Ineficiente, 62% de municipios

63% de los municipios de hasta 200 mil habitantes, y 40% de los que están habitados por más de 200 mil personas, operan con exceso de dependencias

La buena salud de los ayuntamientos mexicanos, al igual que la de sus habitantes, también está ligada a la obesidad. Y no precisamente por comer de más.

Los municipios “obesos” operan con un número excesivo de dependencias, lo cual impacta negativamente en la gestión eficaz de la administración pues, entre otras cosas, requieren de más recursos para gestionar trámites, así como para cubrir el pago de nóminas, además de ser un caldo de cultivo para la corrupción.

Panorama ActualESTADO DEL ARTE

A partir de este año, el programa Agenda desde lo Local, a cargo del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), de la Secretaría de Gobernación (Segob), modificó su estructura y adoptó el nombre de Agenda para el Desarrollo Municipal. Dicho instrumento de diagnóstico y evaluación busca el mejoramiento de la estructura de los ayuntamientos, así como de las prácticas de gestión local.

Uno de los indicadores de desempeño de dicha agenda es el porcentaje de dependencias de los gobiernos municipales en función de un “organigrama óptimo”. El documento refiere que “se entiende por dependencia a toda aquella organización pública o unidad administrativa que forma parte de la administración pública municipal y que se encuentra prevista en su propia normativa orgánica, la cual fue creada para el ejercicio de las atribuciones y despacho de los asuntos que corresponden al presidente municipal. Incluye instancias del sector centralizado y sus órganos desconcentrados, así como del sector paramunicipal (órganos descentralizados)”.

El “organigrama óptimo” considera que para los municipios de hasta 200 mil habitantes, el número máximo de dependencias debe ser igual a 13, mientras que para las alcaldías de más de 200 mil habitantes, el número máximo debe ser igual a 20.

EdificioDatos del Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales 2013, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revelan que de 2 mil 357 municipios y delegaciones de hasta 200 mil habitantes que hay en el país, 1,493 cuentan con más de 13 dependencias en su organigrama. Es decir, 63 por ciento de las alcaldías de hasta 200 mil habitantes son “obesas”. Sólo 163 ayuntamientos en dicha categoría cuentan con 13 dependencias, y 701 operan con menos de 13; éstos son, al menos en cuanto al número de dependencias que los integran, los municipios “más sanos”.

Asimismo, de los 103 municipios y delegaciones del país que concentran a más de 200 mil habitantes, 42 incorporan en su administración a más de 20 dependencias y sólo cuatro cumplen con el requisito del “organigrama ideal” de contar con 20, en tanto que 59 alcaldías tienen menos de 20 dependencias. Es decir, 40 por ciento de las alcaldías habitadas por más de 200 mil personas son “obesas”.

El censo, que reporta cifras al cierre de 2012, refiere que el personal que labora en las instituciones de las administraciones municipales es de 944 mil 234 personas, 10 por ciento más que en el censo anterior, el cual fue elaborado con números correspondientes al cierre de 2011. Uno de cada 10 trabajadores de dichas dependencias labora en municipios del Estado de México, mientras que en el otro extremo se encuentra Colima con 0.7 por ciento del total de burócratas.

GASTO ELEVADO EN BUROCRACIA

El coordinador general del Inafed, José Antonio González Curi, comenta que el hecho de que haya administraciones municipales deficientes, que desatienden las funciones de las que deben ocuparse por mandato constitucional y con limitadas capacidades de recaudación, se refleja en estructuras “obesas”, por lo que es necesaria una reingeniería adminsitrativa.

Municipios de más de 200 mil habitantes

Municipios de más de 200 mil habitantes 2

Al respecto, el funcionario destaca el trabajo que se hace para reorganizar internamente los programas municipales y clarificar las prioridades de los ayuntamientos a través de la Agenda para el Desarrollo Municipal. Dicho programa aborda 40 puntos, entre los cuales está “adelgazar” a los gobiernos locales que cuentancon más dependencias de las necesarias, mediante una adecuada estructura de su organigrama, con el fin de mejorar los servicios y la atención a los ciudadanos.

La iniciativa también propone un número “ideal” de empleados de las alcaldías, con el fin de que las administraciones operen sanamente: hasta 400 funcionarios por cada 50 mil habitantes.

De acuerdo con cifras del análisis “¡Qué gordo es mi gobierno!”, elaborado por la firma Consultores Internacionales S.C. (CISC), entre 2000 y 2012 el gasto destinado a la burocracia en los tres órdenes de gobierno se elevó en 141.6 por ciento; en lo que toca a las entidades federativas y los municipios, dicho gasto creció 152 por ciento en el mismo periodo.

En ese sentido, González Curi agrega que hoy día se tiene una idea más clara sobre las políticas de desarrollo necesarias para los ayuntamientos, pero recalca que éstas requieren de una estrecha colaboración entre la Federación, los estados y los ayuntamientos. “Es necesario crear un federalismo articulado en el que todos los órdenes de gobierno asuman sus funciones, sin que nadie sea marginado en el trabajo de alcanzar las grandes metas nacionales”, sostiene.

MÁS DEPENDENCIAS, MENOS COMPETITIVIDAD

Ernesto Núñez Aguilar, presidente de la comisión de Desarrollo Municipal en la Cámara de Diputados, explica que el problema de los municipios “obesos” se agudiza con cada cambio de administración. “Los alcaldes se ven imposibilitados de hacer algunos relevos por asuntos sindicales o de derechos laborales por lo que empiezan a hacer contratos o incluso crear dependencias nuevas y esto ha provocado que existan alcaldías “obesas” que le han hecho un gran daño a la vida municipal, además de que genera problemas graves de endeudamiento”, asegura.

El legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) indica que lo relevante de la Agenda para el Desarrollo Municipal es que incide en la capacitación y profesionalización de los alcaldes y hace ver la importancia de aprovechar el tiempo para capacitar a los futuros ediles.

José Antonio González Curi“Durante el tiempo que transcurre entre la entrega de la constancia de elección y el inicio de funciones se debe capacitar al funcionario sobre las actividades que va a tener, como administrar los recursos que se tienen y también se les debe orientar para que su administración sea más transparente”.

En ese sentido, Carlos Grandet, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), explica que el incremento de trámites desalienta las posibilidades de inversión, lo que afecta directamente a la competitividad local.

“El municipio es la institución que más contacto tiene con los ciudadanos, en vista de que es donde se realiza una mayor cantidad de trámites, si existen una cantidad excesiva de éstos, se inhibe la inversión y el desarrollo por el incremento en tiempo y costos y tiende a generar más corrupción”, apunta.

CUESTIÓN DE INTERESES

Aun cuando aclarar las responsabilidades del gasto y eliminar la duplicidad de funciones son recomendaciones formuladas por organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ajustar los ayuntamientos a un tamaño óptimo enfrenta desafíos. Entre éstos están, las decisiones de los gobernantes en turno, o de algunas mesas directivas, que tienden a crear una burocracia con altos salarios y prestaciones, así como a duplicar las plazas con las cuales buscan colocar a sus allegados en la administración o pagar favores.

La “obesidad” del gobierno no es sana en ningún caso, mucho menos por su costo de oportunidad, es decir, por representar un uso de recursos públicos que pudieran destinarse a otros proyectos productivos, concluye el estudio del CISC.

En 2013, la entonces Agenda desde lo Local, contó con la participación de 1,194 municipios, de los cuales 990 concluyeron el proceso de verificación y 340 se hicieron acreedores al Premio Nacional al Desarrollo Municipal, con el que el Inafed reconoce los avances de los gobiernos locales en la atención a las áreas de oportunidad de sus administraciones.

José Antonio González Curi reconoce que aún queda trabajo por hacer para generar un reordenamiento administrativo. Asimismo, refiere que entre los pendientes de la agenda municipal está revisar el Sistema de Coordinación Fiscal para ampliar los recursos a los municipios e incrementar la eficiencia recaudatoria en  predial y agua.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: