Municipios: ¿y los derechos humanos?

Raúl PlascenciaA pesar de la importancia de fortalecer e impulsar la lucha a favor de los derechos humanos en el país, solamente dos estados en toda la República tienen comisiones municipales en la materia, por lo que es imperativo establecer instancias del ayuntamiento que garanticen los derechos en las localidades.

“Uno de los mayores problemas que enfrentamos en términos nacionales tiene que ver con las autoridades locales; lamentablemente, en muy pocos estados de la República, como son los casos del Estado de México y Nayarit, encontramos comisiones municipales de derechos humanos”, advierte Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En el país hay 32 comisiones estatales dedicadas a hacer respetar las garantías fundamentales, organismos que trabajan coordinadamente con la CNDH, los cuales tienen distintas capacidades y competencias. Pero, de acuerdo con Plascencia, no hay este tipo de organismos en los municipios, aun cuando es en este ámbito de gobierno donde se presentan los mayores obstáculos para la defensa de los derechos humanos.

CABILDO DEFENSOR

Accion de la CNDH“Hemos impulsado la existencia de comisiones municipales, además de otras especiales en el propio cabildo municipal, para que desde allí se puedan establecer políticas de respeto a los derechos humanos y el mejoramiento del servicio público desde el ayuntamiento a la sociedad en general”, detalla en una plática con Alcaldes de México.

Es evidente que, de no existir una política municipal en derechos humanos, éstos continuarán vulnerándose, lo que lastima a la sociedad. Por esto, de acuerdo con el ombudsman nacional, hay diversas alternativas para que los ayuntamientos puedan instalar sus propias comisiones. Entre ellas se consideran distintos modelos y acciones legales, por ejemplo estructuras que determinen los propios cabildos, cambiar las leyes orgánicas municipales para que se establezcan entidades que, con cierta autonomía, vigilen, protejan y promuevan los derechos humanos, así como otras reformas legales que aprueben los congresos de los estados.

“Lo importante es que el tema exista como parte de la agenda de gobierno en los municipios. Porque si no está previsto, si no existen comisiones del cabildo encargadas e los derechos humanos, así como regidores a los cuales se comisione para que asuman este compromiso, es evidente que estamos descuidando el aspecto básico de la administración pública”, puntualiza.

Al cuestionarle respecto a lo que hace falta en las administraciones municipales para establecer una estructura institucional de derechos humanos, Plascencia reconoce que hay distintos problemas que impiden poner en marcha las comisiones.

“Diría que hace falta información, compromiso, capacitación, conciencia, pero también, hay que decirlo, es necesario que en estos 2,440 municipios tengamos cierta igualdad de circunstancias, porque hay municipios muy poderosos, como los que se encuentran en el Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Baja California, Chihuahua o Sonora. También hay municipios extremadamente pobres en estos mismos estados, o en Chiapas, Oaxaca y Veracruz, en donde en ocasiones ni siquiera tienen recursos para pagar un solo policía municipal, de tal manera que tenemos que conocer y reconocer también las realidades que se viven en cada municipio.”

“Pero en aquellos que tienen un mayor grado de desarrollo, que cuentan con recursos, personal y estructura, creo que sería muy importante que se reforzara el mejoramiento de sus instituciones a través de oficinas de derechos humanos en el ámbito municipal, y así garantizar un mejor servicio hacia la sociedad”, expone.

MÁS DIENTES

Derechos humanos

En el primer año de trabajo al frente de la CNDH, Plascencia se ha enfocado en distintos aspectos: primero, en una reestructuración del organismo, que incluye, entre otros aspectos, la creación de un área especializada para atender víctimas de secuestro, debido a que se trata de un crimen de alto impacto.

“Que quede muy claro que la CNDH es una institución abocada a apoyar y defender a toda víctima de un delito, y estamos convencidos de que ésta es su función”, indica.

También se han impulsado acciones conjuntas con organismos de la sociedad civil, de tal forma que la Comisión logre un mayor acercamiento con la ciudadanía. Los temas que han trabajado en común son: seguridad pública, servicios de salud, las condiciones que enfrentan mujeres, adultos mayores, niños, indígenas y migrantes, así como la situación de las personas con algún tipo de discapacidad.

Por otra parte, se ha trabajado con el Congreso de la Unión para lograr un mayor fortalecimiento en el desempeño del organismo, a través de una iniciativa de reforma constitucional que establezca la defensa de los derechos humanos, así como en los lineamientos en educación y el compromiso de todo servidor público para que los derechos humanos se consideren como una obligación para todas las personas. El Senado aprobó de forma unánime en abril pasado la reforma; no obstante, aún está pendiente su aprobación por parte de la Cámara de Diputados.

El presente es un año importante para la institución: “En 2010 conmemoramos 20 años de existencia de la CNDH, y nos parece necesario revitalizarla, dar mayor fortaleza y efi cacia al trabajo que se lleva a cabo, para que podamos acabar con la idea de que se emiten recomendaciones, no se aceptan, no se cumplen y no sucede absolutamente nada”, concluye Plascencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: