Seguir viendo

La Bolsa, un mercado alternativo.

Hace 14 años y aprovechando los cambios que se efectuaron a la Ley del Mercado de Valores, donde entre otros conceptos se previó que estados, municipios y empresas paraestatales pudieran obtener financiamientos sin contar con el apoyo directo del Gobierno Federal (el cual siempre terminaba rescatándolos de sus incumplimientos) creció la necesidad de buscar recursos para poderse financiar y así cumplir con las propuestas que hicieron a los ciudadanos cuando su candidato estaba en campaña para ocupar algún cargo público de elección.

El financiamiento, a través del mercado de capitales para los municipios, se ha utilizado en países como Estados Unidos, Canadá, Japón y algunas naciones europeas y en Sudáfrica.

En México se inició su uso a partir del 6 de diciembre de 2001, cuando el municipio de Aguascalientes emitió Certificados de Participación Ordinaria (CPOs), por 90 millones de pesos a pagar en un lustro; en ese mismo año. Morelos también emitió (CPOs) por 216 millones de pesos.

La tendencia fue al alza, ya para marzo de 2004 habían sido calificados 64 municipios, por las calificadoras autorizadas en ese entonces en el país: Moody’s, Fitch Ratings, Standard & Poor´s y HR Ratings.

Para tener acceso al mercado de valores es necesario que los municipios obtengan su calificación de riesgo crediticio, lo cual es determinante para atraer a los inversionistas. Esta calificación, como ya se mencionó, es otorgada por las empresas calificadoras autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

La calificación es un indicador u opinión sobre la capacidad y voluntad de una entidad; en pocas palabras, es emitir un informe sobre la capacidad de pago que tiene un municipio.

Aunque a veces no puede la nota favorecer a un ayuntamiento, por sus malos manejos crediticios, debemos recordar que el propósitos de las calificaciones es fundamental para tener acceso a los mercados de capital, tanto domésticos como internacionales.

¿Cómo funcionan? El análisis que realizan las calificadoras se concentra en tres aspectos fundamentales: Economía y bienestar social, finanzas públicas y deuda pública. Los factores determinantes de calificación de crédito se agrupan en 1) Fundamentos económicos a) Estructura de la economía b) Dinámica de crecimiento económico c) Desempeño sectorial d) Perfil socioeconómico – Niveles de ingreso – Tasas de desempleo

2) Desempeño Presupuestal a) Estructura de ingresos b) Patrones, tendencias de gasto c) Ejecución del presupuesto

3) Perfil de la deuda a) Marco legal b) Indicadores de deuda: razones financieras y sus tendencias c) Pasivos contingentes d) Estructura de la deuda: – Corto plazo vs. largo plazo – Perfil de vencimiento

4) Marco institucional a) Poderes y responsabilidades del gobierno – Aspectos legales y administrativos – Responsabilidad en la prestación de servicios – Facultades para la fijación de impuestos

¿Qué beneficios obtienen los municipios y estados al ser calificados? • Pueden tener acceso a los recursos del mercado de capitales mediante la emisión de bonos • Incrementa la capacidad de endeudamiento de los municipios • Los municipios obtienen mayor independencia de los gobiernos estatales para definir una estrategia de financiamiento • Pueden tener una mejor posición para negociar líneas de liquidez

Antes de iniciar los trámites para la colocación de los bonos en el mercado de capitales, la administración municipal debe realizar las siguientes actividades:

• El área de finanzas de municipios, generalmente del tesorero, determina la necesidad de financiamiento para el desarrollo de proyectos, principalmente los de inversión los cuales deben contar con el proyecto técnico.

• El cabildo revisa, analiza, discute y aprueba en su caso, el uso de deuda para financiar el o los proyectos de inversión (pudiendo ser también para refinanciar el o los proyectos de inversión).

• De obtener la calificación aprobatoria, se solicitará al Congreso del Estado la autorización para el uso de deuda y posteriormente hacer el trámite en la Comisión nacional Bancaria y de Valores para la inscripción de los certificados de deuda o bursátiles.

Cabe destacar que las participaciones federales son el principal activo bursatilizado en las emisiones de estados y municipios, las cuotas de peaje carretero le siguen en importancia. Otras fuentes de ingreso controladas por los gobiernos estatales como el Impuesto Sobre la Tenencia Vehicular, el Impuesto Sobre Nómina o el Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, también han sido objeto de bursatilización en el mercado local de capitales.

Es así que la mayoría de los estados y municipios y estados garantizan el pago de su deuda con las participaciones que reciben de la Federación a través del Ramo 28, el cual pueden ejercer libremente.

En cuanto al endeudamiento por títulos de deuda es apenas el 40 por ciento del monto de la deuda con la banca comercial, y la cuarta parte de la suma del endeudamiento con la banca comercial y la banca de desarrollo, se puede considerar que este tipo de financiamiento empieza a alcanzar las proporciones altas, pero no corren peligro.

En conclusión, el financiamiento bursátil es una alternativa real y eficaz para atender las necesidades financieras de mediano y largo plazo de las empresas mexicanas.

La emisión de títulos de deuda, a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), para su colocación entre inversionistas nacionales y extranjeros es una realidad para los estados y municipios con visión de trascender.

Pero el principal requisito para obtener financiamiento bursátil es que el ayuntamiento o gobierno local sea profesional y transparente, esto es, abierto a proveer información a los inversionistas que confían sus recursos en su administración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: