Limpieza en Matamoros

Publicado Por

A la alcaldesa de Matamoros no le tiembla la mano para enfrentar a narcotraficantes, cerrar giros negros y derribar altares a la Santa Muerte

Leticia SalazarMatamoros, Tamps.- Leticia Salazar es presidenta municipal de Matamoros y lo mismo encabeza una rutinaria sesión de cabildo, que un operativo para desarticular bandas de delincuentes de todo tipo, incluido el crimen organizado.

La primera mujer en la historia que gobierna este municipio no tiene reparo en portar un chaleco antibalas, subirse a una camioneta y ser un elemento más entre los efectivos, que vigilan las calles de esta ciudad fronteriza. Está entrenada para este tipo de actividades y conoce el manejo de armas, asegura, así que no teme por su integridad física.

Si durante sus recorridos por las colonias de la ciudad recibe una denuncia de venta de gasolina ilegal o cualquier otro tipo de delito, se distrae por un momento para atender la denuncia y poner ante la autoridad competente a los presuntos delincuentes.

El 7 de septiembre pasado se puso botas, un pantalón negro y una camisola del mismo color con su nombre bordado. Una boina tipo militar le cubría la cabeza del Sol, que en los veranos matamorenses lleva el termómetro arriba de los 30 grados centígrados.

Así presentó, de manera oficial, al grupo interinstitucional de seguridad táctico denominado Hércules, conformado por elementos acreditados y aprobados en sus exámenes de control y confianza, adiestrados en actividades de inteligencia y operativos, el cual atenderá todo tipo de situaciones, incluidas en las que estén involucradas las bandas del crimen organizado en la ciudad, pues el marco jurídico permite denunciar cualquier hecho y aplicar la ley en casos de flagrancia.

“Todos somos Hércules, porque cada quien desde su trinchera debe defender la ciudad”, afirmó ese día la edil con expresión seria y mirada firme. Alguien que la hubiera visto, y no la conociera, no hubría creído que era alcaldesa; quizá una oficial con su tropa.

El gesto duro de Lety —como se le conoce en Matamoros— aquella tarde contrasta con su voz suave y sus expresiones discretas. Las cejas bien delineadas y los labios delgados dibujan de vez en cuando una breve sonrisa en su rostro. No es alta ni corpulenta, como los miembros de la corporación que abanderó, pero arrojo no le falta.

No le quedó de otra. La edil no llegó a gobernar Matamoros en e l mejor momento. “Al recibir la alcaldía detectamos que la delincuencia organizada estaba inmiscuida en las acciones de gobierno. Ellos tenían prácticamente secuestrada el área de seguridad pública y tránsito municipal, tenían el relleno sanitario, donde se depositan los desechos de las empresas de la región y cobraban a quien entraba; en la ciudad decidían quién abría y quién cerraba los negocios”, explica.

De esta manera, cada mes, al menos 25 millones de pesos (mdp) dejaban de entrar a las arcas municipales porque iban a parar a los bolsillos de las bandas criminales.

Leticia Salazar comenta que en los primeros días de su administración llegó alguien al ayuntamiento para cobrar la nómina de 97 personas. “Obviamente no se les dio el dinero y tuve que convocar a mi gabinete para hacerles saber que si la alcaldesa no iba a ceder, ellos tampoco, y si alguno tenía miedo que agarrara sus cosas y se fuera. Nos mentalizamos en no tener miedo, porque éste te paraliza y no te deja actuar”.

LIMPIEZA TOTAL

Por aquellos días, más de 500 elementos de la policía municipal permanecían acuartelados desde la administración anterior, sin armamento y sin vigilar las calles. Salazar Vázquez comenta que se dio a la tarea de evaluar a estos elementos, pero el resultado estuvo muy lejos de ser alentador. Más de 85 por ciento de los efectivos no pasaron las pruebas de control y confianza, por lo que fueron dados de baja.

“Me costó cerca de 47 mdp liquidar a todos los policías y eso implicó dejar de hacer cosas. Fue un reto enorme porque todo el primer año de mi administración me la pasé prácticamente en el proceso de depuración”.

Esta situación, lejos de quebrar el ánimo de la alcaldesa, la impulsó a conformar el grupo táctico Hércules. Los efectivos —cuyo número y equipamiento se reserva de revelar por motivos de seguridad— fueron adiestrados por elementos de la Semar. Y aunque el grupo fue presentado oficialmente sólo hace unas semanas, debido a que los elementos se encontraban en la fase de pruebas de certificación, la presidenta municipal explica que desde hace cinco meses han participado en algunas acciones para detectar la venta clandestina de gasolina, puntos de venta de drogas, autos robados y vigilantes de la delincuencia organizada, conocidos como “halcones”.

En este tiempo de operación, el grupo Hércules ha decomisado 86 mil 148 dosis de sustancias como marihuana, cocaína y crack; 14 vehículos con reporte de robo; 1,259 cartuchos; nueve armas largas; 17 cargadores; tres chalecos de uso personal; 10 equipos de radio comunicación; 72 mil 400 litros de gasolina y un vehículo blindado. También ha cooperado en la detección de 134 giros negros, los cuales han sido clausurados.

Asimismo se logró el arresto de presuntos mandos de bandas del crimen organizado, como el presunto jefe de la guardia de halcones de la plaza de Valle Hermoso, la Comandanta Morena, y Wilfrido Cervantes alias el Ciclón 78, quien dijo ser el enlace de la plaza de Valle Hermoso y Reynosa con el jefe del Cártel del Golfo en Matamoros.

Enfrentar a la delincuencia de esta manera no es algo propio de los gobiernos municipales, pero eso no le quita el sueño a Leticia Salazar.

Incluso si sus decisiones no son del agrado de algunos sectores o grupos adversos a ella y su gobierno, no pisa el freno. Por ejemplo, cuando a través de las redes sociales comunicó a la población la presencia de grupos armados en la ciudad y recomendó a la población no salir de sus casas, fue criticada por los gobiernos estatal y Federal. O las veces que ha retirado altares a la Santa Muerte de las avenidas principales de la ciudad y los inconformes se manifestaban a las afueras del palacio municipal.

“Soy muy respetuosa de las religiones, pero si alguien quiere ejercer este culto tiene que ser en su casa o en áreas privadas. Por el conocimiento que tenemos de las bandas criminales, donde se ponían los altares de la Santa Muerte era porque alrededor había casas de seguridad, entonces todos los tumbé. Había manifestaciones pero yo tenía muy claro lo que tenía que hacer. Algunos volvieron a levantarlos y los volví a tirar”.

VUELVE LA INVERSIÓN

La seguridad es un tema que atraviesa todos los ámbitos de la vida en Matamoros. No puede ser de otra forma, ya que la violencia en los últimos años mermó el ánimo de la gente y se llevó, entre otras cosas, las ganas de invertir en un municipio cuyo motor económico es la industria manufacturera y el comercio.

SoldadosEn esta ciudad, los sectores secundario y terciario concentran a cerca de 94 por ciento de la población económicamente activa (PEA). Su condición de ciudad fronteriza y, en consecuencia, el gran flujo de personas que cruzan a Estados Unidos, así como una amplia disponibilidad de mano de obra, hacen de esta urbe un polo de desarrollo estratégico en la frontera norte del país, en un estado donde destacan ciudades como Reynosa y Nuevo Laredo.

A decir de Lety Salazar, hay señales de que la economía comienza a recuperarse. Por ejemplo, la apertura de nueve empresas nuevas en lo que va de la administración y la generación de empleos.

“Cuando estuve en campaña vi que había un déficit de 10 mil empleos en Matamoros. En aquella ocasión dije que en tres años íbamos a acabar con ese rezago. A la fecha llevamos 6,200 empleos generados, gracias a las empresas que recién abrieron. Esto habla de que los inversionistas están llegando nuevamente. Para lograrlo, también estamos dando incentivos económicos a las empresas en el pago del impuesto predial y el agua”, detalla.

Recientemente, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que desarrollará infraestructura para aguas profundas en Matamoros. La empresa, en colaboración con el gobierno de Tamaulipas, invertirá cerca de 1,250 mdp en los próximos años, con el objetivo de proveer servicios logísticos.

Asimismo, en el puerto de Matamoros se trabaja en el dragado de escolleras y la ampliación de la carretera que llega directamente al puerto, en la zona conocida como El Mezquital.

Se trata de un proyecto a mediano y largo plazos que traerá inversión a esta ciudad. Pero la administración que encabeza Leticia Salazar no se duerme en sus laureles; también quiere aportar algo y aprovechar el boom petrolero que está por venir.

Por lo anterior, el ayuntamiento donó al Gobierno Federal un predio ubicado en el ejido el Juanillo para construir un Centro de Estudios Tecnológicos del Mar (Cetmar). Se trata de una institución pública de nivel medio superior que abrió sus puertas hace unas semanas con el afán de ser una opción más para cerca de 3,500 egresados de secundaria que no alcanzan a colocarse en preparatorias públicas.

En esas aulas, más de 200 jóvenes se preparan para el desarrollo que vendrá. Los contenidos que cursan abordan temas como energía, agua y logística. “De nada servía planear un desarrollo a mediano o largo plazo si la mano de obra la vamos a traer de otro lado, cuando lo que queremos son más empleos y que haya más oportunidades de crecer.”

EL DESARROLLO VIENE EN TREN

Otro proyecto que impulsará el progreso de la ciudad es el Puente Ferroviario Matamoros, que se inaugurará próximamente. Esta vía de comunicación, que actualmente construye el Gobierno Federal, facilitará el transporte de mercancías hacia Estados Unidos.

PoliciaEn más de 100 años, no se había construido una conexión ferroviaria entre ambos países. Hoy día, siete trenes cruzan diariamente hacia Estados Unidos por el puente internacional Brownsville-Matamoros, mientras que tres trenes ingresan a territorio mexicano cada día.

“El intercambio de mercancías hace más productiva la ciudad. Este nuevo puente va a ser un detonante muy importante, porque permitirá una mejor logística, estar más preparados, traer más productos y arraigar a más inversionistas”, explica Leticia Salazar.

Se espera que el primer tren cruce por el nuevo puente en noviembre próximo. Cuando entre por completo en operación, las vías por las cuales hoy día circula el tren se dejarán de usar.

“Estamos trabajando en dos proyectos a raíz de que las vías se clausuren por el nuevo puente, uno es la ampliación de la avenida Las Américas, por donde corre el actual puente ferroviario, con una inversión de cerca de 130 mdp. También habrá en la ciudad un nuevo centro de convenciones, una ciclopista para hacer eventos recreativos y también estamos trabajando en un museo del ferrocarril.”

En agosto, el cabildo aprobó por unanimidad que Matamoros participe en un acuerdo de colaboración entre los municipios integrantes del corredor económico del Norte de México — conformado por los estados de Chihuahua, Durango, Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Tamaulipas, Zacatecas y Nayarit— con el objetivo de promover y fortalecer el entendimiento institucional y el intercambio de experiencias y de proyectos conjuntos.

Y mientras el desarrollo económico ayuda a tender puentes entre ambas naciones, esta administración también hace un esfuerzo para que mexicanos y estadounidenses generen vínculos más estrechos.

Por eso, en febrero, el cabildo de Matamoros aprobó por unanimidad la propuesta de intención de hermanamiento entre esta ciudad y Harlingen, Texas.

NUEVOS VIENTOS

Lety Salazar es soltera y no tiene hijos. Y aunque le gustaría tenerlos, dice que no es el momento. Su actividad como alcaldesa no se basa en el salario ni tiene un horario definido. Eso lo aprendió de su padre, Ramiro Salazar, quien es empresario del ramo de la construcción.

“Yo vivía con una familia de siete hermanos que veían a mi papá trabajando desde las 5 de la mañana hasta las 12 de la noche, todos los días, con un nivel de estudios de sólo primaria, al igual que mi mamá, pero a todos sus hijos les dieron la oportunidad de estudiar, de terminar una carrera y yo les agradezco porque me enseñaron a trabajar desde muy pequeña.”

También de su padre le vino el gusto por la política a Lety Salazar. Comenta que desde pequeña lo veía apoyar en varias actividades a Jorge Cárdenas González, el primer alcalde de oposición en la historia de Matamoros. “Me acuerdo que mi papá le tenía tanta admiración porque era un hombre bien luchón, que desde las 4 de la mañana recibía a la gente en la alcaldía sin pedirles que hicieran cita.”

Esta cercanía con la autoridad municipal contribuyó a despertar el interés de Lety Salazar por la política. A los 13 años se incorporó a las filas de Acción Juvenil, del Partido Acción Nacional (PAN). Desde entonces ha sido de todo: avanzada de candidatos en campaña, presidenta del partido a nivel local, regidora, legisladora local, diputada federal y ahora alcaldesa.

Le falta ser gobernadora. Y aunque acepta que para cualquier ciudadano sería un honor contender por la gubernatura de su entidad, asegura que su atención está fija en cumplir sus obligaciones como edil. Sin embargo, deja algo en claro: “Hace falta ya una alternativa en Tamaulipas. Nunca ha gobernado otro partido político en la entidad, y creo que los ciudadanos, con todo lo que ha pasado en estos años, ya quieren respirar algo nuevo”.

5 Comments

  1. Alex Cremento says:

    Como “matamorense” muchas veces he cuestionado su salud mental.

  2. abigail aguirre lopez says:

    sigue adelante Lety!!! que para atras ni para agarrar impulso.Dios te ayude.

  3. veo en ella un Hugo chavez

  4. por eso me gustas paty eres bien firme no te dejes que tenga feliz navidad y prospero año nuevo y no descanses por falta de parque.

  5. a entonces si formo el grupo hercules? pos no anda diciendo que no tenia nada que ver con ellos despues de que mataron a los estadounidenses .. pero gracias por la nota sirve de evidencia en su contradiccion

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: