cuanto al desempeño de los municipios en el tema de rendición de cuentas, Luis Carlos Ugalde refiere que éstos van rezagados y advierte que existe una enorme irresponsabilidad política en los ayuntamientos que ha limitado el cumplimiento de sus obligaciones de rendición de cuentas.

“Pongo como ejemplo el cumplimiento de dos temas, la Ley de Contabilidad Gubernamental que se promulgó en 2008, hay un proceso muy lento de aplicación a nivel municipal, y el otro es el presupuesto basado en resultados (PbR), que también ha sido una política que impulsó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en 2006 y cuya implementación a nivel municipal ha sido sumamente lenta”, asegura.

Luis Carlos Ugalde.

De acuerdo con el estudio “La rendición de cuentas del gobierno municipal en México”, elaborado por Guillermo Cejudo y Alejandra Ríos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), los gobiernos municipales tienen tres niveles de rendición de cuentas. El primero es con el cabildo, que les debe exigir cuentas a los funcionarios municipales; el segundo es externo y es en el que los gobiernos locales le dan explicaciones a la ciudadanía, mientras que una tercera instancia sería la que corresponde a la relación que guardan los gobiernos municipales con los gobiernos estatales y el Federal.

Sin embargo, los expertos del CIDE documentaron cómo los objetivos electorales y la falta de recursos bloquean la primera etapa y cómo el vínculo del municipio con la ciudadanía no puede consolidarse por la carencia de instrumentos concretos que obliguen al municipio a seguir ciertos lineamientos de transparencia y por la poca participación de la sociedad.

“Documentamos cómo el control externo a los municipios se concentra en la vigilancia del uso de recursos públicos que poco incide en los aspectos sustantivos del ejercicio gubernamental. El resultado es una rendición de cuentas frágil que suele no tener al ciudadano como destino final y que se concentra en la justificación del ejercicio del gasto, sin relación con el desempeño ni los resultados y con pocas posibilidades de incidir con éxito en las decisiones cotidianas”, explica Guillermo Cejudo.

CONGRESOS Y PROCURACIÓN DE JUSTICIA

Dos de los factores indispensables que deben existir para que haya una mayor rendición de cuentas son congresos responsables y plurales, y una buena procuración de justicia.

Para José Antonio Crespo, analista político e investigador del CIDE, a pesar de que en los últimos años se abrió la transparencia a nivel federal y estatal, en algunos casos con mejores resultados que otros, si la procuración de justicia no avanza y si hay corrupción en el poder judicial, aunque se tengan los elementos para castigar a alguien y para fundamentar que se incurrió en alguna irregularidad, no se llegará a la rendición de cuentas.

“Eso ocurre y lo estamos viendo desde niveles estatales y desde luego municipales, habrán algunas diferencias de un estado a otro sin duda, habrá alguna diferencia de un municipio a otro quizá, pero en términos generales, en el país estamos absolutamente rezagados en materia de rendición de cuentas pese a que hemos avanzado en los últimos 18 años en transparencia; no obstante, una cosa no garantiza la otra, por que corren por vías pares distintas”, apunta.

El experto agrega que mientras no haya una autonomía de las instituciones, y exista corrupción de los jueces y del sistema de justicia, no se llegará a la rendición de cuentas. “Tenemos ejemplos muy claros en los que está perfectamente fundamentado que hubo corrupción y no se llega al castigo porque el sistema de justicia, empezando por la procuración, está podrido”.

Eduardo Bohorquez.

Asimismo, destaca la importancia de la participación de los congresos, ya que se trata de los últimos responsables de que los ayuntamientos cumplan y, cuando un ayuntamiento no cumple, los congresos locales son capaces de reconvenirlo para que lo haga.

“Lo que vemos es que la mayor parte de las veces los congresos de los estados no han hecho su trabajo y generalmente toleran y son omisos en exigir que los ayuntamientos cumplan con sus responsabilidades legales. Los gobiernos estatales también podrían, mediante convenio, obligar y demandar que cumplan, pero también importa el papel de la SHCP como autoridad en el tema del PbR. En general, todo mundo se ha hecho, como se dice coloquialmente, “pato”, es decir, no han exigido y eso ha generado una enorme complacencia e irresponsabilidad por parte de muchos municipios”, explica Luis Carlos Ugalde, director de Integralia Consultores.

NO EXISTE UN RANKING DE RENDICIÓN DE CUENTAS

Debido a que en materia de transparencia hay una legislación general, ha sido más sencillo avanzar en disposiciones que atañen a todos los órdenes de gobierno. En materia de rendición de cuentas, ha habido una muy lenta adopción de la armonización contable y todavía no podemos asegurar que la totalidad de los municipios del país se guíen por el mismo modelo contable. La reforma lleva más de una década y está inconclusa.

Además, hay pocos municipios que hayan adoptado políticas de gobierno abierto o mecanismos efectivos de análisis del gasto público.

Eduardo Bohorquez, Director de Transparencia Mexicana concluye que muchos de los municipios se quedaron atrapados en la agenda de transparencia proactiva.

“Creo que una transformación profunda de la vida municipal es indispensable: cabildos que sean realmente abiertos, desregulación efectiva de trámites y servicios, contrataciones abiertas, mayor apertura en el gasto público, son sólo algunos de los temas pendientes en la transformación del municipio”, asegura.

Sin información pública no hay rendición de cuentas, pero subir información a los portales web es sólo el principio. La rendición de cuentas supone justificar plenamente las decisiones públicas, las inversiones, gastos y una evaluación constante de las políticas públicas.

Bohorquez insiste en que no existe un ranking de rendición de cuentas que permita evaluar a los municipios. “Lo que queda claro es que pocos municipios están avanzando en materia de apertura gubernamental, fiscalización del gasto público y presupuestos orientados a desempeño o resultados. Entre los municipios que vemos con interés para los próximos años están León, Guanajuato; San Pedro Garza García, Nuevo León; Azcapotzalco, Ciudad de México, y San Luis Potosí capital”, puntualiza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: