Movilidad sostenible, en bicicleta

A través de SmartBike, esta empresa ofrece soluciones integrales de movilidad basadas en la bicicleta; la Ciudad de México ha sido uno de los casos más exitosos del mundo

FOTOS: Cortesía de Clear Channel

Hubo un tiempo en el que la bicicleta ganó popularidad como medio preferido para la recreación. Para nadie es extraño que uno de los regalos favoritos para los niños sean bicicletas. Sin embargo, en los últimos años, éstas se han convertido en algo más que un simple instrumento de diversión. Hoy día, han adquirido valor como medio de transporte debido, entre otras cosas, a los problemas generados por los vehículos automotores.

De acuerdo con un estudio elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo de la Cámara de Senadores, en los últimos 30 años el crecimiento de la población y la mala planificación urbana en México han provocado el congestionamiento de las grandes urbes, ocasionando que el traslado de un punto a otro dentro de la ciudad y hacia las periferias se convierta en un recorrido promedio de entre dos y tres horas, cuando son trayectos que normalmente se podrían realizar en un tiempo de entre treinta minutos a una hora.

La Ciudad de México es uno de los ejemplos más representativos de este problema. De acuerdo con el Tomtom Traffic Index 2018, quienes conducen en la ciudad pasan un total de 227 horas al año perdidas por congestionamientos.

Entre otros factores que agravan el problema, tienen que ver las características de las vialidades por donde circulan los autos, las cuales no fueron diseñadas para soportar el flujo al que día con día se someten.

Esta situación motivó a las autoridades a diseñar políticas públicas enfocadas en aliviar los problemas viales en las principales vías de acceso a la ciudad, así como en mejorar los medios de transporte público y la infraestructura, además de contribuir al cuidado del medioambiente al disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas acciones se enmarcan en la movilidad sostenible, una tendencia presente en varias ciudades del mundo que ha privilegiado los sistemas de transporte público y otros de movilidad alternativa a los vehículos automotores, como la bicicleta.

ESQUEMA IDEAL

Una de las políticas más exitosas en la capital del país ha sido la puesta en marcha del primer sistema público de bicicletas bajo la modalidad de alquiler. Este sistema comenzó a operar en 2010 de la mano de SmartBike, y permite a los usuarios tomar una bicicleta de cualquier cicloestación por medio de una tarjeta de acceso o código, para posteriormente dejarla en la más cercana a su destino.

Hoy día, el gobierno de la Ciudad de México sigue fomentando el uso de la bicicleta. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hay 340 mil ciclistas activos. Asimismo, los viajes en bicicleta se han incrementado de 1 a 5 por ciento.

Se trata de un sistema que complementa el transporte de las ciudades y que ocupa ya una posición destacada en las ciudades más vanguardistas y sensibles a los problemas medioambientales.

Este esquema ha demostrado ser ideal para recorrer distancias medianas y ha tenido un efecto social positivo; y que a partir de su puesta en marcha se han creado programas de ciclismo que no existían en la capital del país, motivando cada vez a más personas a tomar una bicicleta para acudir a sus espacios de estudio o de trabajo, lo cual ha desincentivado el uso de los automóviles en beneficio de una movilidad más eficiente y del cuidado del medioambiente.

De acuerdo con la firma, desde sus inicios, el sistema ha ayudado a reducir el dióxido de carbono que emiten cerca de 31 millones 653 mil 162 automóviles, según cifras del Inegi.

Asimismo, los usuarios del sistema han creado una red de conciencia y fomento ciclista, que promueve el uso responsable de las bicicletas y el respeto al reglamento de tránsito.

NUEVO PARADIGMA

Hoy día, 9 de cada 10 viajes en SmartBike se combinan con otro medio de transporte, como Metro, Metrobús y Tren Suburbano.

Los ciclistas y los peatones en la Ciudad de México le han ahorrado a la ciudad 109 millones de dólares en los últimos nueve años. Asimismo, han sido evidentes los beneficios en pro de la salud y el bienestar de los ciudadanos, reduciendo el riesgo de obesidad y padecimientos no transmisibles asociados, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

Si bien han habido impactos positivos, aún hay trabajo por hacer para que el uso de la bicicleta como medio de transporte se consolide. Entre otras cosas, es necesario ampliar el número de carriles exclusivos, crear más espacios para estacionar las bicicletas y sensibilizar a los automovilistas y a los propios ciclistas sobre el uso de los espacios, así como resolver aspectos en el tema de seguridad.

De acuerdo con el Manual de Ciclociudades, elaborado por el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP), las ciudades mexicanas “se encuentran ante el desafío de desarrollarse, incorporando como ejes rectores la sostenibilidad, la equidad y la competitividad, de manera que se maximice la calidad de vida de sus habitantes. Es necesario voltear los ojos hacia nuevos paradigmas de movilidad y desarrollo urbano que ya se han implementado con éxito en diferentes ciudades del mundo. El fomento del uso de la bicicleta es una opción en la búsqueda de soluciones a la actual crisis ambiental, social, económica y de salud en nuestro país”.

En ese sentido, SmartBike ofrece un esquema innovador que se adapta a las necesidades de movilidad de cada ciudad. Hoy día, la firma está presente en 11 ciudades de siete países, con diferentes modelos de negocio y cuenta con más de 20 mil bicicletas en operación, aportando servicios de valor agregado a las empresas, gobierno y ciudadanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: