La nueva gobernanza digital

Publicado Por

Maestro por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, con estudios en Política Pública por McCourt School of Public Policy, Director Ejecutivo de Goberna Consultores.  Twitter

El mundo ha sufrido una serie de cambios radicalmente agresivos, traspasó las fronteras del Internet con las redes sociales, la realidad aumentada, la big data, los drones, la impresión 3D y el Internet de las cosas (IoT).

Son las grandes tendencias que han cambiado nuestra realidad. Ante este panorama, diversos sectores lo han aprovechado: el comercio electrónico, la comunicación digital, la educación en línea, la medicina, el deporte, el turismo y la industria, entre otros.

En el sector público, la administración federal hizo hincapié en el gobierno electrónico como una política vanguardista, que sin embargo ha quedado rebasada por la gran cantidad de información que requiere el nuevo ciudadano digital, viéndose imposibilitada de brindarle esa información en el lugar que la necesita, a la hora que la necesita, desde la plataforma que la necesita.

Dentro de este escenario, la gobernanza digital es la integración de las tecnologías de la información en la gestión de lo público, con el objetivo de promover la transparencia, la participación ciudadana y la colaboración.

En el pasado el gobierno electrónico brindaba información al ciudadano en una sola vía, es decir, informaba sobre sus acciones a partir de sus páginas electrónicas, mientras la nueva gobernanza digital brinda una comunicación en doble vía. En la actualidad, permite la retroalimentación y la intercomunicación directa, mejorando la relación entre sociedad y gobierno.

Los ciudadanos están cada vez más conectados, no obstante los gobiernos y los espacios públicos no se encuentran aún en total disposición para garantizarles sus derechos digitales; es por eso que el reto de los gobiernos locales (ayuntamientos) es generar las condiciones que les permiten tener dentro de una agenda digital la posibilidad de ofrecer Internet como un servicio público, para que el ciudadano pueda hacer uso de sus redes sociales, o bien realizar trámites y servicios digitalizados desde su celular.

Y es que el espacio público es el espacio digital por excelencia, la gobernanza digital permite también conectar la gestión de los servicios públicos con centros de gestión de gobiernos locales. Ayudando a mejorar la calidad de las urbes, las llamadas ciudades inteligentes hacen uso de tecnologías a veces de manera independiente, sin embargo, al estar conectadas con la gestión gubernamental incrementan su utilidad.

Implementar una gobernanza digital no sólo se trata de poner nombres nuevos a procesos viejos, se trata de un trabajo corresponsable y dirigido por una política pública de desarrollo digital, quitando los estereotipos en los que han vivido las ciudades tradicionales, a través de la difusión y gestión del conocimiento, para comenzar a construir una arquitectura digital en torno a mejorar la calidad de vida de las personas.

La gobernanza digital nos ayuda a reducir gastos en la inversión y a optimizar el uso de los recursos públicos: se construyen “e-administraciones” que dejan atrás el uso del papel.

Por tal motivo, los gobiernos locales deben comenzar desde ya un camino hacia la implementación de una gobernanza digital, dejando atrás el gobierno electrónico en pro de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Los gobiernos deben adaptarse a los cambios globales tan agresivos que están sucediendo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: