México debe impulsar las tecnologías solares.

solEl Sol es una fuente inagotable de energía. Basta decir que si aprovecháramos este recurso tan sólo una hora sería suficiente para abastecer todos los requerimientos energéticos de los 7 mil millones de personas que habitamos en el mundo durante todo un año.

México goza de un tiempo promedio anual de irradiación solar diaria superior a cinco horas en la mayor parte del territorio nacional. Esa cifra es significativamente superior a la de algunos países de Europa, donde el aprovechamiento de esa fuente de poder es mayor que en el nuestro. Una de las aplicaciones con mayor crecimiento es la generación de electricidad a través de paneles fotovoltaicos. Estos sistemas se presentan en dos tipos: aislado e interconectado.

El sistema aislado aprovecha la irradiación natural en los paneles para generar corriente directa, la cual se almacena en baterías para aprovecharse durante todo el día e incluso por la noche. No tiene conexión con la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de ahí su denominación de aislado. Es común encontrar este tipo de sistemas en comunidades alejadas donde se usan para bombear agua o proveer iluminación, por lo que su impacto social es muy importante.

En el sistema interconectado la energía tiene este flujo: 1. El Sol irradia energía en los paneles fotovoltaicos. 2. Los paneles generan electricidad en forma de corriente directa, similar a la que se usa en los automóviles. 3. El inversor transforma la corriente directa en corriente alterna. 4. La corriente alterna se incorpora a la instalación eléctrica para su uso en aparatos electrodomésticos, maquinarias, iluminación, etcétera. 5. El excedente generado pasa por el medidor bidireccional que registra la generaciónde los paneles que se integran a la red de la CFE.

CASOS EXITOSOS.

Los calentadores solares de agua son otro caso de éxito. Los usuarios que ya han experimentado su eficiencia en sustitución de la combustión de gas, han comprobado que en dos años, o incluso menos, pueden recuperar su inversión, mientras que la vida útil del dispositivo puede superar los 15 años.

Hasta hace poco se pensaba que aprovechar la luz y el calor del día era muy costoso y que la instalación de la tecnología era muy complicada. Hoy, el número de usuarios que la utilizan crece de forma exponencial. Si observamos desde alguna azotea ya es común notar paneles para calentamiento de agua o fotovoltaicos. La razón es muy sencilla, la energía eléctrica del Sol es más barata que la mayoría de las tarifas de la CFE.

Entonces ¿por qué no todos tenemos calentadores y paneles solares? La razón tiene que ver con dos factores principales: uno es el tema cultural, en el que todavía tenemos mucho que avanzar; y el otro es el poco financiamiento disponible y expedito.

El costo mínimo de una instalación fotovoltaica es de 12 mil 500 pesos, y para un calentador de agua es de menos de la mitad, aunque pueden llegar a costar varios cientos de miles de pesos.

Actualmente nueve de cada 10 instalaciones se pagan con recursos propios de los usuarios. Y aunque la banca comercial ya identificó en este tema una oportunidad para otorgar créditos, el financiamiento aún no se ha generalizado.

ENERGÍA RENTABLE.

Las tecnologías existen y son rentables, sin embargo, resulta paradójico que las viviendas aún no cuenten con paneles de autogeneración, cuando existen algunos fabricados en México con calidad reconocida y certificada a precios competitivos. Sorprende también que en los contenidos de la mayoría de las escuelas de enseñanza superior todavía no se cuente con información acerca de energías limpias. Más interesante aún es la complejidad a la que se enfrentan las familias, las empresas, e incluso los gobiernos para financiar estas tecnologías.

Si analizamos un crédito de 150 mil pesos para que una familia en México instale paneles, en comparación con la compra de un auto, encontramos que desde el punto de vista de quien otorga el crédito, financiar paneles fotovoltaicos tiene menos factores de morosidad, cartera vencida y riesgo que el crédito automotriz.

Entonces ¿cuál es el reto de las entidades relacionadas con la energía solar? La respuesta es crear la cultura y las condiciones para que los productos se comercialicen y se financien primero en México, y luego el país sea una potencia exportadora como lo es, por ejemplo, en la industria automotriz.

Somos afortunados porque las condiciones tecnológicas, los productos mexicanos y los precios han permitido que familias, empresas y gobiernos visualicemos un mejor futuro para la generación de energía a través del Sol.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: