Motivar a jóvenes empresarios, tarea pendiente.

Maquiladora Noviembre 2013En los últimos años, el estado de Guanajuato ha sustentado su crecimiento en la captación de inversiones en sectores estratégicos. Actualmente la entidad es reconocida como un miembro distinguido del corredor industrial del Bajío y por albergar uno de los clusters automotrices más importantes del país.

Una muestra de este esfuerzo es que la inversión extranjera directa en la entidad creció 86 por ciento en 2011, gracias a la llegada de compañías ensambladoras de automóviles y otras empresas que conforman dicha cadena productiva.

Para coadyuvar con esta estrategia y garantizar un mecanismo que incentive la cultura emprendedora, el desarrollo tecnológico, la innovación y la creación de empresas productoras de bienes y servicios con valor agregado, el ayuntamiento de Celaya aporta capital humano calificado prodente del Centro de Innovación e Incubación Empresarial (CIIE) del Instituto Tecnológico de Celaya (ITC), una escuela pública de educación superior.

Lo anterior es un ejemplo de la importancia que tiene la generación de mecanismos que les permitan a los municipios aprovechar sus capacidades para impulsar el crecimiento industrial. En ese sentido, las sinergias entre academia y gobiernos locales no sólo ayudan a formar los cuadros que requieren las industrias, sino que contribuyen a que los emprendedores aprovechen al máximo las vocaciones empresariales regionales en favor de una economía más sólida.

Ésta es una de las principales maneras de apoyar el incremento de la productividad local y, por lo tanto, de favorecer el desarrollo de las comunidades. No está de más decir que la creación de empleos es una consecuencia positiva.

PARTICIPACIÓN PROACTIVA.
Para lograr tal objetivo, los gobiernos locales deben garantizar la disponibilidad de fuentes de financiamiento y generar condiciones para que las buenas ideas, el talento, el conocimiento, la tecnología y la educación confluyan en la generación de empresas innovadoras, competitivas y sustentables con arraigo, pero con la visión suficiente para expandirse hacia otros mercados en el largo plazo. Esto también constituye una buena manera de asegurar la pertinencia de los programas de desarrollo de las administraciones públicas.

Con base en esta reflexión, es recomendable que los municipios no sólo se concentren en fomentar la creación de nuevos negocios, sino que lo hagan con base en sus vocaciones económicas. De esta manera favorecen el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales enfrentan los mayores desafíos para insertarse de manera exitosa en las cadenas productivas Si esa filosofía se fomenta entre las generaciones más jóvenes, los nuevos empresarios serán capaces de participar proactivamente en el diseño de esquemas que favorezcan el desarrollo de las economías locales.

LAZOS FUERTES.
Desde sus inicios, el CIIE se diseñó para atender y desarrollar segmentos de mercado pertenecientes a los sectores económicos y productivos prioritarios para Celaya y para el estado de Guanajuato, como el metalmecánico, agroindustrial, de productos químicos, cuero-calzado, turístico, farmacéutico, de la maquila, electrónica, del software y textil-confección, entre otros.

Dicha institución posee lazos fuertes y activos con el gobierno municipal que agregan valor al proceso de incubación e impulsan proyectos exitosos de emprendedurismo mediante alianzas estratégicas. Esta relación es la base para la consolidación de mecanismos capaces de apuntalar los sistemas regionales de innovación al propiciar un crecimiento gradual.

En los últimos tres años, el CIIE ha apoyado a 123 empresas, 60 por ciento de las cuales son de base tecnológica, en tanto que 40 por ciento son tradicionales. De estas últimas, 31 son impulsadas por estudiantes universitarios.

INICIATIVA EMPRENDEDORA.
Así las cosas, podría pensarse que otros sectores de la población, como los adultos mayores o los niños y adolescentes quedarían fuera de la jugada. Sin embargo, es posible aprovechar la participación de dichos sectores para atenuar los efectos del bono demográfico, un fenómeno en el que la población en edad de trabajar es mayor que la población dependiente (niños, ancianos, entre otros). Los gobiernos locales que aprovechan al máximo su capital humano pueden abonar más a la economía regional.

En ese orden de ideas, para atender la demanda de empleo de las nuevas generaciones, el ayuntamiento de Celaya ha patrocinado los esfuerzos del CIIE para poner en marcha el programa Universidad Infantil de Negocios, el cual fomenta la iniciativa emprendedora entre estudiantes de 5° y 6° grados de primaria, así como en los tres niveles de enseñanza secundaria, mediante contenidos de estudio del Posgrado de Gestión Administrativa adaptados para cada caso.

El objetivo consiste en que los niños y adolescentes adquieran una visión empresarial que les pueda ser útil en algún momento de sus vidas, con la idea de crear una empresa. Ésta es, sin duda, una de las formas más eficaces de generar empleos y riqueza para las comunidades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: