Los derechos de las mujeres privadas de su libertad

El miércoles 24 de octubre de 2018, en la Cámara de Diputados se realizó un foro de enorme relevancia debido a la deuda moral, social y política que se tiene hacia este tema. Se abordó de forma profunda e integral la situación que enfrentan las mujeres en las cárceles de México. La anfitriona de dicho foro fue la Diputada Laura Martínez González, quien decidió abanderar esta lucha desde el legislativo federal. La diputada considera que la amnistía planteada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, podría beneficiar a mujeres recluidas en centros penitenciarios.

En la inauguración del foro “Mujeres Privadas de la Libertad”, la Diputada señaló que sería una salida legal dentro del marco constitucional en pro de los derechos humanos, para aquellos casos que realmente lo requieran, sin dilatar las reformas que deban hacerse para garantizar mejores condiciones y justicia a estas mujeres. De acuerdo con informes vigentes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, al día de hoy siguen sin atenderse los derechos fundamentales de las reclusas en México, lo cual es inaceptable. Por nuestra parte, desde la Fundación ¿Y Quién Habla por Mí?, coincidimos en que las reclusas pueden ser posibles beneficiarias de la amnistía de la administración federal, por ello pedimos y estamos haciendo lo propio para conformar una base de datos con los casos susceptibles de ser analizados a la luz de la amnistía u otras figuras, como el indulto que señaló en el foro la experta Mercedes Peláez, pues en nuestro país existen alrededor de 10 mil 700 mujeres recluidas, de las cuales más de la mitad están en prisión preventiva.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, indicó que en los Ceferesos ya hay personal de este organismo, lo que ha ayudado a aminorar las quejas que se presentan.

Además enfatizó que las condiciones en las que viven estas mujeres no deben verse sólo desde un enfoque Federal, sino también desde los 32 gobiernos estatales, porque es ahí donde, según los Datos del Diagnóstico de Supervisión Penitenciaria, se concentran la mayoría de las problemáticas.

“Por años se pensaba: ¿para qué invertir en centros penitenciarios?, olvidando la dignidad de esas personas y alentando el rechazo social; ninguna política criminológica será exitosa si olvidamos ese eslabón”, indicó el titular de la CNDH, y finalizó destacando que existe la necesidad de contar con centros penitenciarios exclusivos para mujeres, pues sólo existen 17 estatales y uno federal, mientras que hay 159 mixtos con una población de 10 mil 460 mujeres. De igual forma resaltó la importancia de cumplir con los estándares internacionales, como son las reglas de Bangkok y el interés superior de la infancia.

Es un hecho que el Estado y la sociedad civil deben intensificar la atención hacia esta población de mujeres que se encuentra en las cárceles. Se debe tomar en cuenta el cumplimiento del Artículo 18 constitucional, especialmente el que se refiere a la separación de la población varonil de la femenil, protección de la salud (incluida la salud sexual y reproductiva) y la ubicación en centros cercanos a su domicilio. Así, también se deben implementar medidas para prevenir y evitar la violencia de género, torturas sexuales y explotación sexual, y se debe poner especial atención a los hijos e hijas que permanezcan con ellas en los centros penitenciarios, privilegiando el interés superior de la infancia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: