La Bolsa, alternativa para las finanzas locales

Características de los municipios

Según un estudio elaborado por la Conferencia Nacional de Municipios de México, al menos mil municipios se encuentran en riesgo de quiebra, mientras que decenas de ellos ya se declararon en bancarrota. Además, el año arranca con un aumento considerable en varios impuestos, entre los que destacan el IVA y el ISR, y el Congreso decidió un recorte en las participaciones federales a municipios superior al 15 por ciento.

Ante este panorama, la consultora PricewaterhouseCoopers advirtió que, al igual que las empresas, los ayuntamientos tendrán que enfrentar su falta de recursos con una reestructuración profunda que les permita cumplir con sus compromisos básicos.

Entre sus opciones se encuentran: aumentar su base de contribuyentes, agilizar sus cobros, aprovechar sus facultades tributarias en áreas como el predial, tenencia y hospedaje, etcétera. Además, deberán buscar alternativas de financiamiento, aplicar medidas de ahorro y austeridad, además de recurrir a acciones como la bursatilización de sus participaciones.

Luis Manuel Martínez, director de Calificaciones a Estados y Municipios de Standard & Poor’s, explica que son muy pocos los municipios que cotizan en la Bolsa, y que lo hacen mediante emisiones de deuda: “En la Bolsa no cotizan gobiernos locales; no debe confundirse el término de participar en la Bolsa, ya que sólo lo pueden hacer a través de emisiones de deuda en el mercado de capital doméstico. Pero son muy raros los casos, como Aguascalientes y Zapopan, y ya tienen tiempo de que lo hicieron”, detalla.

Los municipios requieren, a juicio de los expertos, reestructurar a fondo el esquema de sus finanzas, fortalecer sus presupuestos con la fórmula de aumentar ingresos y tener un mayor control en sus gastos. Para lograr lo anterior necesitan incrementar la recaudación local para que ésta supere a la nacional; lo ideal, asegura, sería que los impuestos municipales alcanzaran 40 por ciento de los ingresos operativos.

Martínez agrega que “con base en la experiencia y en los estudios de años anteriores, se estima que en 2010 los municipios van a tener presupuestos más conservadores que en 2009, y que habrá una recuperación lenta”.

Standard & Poor’s considera que, aunque se presentara una recuperación económica en Estados Unidos o que mejoraran los ingresos federales, el fortalecimiento de la actividad económica de los municipios no se apreciará sino en el mediano o largo plazos.

Menor crecimiento

Transferencias federalesLa cancelación de proyectos de infraestructura, el aumento en la tasa de desempleo y la falta de liquidez son tan sólo algunas de las consecuencias que sufrirán los gobiernos locales por el recorte en sus participaciones federales en el presupuesto 2010.

Tres de los principales síntomas serán, según la calificadora Moody’s:

–El deterioro de las ya de por sí débiles posiciones de liquidez, acompañado de un acceso más restringido al crédito.

–Limitada capacidad para restablecer la salud fiscal y el balance general durante la recuperación económica.

– Tendencias negativas de largo plazo en indicadores financieros y de deuda, exacerbadas por la caída de los ingresos.

La disminución de los ingresos federales ejercerá, sin duda, presión en la calidad crediticia de estados y municipios. Además, entre menor sea el crecimiento esperado, mayor será la caída en las transferencias federales.

Debido a que los estados y los municipios reciben cerca de 90 y 65 por ciento, respectivamente, de sus ingresos a través de las transferencias del gobierno federal, es evidente que una disminución en el presupuesto federal presionará los indicadores financieros locales y de deuda durante los próximos meses.

Para hacer frente a los inconvenientes y variaciones a la baja de las transferencias a estados y municipios, el gobierno federal creó hace varios años el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), que al inicio de 2009 contaba con alrededor de 30 mil millones de pesos, de los cuales 24 mil millones

podrían haber sido usados el año pasado. En efecto, entre enero y junio el gobierno distribuyó 11.4 mil millones del FEIEF, lo que ayudó a compensar, parcialmente, la reducción de las transferencias.

Moody’s prevé que la desaceleración en las transferencias federales conducirá a un deterioro generalizado y significativo en los indicadores financieros y de deuda de la mayoría de los estados y municipios.

Mayor recaudación, mejor calificación

Luis MArtínez

Si las medidas gubernamentales incluyen técnicas de presupuesto prudentes, planeación a mediano plazo y fuertes sistemas de monitoreo, proporcionarán a los estados una mayor facilidad para responder ante condiciones económicas y financieras adversas. Además, cuando los gobiernos son conservadores al realizar sus presupuestos, planean contingencias y cumplen o exceden sus metas fiscales de forma consistente, los resultados son más favorables. También es importante que la información financiera sea auditada y publicada de forma oportuna y periódica, porque esto obliga a tener un cierto grado de disciplina interna y ayuda a monitorear los indicadores, sobre todo cuando los ingresos son muy volátiles.

Los ayuntamientos mejor calificados por las consultoras son aquellos que generan mayor nivel de ingresos propios. Los que tienen calificaciones de grado de inversión generan, en promedio, casi 46 por ciento del total de sus ingresos, mientras que aquellos con calificaciones menores solamente producen 32 por ciento.

Aunque el tiempo y la magnitud de la recuperación económica aún son inciertos, firmas como Moody´s esperan que los ayuntamientos con calificaciones más altas y bases de impuestos más productivas se desempeñen relativamente mejor conforme la economía se fortalezca.

En su última lista, esa consultora ubica con los mejores promedios a sitios como Mérida, Yucatán; León, Guanajuato; Aguascalientes, Aguascalientes; Puebla, Puebla; San Pedro de los Garza, Nuevo León, y al Distrito Federal, por mencionar algunos.

La Bolsa, una alternativa

BorrosoSean Marion, Vicepresident Senior Analist de Moody’s, explica que, si bien la contracción económica durante 2009 fue difícil, para 2010 se espera una recuperación modesta, para la que lo más importante es la reactivación económica de Estados Unidos, porque incidirá de forma directa en las finanzas de México.

Se pronuncia a favor de que los municipios intenten, por su cuenta, adoptar medidas como congelar sus gastos operativos y de capital, además de modificar la recaudación de las cargas tributarias locales. “Muchos municipios han utilizado líneas de crédito a corto plazo, y considero que en 2010 vamos a ver mayores solicitudes de créditos, préstamos bancarios y tal vez un intento por bursatilizar sus finanzas”, añade.

Entre los requisitos que deben cumplir los ayuntamientos que quieran participar en la Bolsa, destacan los siguientes: calificaciones aprobatorias en los distintos estudios y evaluaciones que realizan las firmas consultoras; buen historial crediticio; registrar la publicación frecuente de sus estados financieros en aras de una mayor transparencia y rendición de cuentas, y la capacidad de recaudar en mayor porcentaje con relación a las participaciones federales.

Según Marion, los municipios que más dificultades tendrán para sortear la disminución de las transferencias federales serán los más pequeños, que no tienen la capacidad financiera para tomar decisiones y enfrentar los impactos de la crisis, ya que tendrán el reto de cumplir con sus obligaciones a corto plazo, entre las que destacan la prestación de servicios a la ciudadanía y la de pagar la nómina a sus empleados. Además, en los casos en los que se tengan adeudos, deberán pagar y combatir su pasivo circulante, pero al mismo tiempo fortalecer sus finanzas y su recaudación de impuestos locales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: